Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de febrero de 2024


Escritorio

Alihuen Antileo, representante mapuche del Consejo Constitucional: “Nosotros no estamos en este proceso para visibilizar aspectos simbólicos”

El dirigente de la Plataforma Política Mapuche aseguró que actuará de manera pragmática, conversando con todos los sectores que consiguieron escaños. "En la primera convención nos llenamos de simbolismo y los resultados fueron cero", añadió.

Fernanda Araneda

  Lunes 8 de mayo 2023 16:33 hrs. 
alihuen

Compartir en

Alihuen Antileo, uno de los dos candidatos del pueblo mapuche que se presentaron en la elección del 7 de mayo, finalmente consiguió los votos necesarios para tener un escaño en el Consejo Constitucional. 

En en este segundo proceso, los dos candidatos indígenas debían sumar en conjunto un total de 190 mil sufragios a nivel nacional, cosa que lograron con más de 300 mil votos, que corresponden a cerca del tres por ciento del total del padrón electoral.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el dirigente de la Plataforma Política Mapuche señaló que está satisfecho con el resultado, pero al mismo tiempo lamentó que otros pueblos originarios hayan quedado fuera del Consejo Constitucional.

¿Cómo se tomó el resultado de ayer domingo?

Hay una satisfacción colectiva, como equipo de Plataforma Mapuche, que levantamos esta candidatura y también una satisfacción personal por haber alcanzado el objetivo principal, que era que quedáramos en el escaño indígena del Consejo Constitucional. Sin embargo, no podría hablar de estar contento, porque veo la realidad de los otros pueblos indígenas de nuestro país. Ellos no pudieron estar debido a las barreras de entrada que puso el sistema, que impidieron que ellos pudieran presentar candidatos o candidatas y eso evidentemente empaña este momento que debería haber sido democráticamente importante.

Por otro lado, muchas candidaturas mapuche desistieron de participar producto de lo difícil que era conseguir los 190 mil votos, en consideración de que hay consejeras y consejeros electos en otras partes con 20, 25 a 30 mil votos, y a nosotros nos pidieron 190 mil, era muy difícil. Por eso, no puedo hablar de estar contento, porque sabemos que nuestra representación es una subrepresentación, que habla de una exclusión de los pueblos indígenas en la redacción de una nueva propuesta constitucional.

En ese sentido, ¿qué estrategia va adoptar para sacar adelante las demandas de los pueblos originarios?

Hay que trabajar duro. Los convencionales constituyentes en el primer proceso eran 17, tenían cómo acompañarse, cómo distribuirse para hacer conversaciones, para hacer lobby. El número también hace la calidad, otorga la posibilidad de lograr acuerdos y ahí había un número importante. Yo, en cambio, estoy solo y por eso digo que habrá un trabajo mayor, arduo, muy intenso, porque además el período es más corto, no vamos a tener un año, vamos a tener seis meses solamente. En todo caso, también es cierto que hay una experiencia acumulada, hay determinados objetivos o determinados planteamientos de los que uno aprendió en el sentido de ver si son o no realizables, si van a tener más o menos consenso y por lo tanto, en función de esa realidad vamos a trabajar. Se viene difícil, sobre todo desde el punto de vista de la explicación, de la argumentación con todas las bancadas existentes en este Consejo Constitucional.

¿Dificulta aún más las cosas que haya una mayoría del Partido Republicano?

Lo que pasa ahí es lo siguiente: el Partido Republicano ha manifestado que no le interesa hacer grandes cambios en la Constitución y en esta Constitución actual, objetivamente no hay ningún derecho consagrado para los pueblos indígenas. Es decir, si usted quiere mantener esta Constitución, usted no quiere ningún derecho reconocido constitucionalmente a los pueblos indígenas. Desde ese punto de vista, vamos a tener que hacer un ejercicio de acercamiento, porque nosotros no partimos de la base de que van a negarse a todo. Y si lo hacen, bien, en su momento y en su oportunidad se dará a conocer el por qué y qué aspectos rechazan, ese es un debate público y democrático que nosotros partimos de la base de que tenemos que dialogar con todos los sectores.

¿Cuáles son los puntos que tienen que ver con los pueblos originarios y que sí o sí tiene que estar en esta nueva propuesta constitucional? 

El reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, reconocimiento de algunos derechos colectivos como los derechos en términos lingüísticos, participación en aquellas instancias de decisión de política pública, por ejemplo, manteniendo los escaños reservados en el Congreso. Eso es básicamente lo que nos interesa, además de que tenemos que llevar adelante una discusión respecto al catastro y restitución de tierras indígenas. Con esos cuatro, cinco puntos centrales. Ese es el piso con el que vamos a plantearnos, a enfocar este desafío y, por cierto, nosotros también tenemos que estar disponibles a atender las demandas que hagan otros sectores en distintas materias.

Si la plurinacionalidad no hubiera quedado descartada con las doce bases constitucionales, ¿usted habría instado por la plurinacionalidad en este proceso?

No, porque los procesos y los objetivos se plantean de acuerdo a las correlaciones de fuerza y al estado de situación. Y en este momento la composición del proceso indicaría que la plurinacionalidad no tiene posibilidades de ser aprobada.

Sería inviable…

Efectivamente, hay una propuesta, pero hay que ver la viabilidad de la propuesta y, en ese sentido, nosotros no estamos en este segundo proceso por visibilizar aspectos simbólicos, no nos interesa lo simbólico, nosotros vinimos a buscar resultados al proceso constitucional y eso significa una cuota de realismo y de pragmatismo importante que va a prevalecer por sobre consideraciones de otra índole. Eso ya fue. En la primera convención nos llenamos de simbolismo y los resultados fueron cero, por lo tanto hoy día no vamos a plantearnos desde ese enfoque, hoy día, desde un comienzo hay que plantearse objetivos realizables. Esa va a ser la tónica.

Síguenos en