Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 24 de septiembre de 2022

Escritorio

Mary Valencia, futbolista: “Una como migrante tiene el peso de hacer las cosas bien”

Con solo dieciocho años debutó con la Roja en la Copa América realizada en su natal Colombia. Hoy, la joya de Santiago Morning confía en que la profesionalización del fútbol femenino ayudará a que “muchas niñas sigamos cumpliendo nuestros sueños”.

Eduardo Andrade

  Miércoles 31 de agosto 2022 11:42 hrs. 
a

Compartir en

Fanática de la salsa, la bachata y el reggaetón. Mary Valencia tiene tatuada una rosa en el antebrazo derecho y la mira siempre antes de salir a la cancha. Dice que es su amuleto, que representa a su madre. En 2014, el 14 de mayo exactamente, llegó a Chile y, cuatro años después, luego de destacar en una serie de deportes en su etapa escolar, pasó a formar parte de Santiago Wanderers con la esperanza de ser convocada pronto a la selección chilena. Pero, aunque Mary dice hoy no proyectar su carrera ni siquiera a mediano plazo, confiesa que su mayor anhelo es jugar en el extranjero.

Si el 2020 y la pandemia le mostraron la fragilidad del fútbol femenino, el 2021 le compensó con un fichaje por Santiago Morning y la obtención de la nacionalidad chilena. Con esto, la actual joya del último tricampeón de la categoría pudo disputar este año el sudamericano sub-20 vistiendo la Roja y, en julio, debutar por fin con la selección en una Copa América realizada en su natal Colombia. Su primer gol allí no solo selló la goleada contra Bolivia por 5 a 0, sino que tuvo un valor simbólico para su familia a la que solamente había visitado una vez desde que llegó a Chile y terminó poniéndola en la mira de los medios nacionales.

5

Letal en el área chica, al quitarse los botines, Mary Valencia es una joven que recién hace unos meses empezó a vivir sola en la capital chilena y que gusta de hacer trends de TikTok en sus ratos libres. Días después de anotar tres goles a Everton por la fecha 14 del campeonato femenino, la delantera que no rehúye a su pasado migrante come paciente una manzana mientras responde las preguntas de Radio Universidad de Chile.

Hace no mucho fuiste elegida MVP de la jornada. Este año, además, debutaste en la selección mayor de fútbol. Son muchos logros en tan corto tiempo…

Sí. Para la Copa América fue algo inesperado estar dentro de la nómina, pero fue muy bonito y una linda experiencia compartir con grandes jugadoras, además de anotar mi primer gol con la selección adulta. Con respecto al club, venía con muchas ganas de jugar, de hacer un buen partido y fue importante marcar la diferencia anotando tres goles. Estoy contenta por los objetivos mayores en los que quiero seguir trabajando, confiar en mí y lograr más cosas.

¿Fue importante para ti que tu debut en la selección mayor sea en una Copa América y en Colombia?

Sí. Es mi país natal, tengo casi toda mi familia allá, pero la más importante, que es mi mamá, mis tíos, mis primos, están acá. Allá fue lindo que me vayan a ver. Estaban todos emocionados, aunque yo tengo mucha experiencia en el fútbol de Colombia. Mi carrera se formó aquí.

De tus inicios he leído que practicabas taekwondo…

Cuando llegué, yo era hiperactiva y hacía muchos deportes. A medida que iba avanzando en mi etapa escolar, fui abandonando justamente los deportes que me generaban más tiempo. Así me quedé solo con el taekwondo y el fútbol, pero por una lesión, tuve que elegir y me quedé con el fútbol, que era como más personal y me gustaba más.

¿Lo practicabas desde Colombia?

Sí. Me gustaba jugar el fútbol de barrio, pero donde vivía era muy mal visto que una mujer jugara a la pelota. Allí recuerdo que salía a jugar con un amigo o con mi tío, pero más que todo, mi proceso en el fútbol ha sido aquí. Aquí fui al colegio, a talleres, a torneos nacionales. Después ingresé a la escuela Jorge Ormeño, en Viña del Mar, y ahí me ayudador a ingresar a mi primer club, que fue Santiago Wanderers. Estuve tres años y me vine a Santiago Morning.

Eres de la generación 2003. Cuando conociste al fútbol en tu niñez, ¿tenías referentes femeninos?

En esa época no tenía muchas referentes, incluso ahora diría que aún estoy viendo porque recién me estoy involucrando de lleno en el fútbol. Antes, veía como algo muy lejano estar aquí, de esta forma. Si me preguntas por referentes, me gusta la historia de Vinicius Junior o la de Mbappé.

Dices que el fútbol profesional siempre fue lejano en tu niñez, ¿cuál era tu sueño allí?

Cuando era niña quería ser kinesióloga, mi intención no era jugar al fútbol. Ahora de a poco se me fueron dando las cosas siendo tomada en cuenta en clubes importantes y en la selección. Ahí subió el ánimo para ponerme objetivos, de saber que viene algo importante para mí y seguir trabajando en eso.

c

¿Esos objetivos tienen que ver con el hecho de que hayas venido a Chile?

Sí. Aquí me formé, tuve un proceso. Aquí me han surgido muchas cosas bonitas e importantes. Valoro mucho que hay personas que me ayudan y ha sido emocionante ver que, a pesar de en cierta forma ser extranjera, te ayudan y te hacen sentir valorada.

¿Qué crees que vieron en ti en el primer club por el cual fichaste?

Tenían un proyecto conmigo, de seguir trabajando, mejorar algunas cosas como potencia, velocidad y finalmente marcar goles.

¿Pero ese proyecto se concretó también de forma salarial?

Eso es algo progresivo. Por ahora vivo sola y me acomoda lo que gano. Más adelante quizás se van a equilibrar más las cosas. Por ejemplo, en Wanderers no tenía la visibilidad que tengo ahora. Un año antes de venir me empezaron a llamar a la selección sub 20 para el sudamericano anterior, y terminando esa temporada me dijeron para ingresar a este nuevo club. Aquí he crecido harto y he aprendido mucho.

Otro de los hitos de tu carrera fue obtener la nacionalidad, pero fue un proceso que tuvo tres intentos…

Fueron tres años porque nos faltaban papeles y vino el COVID. No podíamos hacerlo por internet ni estar presencialmente, la única forma era seguir intentando y siempre nos rechazaban. El año pasado, en 2021, con la ayuda de la ANFP y algunas personas más, me ayudaron para obtenerla. Primero me llegó una carta que decía que faltaba un papel y que teníamos que irlo a buscar. Una vez con eso pude sacar el pasaporte y el carnet. Ya me sentía chilena, pero ahora me siento mucho más.

Mencionas en tu respuesta a la pandemia. En estos tus primeros años de carrera te ha tocado entrenar en casa, ¿cómo fue ese proceso?

Cuando inició la pandemia estaba en Santiago Wanderers. Estuve dos años encerrada, entrenando en la casa, aburrida y con las clases online que también me tenían estresada a tope. De ahí me llevaron a la adulta de Wanderers y empecé a entrenar de forma presencial cuidándome del COVID. Al finalizar el año me vine aquí, pero me costó mucho retomar el ritmo, pese a que constantemente entrenaba.

Hace casi una década llegaste a Chile y cumpliste sueños que seguramente otras personas migrantes también tienen. ¿Te has llegado a sentir como una especie de inspiración para ellos?

En parte sí, porque cuando uno migra a otro país va a buscar nuevas oportunidades. Una como migrante tiene el peso de hacer las cosas bien, de aprovechar las oportunidades que le dan para cumplir tus sueños, preocuparte de ti y de tu familia. Eso me motivo.

Luego de tu participación en la Copa América, en redes se celebró mucho tu primer gol, pero también recibiste mucho odio. Incluso se llegó a hacer la comparativa con el recibimiento que tuvo Brereton. ¿Cómo lo tomas tú?

Las personas siempre van a decir cosas buenas y malas. Eso no debe ser motivo para bajar el nivel en donde estas, como persona y como jugadora. Me he tratado de alejar de ese tema, no soy mucho de tomarme a pecho lo que dicen, aunque sí molesta. Hay personas que sueltan palabras feas que afectan de alguna u otra manera, pero en mi caso hay personas a las que les afecta mucho más.

¿Tu mamá, por ejemplo? Escuché que ella está muy pendiente de las redes…

Sí. Mi mamá me dice, no los pesques, pero igual se enoja cuando lee esos comentarios. Yo le digo que no comente porque no hay que caer en el mismo juego.

Este año se aprobó la ley de profesionalización del fútbol femenino. ¿Cómo ves esto a futuro y dónde quieres estar tú?

Espero que siga avanzando la profesionalización, que muchas niñas sigamos cumpliendo nuestros sueños. A mí no me gusta ver más allá, yo voy progresivamente, pero te diría que, por ahora, quiero seguir trabajando en mí y logrando objetivos importantes con el club.

Síguenos en