Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 26 de enero de 2023

Escritorio

Irina Karamanos: “Lo más importante es que tengamos una nueva imagen de las posibilidades que tiene la pareja de un presidente”

La coordinadora Sociocultural defendió las modificaciones al cargo que ha estado vigente desde 1990, señalando que "pienso que es un cambio que debería quedarse" y detalló sus expectativas una vez que deje La Moneda.

Radio UChile

  Domingo 9 de octubre 2022 10:29 hrs. 
Santiago,26 de septiembre de 2022.
La Primera Dama, Irina karamanos, camina por el palacio de La Moneda.
 

Dragomir Yankovic/Aton Chile

Compartir en

“Creo que la figura de la primera dama en su rol institucional no se va a echar tanto de menos”. Esta afirmación fue parte de las declaraciones de la coordinadora Sociocultural de La Moneda y pareja del presidente Gabriel Boric, Irina Karamanos, quien se refirió al término del rol de dicho cargo, creado en marzo de 1990.

Fue el pasado martes que Karamanos anunció su decisión de dejar el Gobierno y su plan para disolver el papel que desempeñaba, mediante el traspaso paulatino hasta fin de año de las fundaciones que tenía a su cargo a distintos ministerios.

En entrevista con La Tercera, destacó que tras dar a conocer esta determinación “lo primero ha sido muy positivo poder cumplir con el compromiso de innovar en este espacio del Estado. Estuvimos muchos meses revisando, conversando, analizando y mejorando elementos que son parte de la institucionalidad de la primera dama, porque queríamos evaluar cuáles eran los puntos clave donde se podía, por ejemplo, mejorar en términos de transparencia, de probidad, de democratización y profesionalización de sus fundaciones”.

La coordinadora sociocultural defendió el traspaso de las fundaciones, señalando que “aumenta la posibilidad de que sea idónea la persona que preside la fundación, si es que cambiamos los estatutos. A diferencia del caso de una primera dama, que no necesariamente tiene una trayectoria demostrable en todas esas áreas”.

Asimismo, afirmó que no cree que esta figura se la vaya a echar de menos en términos institucionales. “No es aquella parte la que está en el imaginario de la gente. Creo que es más bien la parte de la cercanía con el Presidente en tanto compañera, en tanto lo humaniza, la que genera empatía, la que lo hace accesible. Eso es un gran valor, solo que se ha concentrado mucho en la figura de la mujer, porque casi en la mayoría de los casos las que asumen este cargo son mujeres”, dijo.

“Con eso pasa que se empieza a tener una expectativa de cómo es que funciona esa pareja presidencial y empiezan los estereotipos: qué es lo que se espera de la mujer del Presidente, cómo debiera presentarse, qué cosas debiera decir y qué no, a cuáles temas debiera abocarse, a cuáles no, etc.  Esas dimensiones son parte de una tradición que se puede modificar”, complementó Karamanos.

En cuanto a la posibilidad de que reinstale el cargo de primera dama, apuntó que “pienso que es un cambio que debería quedarse. La discusión, incluso parlamentaria de más de sectores de derecha, ha dado cuenta de que hay una disposición a buscar la manera de hacer permanente ese cambio. Este cambio de ahora es el primer paso, así que creo que lo más importante es no descartar ninguna decisión que pueda consolidar el que sea irreversible el rol institucional de primera dama”.

De todos modos, señaló que “por supuesto que tampoco pretendo, conociendo los procesos políticos e históricos, decir que es imposible que el próximo gobierno quiera o no reinstalar elementos de la primera dama. No podría hablar por ellos”.

“Al final de este proceso ya no seré la coordinadora sociocultural y en adelante seré Irina Karamanos. Pero lo más importante es que tengamos una nueva imagen de las posibilidades que tiene la pareja de un Presidente de, por supuesto, apoyarlo a él y al Gobierno. Lo que cambia, en definitiva, es que por una parte no tiene injerencia institucional y, por otra, sí tiene la posibilidad de continuar con autonomía profesional, económica y actitudinal en algunos casos”, comentó.

Por otra parte, afirmó que el asumir como primera dama “ha estado lleno de tensiones. Este es un espacio poco común para que una feminista decida entrar. Sin embargo, a mi parecer, estamos también desplegados como proyectos en distintas posiciones del Estado, en todas y muchos, generando cambios y que este espacio también era uno de ellos. Ha sido incómodo, pero creo que esa incomodidad es un buen indicador de que uno está en un espacio que está revisando activamente, entendiendo sus mecanismos, las partes que implican este rol. Y eso me ha dado la posibilidad y la tranquilidad también de poder cambiarlo”.

Síguenos en