Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de noviembre de 2022

Escritorio

Serena Williams, un ícono más allá del deporte

Serena se quedó a solo un trofeo grande de igualar el récord de Margaret Court pero pasa a la historia como un ícono que va mucho más allá del deporte. Serena trasladó ese éxito a otros ámbitos convirtiéndose en una empresaria de una fortuna estimada en 260 millones de dólares según la revista Forbes.

RFI

  Sábado 3 de septiembre 2022 9:32 hrs. 
serena

Compartir en

En un duelo que agrandó su extraordinario legado, Serena Williams fue eliminada este viernes por la australiana Ajla Tomljanovic en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos y, con lágrimas en los ojos, dijo que no piensa replantearse su retirada.

La estadounidense, que cumplirá 41 años el 26 de este mes, dio por terminada casi tres décadas de una carrera iluminada con 73 títulos, 23 de ellos de Grand Slam.

Serena se quedó a solo un trofeo grande de igualar el récord de Margaret Court, por el que peleó en cuatro finales perdidas entre 2018 y 2019, cuando ya había dado a luz a su hija Olympia.

Sin poder reprimir la emoción “Son lágrimas de felicidad, supongo”, Williams comenzó dando las gracias tras el duelo a su madre Oracene y su hermana mayor Venus, que se encontraban en la grada, y a su padre Richard, “que seguro que me está viendo”, por “el viaje más increíble de mi vida”.

Tras un año de inactividad, Williams maravilló esta semana al mundo con dos asombrosas victorias en el US Open ante la montenegrina Danka Kovinic y la estonia Anett Kontaveit, toda una número dos del ranking mundial. Si el viernes hubiera culminado la remontada ante Tomljanovic se hubiera convertido también en la tenista más veterana en disputar unos octavos de un Grand Slam desde el inicio de la era Open en 1968.

serena 2

La tenista Serena Williams, durante un partido contra Kristie Ahn, el 28 de septiembre de 2020 en París, Francia AFP.

Un ícono más allá del deporte

Serena Williams no sólo es la tenista que más ha dominado las canchas del último medio siglo sino también un ícono que se sienta en la misma mesa que Beyoncé, Oprah Winfrey o Michelle Obama, cuya aura e influencia inspiran a muchas mujeres negras en EE.UU.

La suya es la historia de una niña que creció en la década de los años 80 en Compton, entonces un refugio de pandilleros cercano a Los Ángeles. Tanto Serena como su hermana mayor, Venus, desarrollaron su talento para el tenis bajo la protección y la exigente guía de su padre, Richard, quien veía en ellas las “Michael Jordan del tenis femenino”.

Williams rompió barreras raciales demostrando que las deportistas negras no sólo podían competir sino también ganar y liderar disciplinas hasta entonces monopolizadas por blancos.

Serena trasladó ese éxito a otros ámbitos convirtiéndose en una empresaria de una fortuna estimada en 260 millones de dólares según la revista Forbes.

En otros círculos, Serena Williams también es cercana a figuras como el matrimonio Obama o Meghan Markle, quien la invitó a su boda con el príncipe Enrique del Reino Unido, cuando no se deja ver en alfombras rojas como la de los premios Oscar de este año.

En la gala en que conmocionó al mundo del cine con su bofetada a Chris Rock, Will Smith ganó la estatuilla a mejor actor por su interpretación del padre de Serena y Venus en “King Richard”.

Williams también ha sido portada de revistas como Vanity Fair, posando prácticamente desnuda con siete meses de embarazo, y Vogue, publicación a la que anunció este mes que había comenzado la cuenta atrás para su retirada.

Su gran interés por el mundo de la moda la llevó a participar en desfiles de la Fashion Week y ser musa del diseñador Virgil Abloh. En las canchas también destacó por originales vestuarios aunque significara romper normas y atraer críticas, cuando no era objeto de ataques sexistas y racistas.

Síguenos en