Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 19 de julio de 2024


Escritorio

¿Qué diferencia puede marcar “Gobierno Informa”?: Las oportunidades y desafíos de la nueva apuesta comunicacional del Ejecutivo

La iniciativa supone para expertos una posibilidad de "centralizar la información" o bien, de dirigirse al electorado con anuncios "no mediados por el duopolio". Como observación, se releva la necesidad de vincular al Presidente.

Maria Luisa Cisternas

  Domingo 19 de marzo 2023 10:06 hrs. 
52750826832_c8310d644e_k

Compartir en

“Gobierno Informa” es la nueva apuesta comunicacional a la que se aventuró el Ejecutivo y que lanzó esta semana debutando con la presentación de las principales gestiones del Ministerio del Interior. Y es que el espacio informativo tiene como finalidad, según indicó el Ministerio Secretaría General de Gobierno- que encabeza este esfuerzo- “comunicar y profundizar sobre el trabajo de las distintas carteras, en contacto con las redes sociales, con perspectiva nacional y regional”.

Con el lanzamiento de la medida, en Segegob explicaron que cada emisión versará sobre una materia diferente. Así, mientras este jueves consistió en la seguridad ciudadana, en otra oportunidad se dará cuenta de la labor del Ejecutivo en la arista de la economía o bien, sobre el trabajo relativo a otras preocupaciones sociales.

Cabe destacar que la estructura del programa cuenta con dos bloques. Mientras el primero es expositivo -y en el caso de su debut, se apostó la ministra del Interior, Carolina Tohá, junto a los tres subsecretarios de la cartera en el set de prensa de La Moneda- el segundo tramo corresponde a un espacio de preguntas tanto de la prensa acreditada del Palacio, de regiones y de usuarios y usuarias de redes sociales.

“¿Cómo afecta en la agenda de seguridad el rechazo de la reforma tributaria?”, preguntó una internauta por medio de Instagram, mientras que desde “El Pingüino” de Magallanes consultaron por un eventual incremento de recursos para Carabineros y una mayor dotación de los efectivos para la región.

52750825957_e87a1e0455_k

Con el despliegue descrito, el Ejecutivo vino a redoblar sus esfuerzos para difundir la agenda propia en una de sus trincheras más arduas: la comunicacional. Aunque el nuevo espacio informativo no es la única medida que ha adoptado el Gobierno para dirigirse directamente a la ciudadanía -teniendo en vistas iniciativas como “Conoce a tu ministra/o”, “Vocería en Regiones”, las cápsulas de “Avances del Gobierno en 1 minuto” y las entrevistas que la Ministra Camila Vallejo ha realizado a distintos secretarios- en materia de comunicaciones, el Gobierno no ha estado exento de críticas.

Previo al cambio de gabinete, el ex director de la Secretaría de Comunicaciones del primer Gobierno de Michelle Bachelet, Juan Carvajal, abordaba en entrevista con Ex-Ante el bajo conocimiento que había de ministros y ministras, apuntando que “la Secom debería tener la potestad de estar coordinando a todos los ministerios y no creo que lo esté haciendo. Pero no creo que sea porque el encargado no lo quiera hacer, sino porque no se le da la potestad para hacerlo”.

De hecho, en octubre pasado Carvajal sostuvo en entrevista con nuestro medio que “no veo un ente comunicacional que se haga cargo de toda la comunicación del Gobierno. Esto significa que tenga al menos la potestad de dialogar con los ministerios, de definir en conjunto con los ministerios cuáles son las cosas más importantes, cuáles son las agendas sectoriales, cuáles son las agendas centrales y de esa base tener más control, más conocimiento, más coordinación en torno a que el relato, al mensaje, lo que se plantee, sea parte de lo que La Moneda quiere”.

En otra arista, este martes en el panel político de Radioanálisis, el subdirector de Desarrollo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES), Rodrigo Pérez de Arce, reconoció que “a mi me llama la atención que en el Gobierno la Secom todavía no se haya tocado para nada”.

“Hace un par de semana Kristine Tompkins realizó una donación súper importante al Estado de Chile para habilitar un parque nacional y ese anuncio se hace en Santiago con una puesta en escena súper fome, muy aburrida”, criticó Pérez de Arce, afirmando que “los equipos presidenciales están muy al debe, porque no basta con un cambio de eslogan, de rostro, sino que también hay que saber mostrar e indicar, en tiempos en que eso es muy difícil porque están compitiendo con múltiples fuentes de noticias”.

Sobre las comunicaciones del Gobierno, el secretario General del Partido por la Democracia, José Toro, dijo a este panel de discusión que “hay un problema de relato comunicacional y de cómo nos vinculamos con la ciudadanía para contar aquellos logros del Gobierno y eso pasa en cada una de las regiones y pasa también a nivel nacional”.

Desde Apruebo Dignidad en tanto, el presidente de Convergencia Social, Diego Ibáñez, vertió un diagnóstico diferente. “Yo creo que es compleja la comunicación de un Gobierno que tiene un programa de transformaciones y en general el clima de los medios hegemónicos no colabora para reflejar muy bien el trabajo que se hace. Creo que implica un esfuerzo doble por parte, no solo de un Ministerio en particular que es Segegob, sino de una articulación interministerial para una estrategia nítida que pueda hacerle frente a esa dificultad”.

Por lo demás, indicó que “es muy difícil comunicar los avances cuando la dictadura de lo inmediato nubla los avances a largo plazo”. No obstante, el dirigente oficialista aseguró que el Gobierno ha estado trabajando para tratar de encontrar los mecanismos.

“Creo que el programa que ahora sacaron es muy interesante porque tú ves a cartera de Interior contando las dificultades de los procesos, la gradualidad y la agenda a largo plazo y me parece que ese tipo de iniciativas contribuyen mucho a mejorar las comunicaciones”, afirmó.

“Salida interesante”

Aquilatando este contexto y la diferencia que podría hacer la nueva apuesta comunicacional del Gobierno, el Director del Grupo de Investigación “Demoscopia Electrónica del Espacio Público” de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Pedro Santander, vio con buenos ojos la iniciativa de Gobierno Informa en términos de independizarse de un sistema medial que no le es afín.  

“El Gobierno de Gabriel Boric se enfrenta a un desafío y a un problema que enfrentan todos los gobiernos progresistas que han asumido en esta década o en la anterior los gobiernos en América Latina, y el desafío es que llegan gracias al voto popular mayoritario al Gobierno, pero una vez en el Gobierno se encuentran con un sistema de medios que le es adverso política e ideológicamente, por tanto tienen dificultades a través de esa estructura comunicacional que hay en el país de comunicarse con su electorado”.

Por tanto, indicó que “esa comunicación directa, en vivo, no mediada por el duopolio, por los grandes medios, por medios de comunicación que tienen intereses de otro tipo, me parece que es una salida interesante, que otros Presidentes, otros Gobiernos progresistas han intentado, han ensayado y les ha dado buenos resultados”.

52750827097_415ed5efa1_k

Dicho eso, Santander acotó que “cualquier iniciativa comunicacional, cualquier ofensiva comunicacional o contraofensiva comunicacional que se plantee un Gobierno progresista que se enfrente a tantas dificultades en el ámbito comunicacional, si no es apoyada y liderada incluso por el Jefe de Estado, esas ofensivas comunicacionales son de corta vida”.

“Solo si estás acompañadas, como en México ocurre con AMLO, como en Colombia ocurre con Petro, por también la convicción y el protagonismo del Presidente de la República, esas iniciativas comunicacionales pueden abrir brechas en un sistema de medios tremendamente concentrado y cerrado como el chileno”, añadió.

A su vez, Claudio Salinas, académico de la Facultad de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, consideró que el nuevo espacio informativo podría ser útil “al centralizar una información y comunicarla pública y constantemente”. Y es que uno de los principales problemas que identifica el periodista y Magíster en Comunicación Política es que “no se ha podido consolidar una visión conjunta de lo que significa el Gobierno y eso va a tener un correlato en el comando comunicacional”.

“Lo que vemos son más bien fragmentos, parcelas del Gobierno y parcelas comunicacionales”, indicó Salinas, y si bien acotó que la oposición ha estado jugando un rol en ello, al ir construyendo problemas para el Ejecutivo, insistió que “el Gobierno observa como fragmento la comunicación, pero a la vez, compartimentalizado, sin vínculo entre uno y otro, la comunicación no está entendida como relaciones globales de contexto”

“A la vez percibo una ingenuidad que no es tolerable, porque hay muchas cuestiones que ha hecho bien el Gobierno pero no ha sido capaz de comunicarlo como un todo dentro de un plan, dentro de una estrategia. Entonces, como no puede comunicarlo como una estrategia, aparece más bien respondiendo a los dardos o a los ataques de la derecha o a veces de la propia coalición“, añadió, aduciendo que lo que hace falta es “ver cuál es el proyecto, para dónde va el proyecto y para eso tú tienes que hacer sinergia con todas las dimensiones que implica un Gobierno”, añadió.

Con todo, el académico advirtió que la oposición puede llegar a usar el nuevo espacio informativo para golpear al Ejecutivo acusándolo de difundir “propaganda”. “Cuando se acusa de propaganda a este programa de Gobierno para comunicar la información, me parece que es una cuestión intencionada negativamente porque los gobiernos tienen la obligación de divulgar sus cuestiones, de divulgar lo que hacen efectivamente“, señaló, asegurando que su connotación negativa supone “que ningún Gobierno anterior hace propaganda, en el sentido de divulgación de las cosas que se hacen”.

“Si este Gobierno divulga las cosas que se hacen centralizadamente pareciera ser visto como algo negativo y como algo inédito y me parece que ahí la función de la comunicación es construir un relato que permita señalar la necesidad de esta información, o uno podría entender también que lo que se busca es centralizar los discursos para no verse muchas veces confrontados en distintos niveles del Gobierno”.

Finalmente, Salinas apuntó que “lo que faltan son situaciones que aúnen cuestiones y expliquen los movimientos, que este Gobierno Informa aparezca dentro de un plan y donde haya unidad en esas respuestas. Si es una iniciativa aislada colocada en un conjunto de errores y aciertos donde los errores parecen tener más sentido para los políticos y los medios de comunicación, no va a resultar”.

52751771560_96bbaf110f_k

Otras medidas

A propósito de esta discusión, y en la línea de la fuerza comunicacional propia que debería forjar el  Gobierno, Santander mencionó dos medidas adicionales que a su juicio debería adoptar el Gobierno.

La primera de ellas fue democratizar la distribución del avisaje estatal. “Tal como demostró un informe del año 2019-2020 del Consejo para la Transparencia, específicamente de la Unidad de Fiscalización, llamado Avisaje y Publicidad en la Administración del Estado, solo El Mercurio a través de sus diferentes medios recibió 8 mil millones de pesos de parte del Estado entre el año 2019 y 2020 por avisaje público; Copesa recibió casi mil millones de pesos”, relevó.

En ese sentido, adujo que “es un absurdo que el avisaje estatal público vaya fundamentalmente, ya sea por trato directo, por licitación pública o por convenios marco, fundamentalmente a los medios más poderosos, y es absurdo porque se supone justamente que las leyes del mercado dicen que quienes tienen más recursos necesitan menos apoyo estatal y aquí ocurre todo lo contrario y por otro lado, el avisaje estatal público tiene que tener un criterio de distribución pluralista y democrático”.

En segundo lugar, el doctor en Lingüística indicó que Televisión Nacional “para cualquier iniciativa comunicacional oficial que se quiera hacer, es un elemento fundamental a ser considerado”.

En ese sentido adujo que “si uno ve la parrilla programática que tiene TVN, el estilo, y se hace una visión del contenido del noticiario, por ejemplo, 24 Horas, uno no ve mayor diferencia con los otros canales, que como Canal 13 o Mega, obedecen a intereses privados y tienen dueños que son multimillonarios como Luksic en Canal 13, y creo que TVN con un Gobierno progresista debería tener una parrilla programática de un noticiero con una visión progresista del país”. 

Imágenes: Flickr/ Vocería de Gobierno.
Síguenos en