Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

La desesperanza de Tata Barahona y el Festival Gastón Soublette: “Estamos dormidos nuevamente”

El cantautor se refirió al homenaje dedicado al filósofo nacional el 13 de abril en Limache. Además, opinó sobre el nuevo proceso constituyente. "Hay unos pocos millonarios redactándose su ley y tienen como escudo a los traidores del Congreso", dijo.

Joana Carvalho

  Jueves 13 de abril 2023 18:07 hrs. 
tatabarahona-live

Compartir en

La obra y contribución a la cultura de Chile del reconocido filósofo nacional Gastón Soublette será celebrada este sábado 15 de abril en la Región de Valparaíso. A partir de las 12:00 horas la parroquia de la Santísima Trinidad de la calle República con Sargento Aldea de Limache, le dará lugar al “Festival Gastón Soublette”, un evento que buscar brindar tributo al inmenso legado del también musicólogo y esteta chileno avecindado en esa comuna.

La actividad organizada por el Centro Cultural El Puente de Limache reunirá a destacados artistas para rendir homenaje en vida al trabajo de Soublette y la coherencia en su trayectoria como referente del respeto por la dignidad humana, la memoria colectiva, el patrimonio cultural y el medio ambiente. Radio y Diario Universidad de Chile conversó con el cantautor Tata Barahona, quien será parte de la parrilla musical del festival, respecto al legado de su gran amigo.

¿Por qué decidiste ser parte de este festival para homenajear en vida a Gastón Soublette y por qué es importante para ti estar presente en esta celebración de la obra del destacado filósofo nacional? 

Conozco a Gastón desde hace 30 años cuando él era un sexagenario apenas, lo conocí a través de Jorge Matamala quien es uno de los fundadores de Calenda Maia. Conocí su persona, su figura, su obra y entramos en una entrañable amistad porque durante mucho tiempo Gastón, Jorge y yo realizamos caminatas por los cerros de Valparaíso tocando música y con los años hemos ido cultivando una linda amistad. Ya había quedo comprometido desde al año pasado cuando se intentó realizar este festival para homenajear a este gran personaje que ha trabajado tanto por la cultura y que ha apoyado tantas instancias. Una de las personas que trabajó con un ícono de la cultural chilena como Violeta Parra. Es una persona muy importante y es tremendamente lindo que lo podamos homenajear estando entre nosotros.

Ya son nueve discos los que acumulas en tu repertorio, algunos elaborados artesanalmente y otros en estudio, el resultado de eso es que hay muchas canciones de donde elegir para esta presentación. ¿Qué tienes preparado para este sábado 15 de abril? 

Todavía me estoy informando de los tiempos del festival, por lo que aun no elijo un repertorio exclusivo para esta instancia. Pero, sin duda elegiré algún repertorio que le he mostrado a Gastón en nuestros encuentros, canciones que sé que él ha disfrutado y buscaré aquellas canciones que inviten a mantener en alto el espíritu, elevar la conciencia y lo más cercano al amor y a la paz, que es lo que se busca en estos tiempos.

No has estado ajeno de la contingencia nacional en tu trayectoria como músico, son de tu autoría canciones como “Gira”, “Desperté”, “Retrato de Chile”, “No le entregues el poder” y “Son temas de hombre”, que aluden directa e indirectamente a la realidad del país. En el marco de un álgido escenario sociopolítico, ¿cuál crees que es el rol de la cultura? 

En el escenario desolador, a mi parecer, que quedó después del desastre del Rechazo, tengo la sensación de que estamos dormidos nuevamente. De haber retrocedido 10 o 15 años atrás con las mismas problemáticas y tengo la sensación de que tendremos que estar 50 años más en la lucha por estos cambios. Esa es la desesperanza que tengo. Ha sido difícil para mí encontrarme y reencontrarme a cierto repertorio propio. La misma canción “Desperté” ya no puedo cantarla, la canto muy breve y sigo con la siguiente canción. No me he podido levantar anímicamente de esta derrota. Somos una masa secuestrada, hay unos pocos millonarios redactándose su ley y tienen como escudo a los traidores del Congreso y a los crueles. Ya sabemos quién es quién.

En ese sentido, la música y el arte tienen la utilidad de ser testimonio y crónica de época, de lo que nos pasa. También, a través de la música es posible ir sacudiendo estas desesperanzas y afrontar la nueva lucha que se viene por delante.

Mencionaste entre línea el proceso constitucional, ¿cuál es la apreciación que tienes de este nuevo proceso?

La verdad es que no tengo muchas esperanzas, creo que el proceso se vició rotundamente, se manoseó tremendamente y ya no siento, en lo personal, ningún deseo de participación en este espectáculo de mal gusto que se esta llevando a cabo para redactar esta nueva Constitución. No quiero ser parte de aquello, no me siento ni convencido ni llamado a participar de esto. En mi caso, la desesperanza fue total y quisiera mirar desde afuera este nuevo proceso.

No creo que estés solo en ese sentimiento ¿Podríamos decir que la falta de interés generalizada en la población en cuanto a este nuevo proceso tiene que ver con la poca participación ciudadana que tiene? 

– ¿Sabes qué? Yo creo que a lo que nuestro país le falta son medios de comunicación independientes poderosos. Tener en contra al altísimo porcentaje de las plataformas de comunicación, la televisión, las radios que son del conglomerado extranjero, es imposible luchar contra toda esa maquinaria. Yo creo que los espacios de comunicación que tenemos son las redes sociales, que también están llenas de mentiras. Entonces, creo que lo importante e interesante sería tener otros medios de comunicación, los medios independientes son muy pequeños y quitados de bulla, están desamparados por las instituciones que debieran darle más cabida y espacios. Es una cuesta arriba de largos procesos, la ley de 40 horas demoró seis años y algo, querer cambiar nuestra Constitución ha tardado más de 30. Somos un país de procesos muy lentos aparentemente y también dolorosos, así que habrá que encomendarse a las mejores energías para enfrentar este futuro incierto.

Fotografía por Agustín León.
Síguenos en