Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de julio de 2024


Escritorio

A ocho años del delito: Corte Suprema ratifica condena de 12 años de presidio para carabinero que ejecutó a joven de La Ermita

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el abogado querellante, Cristian Cruz, afirmó que este caso "demuestra lo complejo y desigual que resulta perseguir la responsabilidad penal de los policías cuando delinquen".

Maria Luisa Cisternas

  Martes 11 de abril 2023 16:14 hrs. 
Concepcion, 25 de julio de 2017
Tem‡tica de carabineros durante la presentaci—n regional de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas en Concepcion.
Dragomir Yankovic/Aton ChileConcepcion, 25 de julio de 2017 Tem‡tica de carabineros durante la presentaci—n regional de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas en Concepcion. Dragomir Yankovic/Aton Chile

Compartir en

Este lunes la Corte Suprema rechazó el recurso de casación que interpuso la defensa de Juan Segundo Ralliman Huenulao, exefectivo de Carabineros condenado el año 2018 por la Corte Marcial a 12 años de presidio mayor en su grado medio, como autor del delito de violencias innecesarias, causando la muerte de Jaime Fernando Soto Rain (19).  

La víctima fue abatida por un disparo en la cabeza el día 17 de marzo del año 2015 en la población La Ermita de la comuna de Lo Barnechea. El proyectil que perpetró Ralliman impactó en la región cervical posterior izquierda del joven, provocándole la muerte inmediata.

El hecho ocurrió en el marco de la persecución de Javier Celis Manquemilla, un delincuente conocido en el sector con el apodo de “El Javi”, que terminó en unas canchas de fútbol donde Soto se hallaba compartiendo con tres amigos. Ahí, el policía golpeó al joven en la espalda con la base de su pistola fiscal marca Taurus, calibre 9 mm y efectuó el disparo. 

Esgrimiendo el recurso de casación, la defensa del excarabinero apuntó como errónea la calificación de los hechos, pues afirmó que no se acreditó el dolo de Ralliman al tratarse de un disparo accidental. En ese sentido, adujeron que al darle un golpe en la espalda a Soto con la mano en la que portaba el arma de servicio, al tratar de hacerlo a un lado y seguir la persecución de Celis Manquemilla, ésta involuntariamente se disparó, lo que quedó consignado en el parte policial y en la declaración indagatoria.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el abogado querellante del caso, Cristian Cruz, afirmó que “este caso demuestra lo complejo y desigual que resulta perseguir la responsabilidad penal de los policías cuando delinquen”.

“Esta afirmación queda demostrada con la demora que hay desde que ocurrieron los hechos hasta que queda a firme la sentencia. También en que esto se trató de un operativo policial planificado donde hubo muchos carabineros involucrados y resulta que acorde a la resolución del tribunal por la investigación de primera instancia, supuestamente ningún carabinero escuchó, no vio nada, pero sí le prestan cobertura y protección al malhechor para que huya del lugar, no lo detienen”, señaló. 

Haciendo un parangón, Cruz señaló que “en el caso del carabinero asesinado recientemente, se ha perseguido no sólo a quienes dispararon o a quien disparó, sino a quienes iban con él en el vehículo, los encubridores, los cómplices. En cambio, cuando un carabinero asesina a un civil parece que el resto de los carabineros que andaban con él no vieron nada, no supieron nada”. 

“Aquí una vez que es asesinado Jaime Soto, cuando se tiene el ruido del disparo, los carabineros que estaban con el agresor no detuvieron al agresor, no prestaron socorro a la víctima y por el contrario, sacaron del lugar al hoy condenado. Y cuando el padre de la víctima se acerca a carabineros es empujado, es retirado, es sacado por la fuerza. Eso es solo uno de los ejemplos de las dificultades que hay en este tipo de casos”, añadió.

Cabe destacar que el homicidio de Soto provocó disturbios y un estallido social que duró días en la población de La Ermita.

Imagen: Agencia ATON.
Síguenos en