Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de octubre de 2022

Escritorio

Marco Moreno sobre discurso de Boric en la ONU: “Lo pone en una línea socialdemócrata”

"No veo allí un tono altisonante o un tono que no se hiciera cargo de lo que pasó en el plebiscito de salida, más bien, fue autocrítico sobre lo que pasó en ese proceso" expresó el analista en conversación con nuestro medio.

Maria Luisa Cisternas

  Martes 20 de septiembre 2022 20:05 hrs. 
Marco-Moreno

Compartir en

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, el analista político y director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, abordó la intervención del presidente Gabriel Boric en la septuagésima séptima Asamblea General de las Naciones Unidas, en la cual el jefe de Estado abrió parafraseando el discurso del expresidente Salvador Allende en la Asamblea de la ONU de 1972.

“Vengo de Chile, que es un hermoso país situado en el extremo sur de América, entre la Cordillera de Los Andes, que es la columna de nuestro continente y el majestuoso e imponente Océano Pacífico. Un país que tiene una geografía diversa y paisajes conmovedores, en donde conviven juntos los cielos más claros con los mares más tempestuosos, y el desierto más seco, con ciudades hechas de lluvia”, comenzó parlamentando Boric.

Tras el gesto, el Presidente tuvo un discurso marcado por las lecturas del proceso político que vive Chile y del plebiscito de salida del proceso constituyente que se definió con un amplio triunfo del Rechazo. “Los resultados son la expresión de una ciudadanía que demanda cambios sin poner en riesgo sus logros presentes, que quiere un mejor futuro construido con seriedad y sin caer en nuevas inseguridades, un futuro de cambio con estabilidad”, afirmó sobre el resultado del referéndum.

Analizando la alocución, Moreno reconoció dos momentos en la comparecencia del mandatario que terminaron por equilibrarse entre sí. “Fue un balance entre lo que podríamos reconocer como una pulsión identitaria, propio de la identidad de lo que es el Presidente y su Gobierno y también de un reconocimiento a que gobernar es una tarea compleja y a que el país quiere avanzar con moderación“, afirmó.

“Creo que hay un balance entre esos dos elementos, los primeros diez minutos en un tono autoflagelante, de una pulsión muy identitaria respecto del diagnóstico, pero en la segunda parte hablando de la necesidad de reconocer que es más difícil gobernar que administrar el malestar, el desencanto, eso parece más fácil que administrar las soluciones de política pública y creo que hay un balance de esos dos elementos en la intervención que hizo en Naciones Unidas”, abundó.

Aquilatando una de las críticas que se ha manifestado desde la oposición, relativa al abordaje del Presidente sobre el plebiscito de salida, Moreno consideró que el mandatario se manifestó bastante autocrítico sobre el referéndum del pasado 4 de septiembre.

“Yo creo que el Presidente planteó su intervención como un aprendizaje al resto del mundo, de una experiencia que está en desarrollo en el país y que es de enfrentar una crisis política a través de un proceso también político en clave constituyente. Lo que hizo el Presidente fue relatar eso, relató los aciertos y desaciertos que ha tenido este proceso constituyente, señaló con mucha claridad que había habido una derrota de lo que había propuesto la Convención, de lo que significaba el Rechazo, de la contundencia de la victoria del Rechazo al proyecto constitucional y de lo que significaba eso en términos de moderación, gradualidad, de un aprendizaje con humildad respecto a ese tema“.

“No veo allí un tono altisonante o un tono que no se hiciera cargo de lo que pasó en el plebiscito de salida, más bien, fue autocrítico sobre lo que pasó en ese proceso”, indicó.

En cuanto a la alusión del jefe de Estado a las violaciones de derechos humanos cometidas durante el gobierno de Sebastián Piñera, el académico de la Universidad Central reconoció la mención como parte de la narrativa identitaria y autoflagelante de Boric, “de decir los problemas que hemos tenido”, acotó. No obstante consideró que “no creo que haya dicho algo que no se sepa respecto de lo que ha pasado en el país”.

En lo relativo a los señalamientos del Presidente a las vulneraciones perpetradas en otros países, Moreno dijo ver una coherencia en del relato de Boric tanto en su período de dirigente político, de candidato y ahora como presidente de la República, en el sentido de condenar los vejámenes donde sea que estos ocurran.

“La referencia en el caso de Irán, la referencia a lo que pasa en la guerra en Europa en relación a Ucrania, el tema con lo que ocurre con el pueblo Palestino, pero también la necesidad de que el Estado de Israel pueda tener fronteras seguras, creo que muestra este equilibrio que no es fácil en relación a este tema”. 

“También señaló las violaciones en Venezuela como un elemento que también habla de que los derechos humanos no deben ser solamente criticados en los países que pueden ser de un signo político distinto a que el Gobierno parece sentir simpatía, sino criticar las violaciones a los derechos humanos donde estos se produzcan y creo que en ese sentido fue coherente a lo que planteó cuando fue candidato y lo que está planteando ahora como Presidente de la República”, añadió.

Interpretando la imagen que deja Boric en la ONU, Moreno afirmó que el discurso “lo pone en una línea socialdemócrata. En un liderazgo socialdemócrata más bien propio de los modelos socialdemócratas que conocemos en el mundo”.

“Él instala la idea de un cambio moderado, un cambio tranquilo, que su gobierno es un gobierno de transformaciones y de cambios, pero con la impronta de la moderación, de la gradualidad. Por eso él contaba la experiencia del proceso constituyente, de que el Gobierno ha aprendido que lo que se requiere en más democracia y no menos democracia, lo que se requiere son acuerdos, y la impronta que instala es la de un gobierno que ha sido visto como un gobierno revolucionario, de cambios, de transformaciones profundas, pero que el Presidente dice puede hacerse de manera gradual y teniendo en cuenta siempre lo que sienten los ciudadanos porque las personas quieren que todo esto se haga con tranquilidad, sin afectar la calidad de vida material que tienen las personas”.

 

Síguenos en