Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 2 de febrero de 2023

Escritorio

Noam Titelman y tensiones entre Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad: “Una vez que entraron a gobernar juntos, son una coalición”

El intelectual de izquierda reconoció una falta de lealdad por parte del Frente Amplio con el Presidente, en cuanto a imponer el debate de las dos coaliciones sobre las necesidades del Gobierno. En ello abordó la fragmentación política del Congreso.

Diario Uchile

  Martes 25 de octubre 2022 20:48 hrs. 
Noam Titelman

Compartir en

En conversación con el programa Política en Vivo de Radio Universidad de Chile, el economista, metodólogo, fundador del Frente Amplio, Noam Titelman, abordó la tensión entre las coaliciones oficialistas y sus repercusiones en el gobierno de Boric. Ello a raíz de la polémica que protagonizó el senador y presidente de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre.

Puntualizando en las críticas que el dirigente frenteamplista dirigió a la ex Concertación, Titelman sostuvo que “yo en general tengo buen juicio del senador Latorre, pero creo que hasta él estaría de acuerdo de que esta entrevista no sumó nada al objetivo del Gobierno y que hoy día debería ser la primera prioridad para todos los partidos que participan ahí”.

En ese sentido, consideró necesario que Apruebo Dignidad tome consciencia de que está gobernando junto al Socialismo Democrático. “Una vez que entraron a gobernar juntos, son una coalición”, afirmó.

“En algún momento se discutió un formato a la portuguesa, de los círculos y no sé qué, y yo realmente no creo que sea coherente con la forma de funcionar que tiene nuestra democracia, que es distinto al sistema parlamentario u otros sistemas. Y además, si es que en algún momento hubo alguna duda, en estos momentos el comité político tiene mitad y mitad entre Apruebo dignidad y el Socialismo Democrático, pero en estricto rigor, Socialismo Democrático tiene los ministerios que históricamente han sido los más poderosos”.

Por ello, afirmó que “este debate de las dos coaliciones solo le hace sentido a un grupo que siente una relación identitaria, o con el grupo del que viene, o en contra del otro grupo”.

Precisando en ese punto, el ex dirigente estudiantil afirmó que “es verdad que hay un grupo para que el que la identidad de disputa con la ex Concertación -para usar  los términos del senador Latorre- es un elemento identitario fuerte de sus orígenes, de su génesis y creo que es algo que, o sea una vez que entraron a gobernar juntos, si no se dieron cuenta en ese momento, ahora deberían darse cuenta que es algo que habrá que aprender a superar”. 

Por otro lado, Titelman consideró que en la discusión entre ambas coaliciones se pierde el foco sobre lo que es mejor para el Gobierno. “Yo no sé si en algún momento conversarán con el Presidente y le dirán, ‘Presidente ¿Qué quiere que hagamos? ¿Hay que votar esto a favor o en contra?¿Cuál es la estrategia de Gobierno? O sea, más allá de las disputas que ellos tienen, y que las generaciones, y los últimos 30 años, me cuesta ver cual es el partido de Gobierno, la lealtad con el partido de Gobierno, sobre todo desde el Frente Amplio, que en teoría es la casa del Presidente”. 

La dispersión de los partidos

En cuanto a la complejidad que representa el Congreso para el Gobierno, Titelman atribuyó una parte de la fragmentación política del Parlamento al sistema electoral y al sistema de partidos. “Dentro de cada partido, cada diputado y cada senador siente bastante poca lealtad de votar ordenadamente dentro de su partido o dentro de sus bancadas y eso sí también tiene que ver con el sistema electoral”, afirmó.

“Para ponerlo en otros términos, en listas nacionales esto simplemente no podría pasar porque en listas nacionales el partido tiene mucho poder al momento de decidir quienes van en la lista. Si además las listas son cerradas, ni hablar” señaló.

Y agregó que “en Chile, y esto sí es algo bien sui generis y no es tan común en otras partes es que, existen los partidos pero además, como los partidos ponen listas que suman partidos, tiene muy pocos costos venir de un partido pequeño, porque al final uno se alía con partidos grandes y en la práctica funciona como si fuera un solo gran partido”. 

Por ello, dijo esperar que el sistema electoral sea una materia que se aborde en el proceso constituyente. “Yo no era de los que participaba en las visiones más catastrofistas sobre la propuesta política que estaba en la propuesta constitucional. Por ejemplo, no me parecía nada autoritario, dictatorial, como intentaron de empujar algunos, pero sí me parecía que no resolvía para nada este problema de la dispersión de partidos. Quizás incluso, en algunos temas podría empeorar y ojalá este nuevo proceso constituyente sea una oportunidad para abordar eso, que una democracia robusta necesita de menos partidos en el Congreso”.

Sin perjuicio de lo anterior, el ex presidente de la Federación de Estudiantes de la UC advirtió que lo más fácil puede ser el cambio institucional, en la medida que “mucho de esto tiene que ver con situaciones de los partidos y sus relaciones con la sociedad que son mucho más profundas y está mucho más enraizada que el sistema electoral”.

“Este deterioro de la identificación con los partidos y la legitimidad de los partidos se viene arrastrando de por lo menos un par de décadas. O sea, mucho antes que comenzara el sistema binominal”, señaló, aduciendo que “esta es una crisis estructural que se viene arrastrando por décadas y le toca a este gobierno hacerse cargo”.

Las diferencias de Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad

Consultado por las presuntas contradicciones de fondo entre las coaliciones de Gobierno, Titelman descartó que haya diferencias ideológicas entre los partidos de la ex Concertación y el Frente Amplio, en lo que evidencian los documentos congresales de los partidos. “En la revisión que yo hice, la diferencia entre el Partido Socialista y el Partido Revolución Democrática era realmente mínima, al menos a nivel ideológico y yo creo que no es muy difícil ver en buena parte, básicamente los hijos pródigos, quizás rebeldes, pero los hijos de la renovación socialista”.

“O sea, es muy notorio como se ocupan los mismos términos de Manuel Antonio Garretón, Arrate. Uno puede realmente encontrar una traducción directa entre las discusiones del 80 que se daba en torno a la renovación socialista con las posiciones de fondo, más allá de las chimuchinas, de los partidos del Frente Amplio“, añadió.

Para efectos de superar la tensión del oficialismo, Titelman consideró necesario que las dirigencias de las coaliciones realicen gestos de convergencia.”La idea de que la unidad de la coalición no se va a dar por osmosis”, advirtió.

“Obviamente al Gobierno le interesa que la coalición tenga ese tipo de gestos y de esfuerzos, porque si bien no hay diferencias de fondo, al menos a mi parecer, estas diferencias tácticas, incluso identitarias si pueden desgastar mucho, pueden desangrar el capital político de una coalición en un momento muy complejo“, indicó.

En esa línea advirtió que aportillar al Ejecutivo acarrea un costo político para todas las colectividades oficialistas. “Si le va mal al Gobierno, le va a ir mal a todos los partidos del Gobierno, estan todos en el mismo barco y me atrevería a decir que está todo el mundo político en ese mismo barco”.

“O sea, más allá de las victorias de largo plazo, el sentido de antipolítica se está agarrando del sentido común de Chile, creo que eso puede verse reflejado muy prontamente de una forma electoral, en liderazgos anti-política -quiero ser cuidadoso con el uso populista porque ya está tan manoseado que parece cualquier cosa- pero liderazgos anti-política creo que eso es lo que está emergiendo cada vez con más fuerza a propósito también de una reciente entrevista de Parisi, creo que hay también otros liderazgos que están tomando ese cariz y eso es muy complicado“, sostuvo.

Síguenos en