Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de julio de 2024


Escritorio

El gobierno de Gabriel Boric: Una peligrosa deriva en política internacional

Columna de opinión por Centro de Formación Memoria y Futuro
Jueves 23 de marzo 2023 16:36 hrs.


Compartir en

En materias internacionales, el actual gobierno no se ha diferenciado sustancialmente del gobierno de Sebastián Piñera.

Lo que resulta sorprendente y preocupante es el alineamiento que el actual gobierno ha adoptado con la política imperial respecto al conflicto bélico en Ucrania, y que se ha manifestado en conferencias virtuales del Presidente Boric con el muy cuestionable gobernante de esa nación, el excomediante Volodimir Zelenski, y en las cuales ambos gobernantes acordaron en la necesidad de proseguir la guerra. No sólo eso: también elogiaron la insólita y absurda orden de captura emitida por la Corte Penal Internacional en contra de Vladimir Putin.

Este gobierno no debería ignorar que el conflicto que se libra en Ucrania no se inició en febrero del 2022, sino muchos años atrás. Concretamente, en el 2014, con el golpe de estado organizado por el Departamento de Estado de EUA y que contó con el activo protagonismo en el terreno de la Señora Victoria Nuland, Subsecretaria de Estado para Asuntos Euroasiáticos de la Administración Obama. (¡Son especialistas en ello y los chilenos bien lo sabemos!). El golpe entronizó en Kiev a un régimen de derecha radical que comenzó a lanzar sistemáticos ataques contra el territorio rusófono de Donbass, ocasionando miles de muertos, heridos y mutilados que la prensa occidental se encargó de silenciar u ocultar ante los ojos de la opinión pública.

El propósito del Imperio era y sigue siendo usar a Ucrania para agredir a Rusia, sin involucrar directamente a la OTAN, con el objeto de debilitarla y en lo posible aplicar en ese vasto país la misma receta que aplicaron en la ex Yugoslavia en los años noventa; desmembrarla en varios pequeños estados, ninguno de los cuales pudiera confrontar ni cuestionar el dominio imperial de los EUA en la región, privando además a la República Popular China (RPCH) -definida por Washington como el adversario estratégico principal- de un aliado fundamental como Rusia. Para el gobierno de Estados Unidos China es el único actor que está en condiciones de instaurar un orden internacional multipolar, algo totalmente inaceptable para Washington. Y para ello es imprescindible contar con el apoyo de una Rusia fuerte en lo económico y militar.

El gobierno de los EUA en su pretensión de revivir la desacreditada doctrina Monroe, esa de” América para los americanos”, es decir para ellos, presionará al gobierno de Gabriel Boric, no sólo para que se enemiste con Rusia, sino también de forma indirecta con la RPCH, hoy por hoy el principal socio comercial de Chile y de la mayoría de los países de la región. De hecho, ya lo está haciendo a través de la jefa del Comando Sur, la generala Laura Richardson, quien al referirse a las inmensas riquezas naturales de los países del área no vacila en hablar de “nuestros recursos naturales” y recorre la región de punta a punta, solicitándole a los gobiernos que mantengan a China fuera de lo que, eufemísticamente, ella denomina “nuestro vecindario.” Tomar partido por el gobierno ucraniano, como hace Boric, es exactamente lo que Washington necesita para lograr apartar a China de “su vecindario”, como si fuese propiedad de los EUA, como si pudiesen seguir considerándola como lo que un día fue: El patio trasero del imperialismo.

En efecto, la generala habla sin pudor sobre nuestra Amazonía, nuestra biodiversidad, nuestra reservas de agua dulce, nuestro cobre, nuestro triángulo del litio situado en Bolivia, Argentina y Chile: ¡Vienen por todas nuestras riquezas!.

Ante ello, solo la denuncia oportuna y firme de estas pretensiones, la movilización consciente de los pueblos y la actuación digna de gobernantes que sepan defender nuestra soberanía, nuestra autodeterminación y nuestras riquezas básicas a la manera que lo hizo entre 1970 y 1973 el heroico Presidente Dr. Salvador Allende, derrocado por los mismos que hoy nos quieren imponer sus políticas y arrastrar a sus conflictos internacionales.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.