Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de diciembre de 2022

Escritorio

María Emilia Tijoux y triunfo de la ultraderecha en Italia: “La cuestión migratoria es el lugar ideal para lanzar un discurso fácil”

La académica reflexiona sobre el resurgimiento del fascismo en Italia, y el discurso de odio contra la población migrante que prende muy fácil en la gente y lo vincula a todos los males de la sociedad, como sucede en nuestro país.

Osciel Moya Plaza

  Martes 27 de septiembre 2022 18:25 hrs. 
María Emilia Tijoux.

Compartir en

El avance de la ultraderecha en Europa y en particular en Italia, generó preocupación en gran parte de la comunidad internacional, ante la instalación de un discurso de odio contra las minorías sexuales, religiosas y raciales. Tema que para la académica de la Universidad de Chile,  doctora en sociología, María Emilia Tijoux, es necesario reflexionar y donde los sectores progresistas deben hacer una profunda autocrítica sobre la relación que tienen con la sociedad.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, la académica afirmó que hay que sopesar el fenómeno y el impacto del fascismo, cuando “pensábamos que después de la Segunda Guerra Mundial se había ido, se había terminado y ese interés ultranacionalista por una protección, que pienso que es más bien económica,  y a una cierta cultura de los privilegiados, que implica al mismo tiempo, aniquilar a pueblos completos”.

 Agregó que tras escuchar el discurso de la diputada italiana, Giorgia Meloni, electa  como futura primera ministra en las elecciones del fin de semana pasado, en contra de la migración como si fueran un enemigo poderoso, demuestra que hay muchos elementos que analizar.

“Por un lado la fuerza del fascismo, por otro lado el lugar colonialista de muchos países europeos y la fuerza de Mussolini, que tengo la impresión que en Italia no se ha ido del todo con un pueblo que sufrió tanto y que tuvo tantos muertos y tanta gente castigada”, señaló  Tijoux.

Indicó que este no es “un tema solamente italiano, creo que el alza de las extremas derechas las vemos en nuestro propio país. Podemos ver también los discursos que han salido los últimos tiempos muy atados a la deshumanización, al racismo, a la xenofobia y a la violencia y lo más complicado,  que mucha gente aplaude e invita ese tipo de acciones, relata con mucha tranquilidad que lo ocurrido durante la dictadura es algo que se podría repetir. Entonces lo que veo en esto es fundamentalmente una política y una ideología que lamentablemente está muy vinculada al ultranacionalismo y también a una extrema derecha que no olvida este pasado tremendamente fascista y que no se ha ido del todo”.

Respecto de la abstención y del papel de las fuerzas de progresistas, la académica afirmó que la “izquierda necesita hacer un análisis autocrítico de esta lejanía que se ha tenido con las personas comunes y corrientes. Creo que la gente también perdió mucha confianza en los partidos políticos, por historias anteriores,  por corrupción, por poca claridad y también,  por la lejanía con la que se recurre a las personas. Lo ocurrido en Chile también da  para pensar en lo que acontece con la persona común y corriente y la importancia que tienen, sin duda, los partidos políticos que son el lugar fundamental para poder armar un proyecto de vida humano, justo, con igualdad y la abstención, es  un indicador de esa separación entre los partidos y una sociedad, pero que tiene que ver también con lo que ha sucedido en la historia de la política”.

Sobre el tema de la presencia de extranjeros en las campañas electorales, Tijoux afirmó que “la cuestión migratoria ha tenido un lugar muy complicado cuando se trata de campañas electorales o de campañas políticas, porque el sujeto migrante, es un sujeto que no tiene bienes, no trae riquezas y lo que trae es fuerza de trabajo a bajo costo, en condiciones ingratas,  en condiciones de sobreexplotación, pero el discurso anti-inmigrante desde hace mucho tiempo en distintos países y obviamente en Chile,  el vínculo luego de migración a narcotráfico o delincuencia, a situaciones de peligro,  cunde muy bien porque la  extrema derecha construye discursos simples que penetra muy fácilmente en una sociedad donde hay problemas que se han producido  mucho antes de la llegada de los inmigrantes”, como los relacionados a la falta de salud, pensiones miserables, educación, vivienda, trabajo, como es el caso de nuestro país, precisó la académica.

En ese sentido, añadió que en un país donde “el deseo de tener dinero también prende, porque hay todo un discurso meritocrático que funciona, entonces qué mejor que colocar ahí a una figura particular, la figura de la persona migrante para descargar allí todo el odio y buscar en ellos y ellas, el chivo expiatorio de lo que le está sucediendo a la propia sociedad”.

Tijoux indicó que cuando se analiza el surgimiento del fascismo en la historia de la humanidad, éste fenómeno toma fuerza en las “crisis económica y política, en momentos en que una sociedad tenía muchas necesidades a lo que hay que  agregar también el oscurantismo cultural, como en dictadura en el caso chileno, donde se imponen discursos sencillos que aparecían en la televisión, donde se dominaban completamente los medios de comunicación en la época y yo creo que ahora también en cierto modo”. Es decir, agregó, el rol de los medios y en particular de la televisión, juega un papel político fundamental sobre lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer.

Puntualizó que “la cuestión migratoria es el lugar ideal para lanzar un discurso fácil, que prende rápidamente en la gente y que ven ese enemigo que le va a quitar el trabajo,  que lo va a saltar, que le va a hacer daño, sin tomar en cuenta que hay aquí casi un millón y medio de personas que trabajan que aportan y que han estado presente en el momento de la pandemia a nivel mundial”.

Por ello, Tijoux destacó que se instala “una suerte de deseo de exterminio de ciertos pueblos, de ciertos países, de ciertos grupos o comunidades algo así como que los privilegiados se quieren deshacer de ellos, pero al mismo tiempo es curioso porque la mano de obra siempre se va a buscar allí, es decir hay grandes contradicciones también”.

Síguenos en