Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de mayo de 2024


Escritorio

Atraso salarial y derechos sociales mercantilizados: especialistas explican sus razones en contra de ampliar impuesto a la renta

El representante de la OCDE, David Bradbury, aseguró que se debería pagar este impuesto sobre el salario mínimo. Al respecto, especialistas advierten que la cifra aquí está bajo la línea de la pobreza y que es gastada en bienes de primera necesidad.

Eduardo Andrade

  Domingo 21 de mayo 2023 17:37 hrs. 
Dinero1

Compartir en

Calificó de “un acto de equilibro” la aprobación del royalty minero y dijo compartir la visión del ministro de Hacienda, Mario Marcel, respecto de que “las personas ricas paguen lo justo”; no obstante, para el director adjunto del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, David Bradbury, el país vive un atraso en materia de recaudación de impuestos que podría corregirse a partir de ampliar el tramo de impuesto a la renta a quienes ganen apenas sobre el salario mínimo.

“No se puede tener a la mayoría de la población sin pagar el impuesto a la renta. Necesitarás una base más amplia”, aseguró el abogado tributarista australiano en conversación con El Mercurio, lo que ha generado algunas reacciones entre especialistas del ámbito económico y laboral, que precisan recordar las características de los países OCDE cuando se encontraban en el proceso de desarrollo que actualmente se vive en Chile.

“Lo que sucede en este país es un cóctel atípico para los países OCDE”, señala, por ejemplo, el economista e investigador de Fundación Sol, Gonzalo Durán. “Aquí hay un atraso tributario que se combina con un atraso salarial, de modo que, más que ampliar los tramos de impuestos, lo que necesitamos es ampliar y fortalecer los salarios. Y para eso se necesita una política de negociación colectiva que sea inclusiva, es decir, que lleve el porcentaje de trabajadores que hoy en día negocian colectivamente desde un 13% que tenemos en la actualidad, a un porcentaje que sea superior al 70%”, agrega.

Para Durán, además, es preciso resaltar que si bien los países OCDE tenían cargas tributarias que eran mucho mayor a las que tiene nuestro país, los salarios mínimos eran tres o cuatro veces mayores, de modo que no se puede desdeñar el hecho de que el valor de la fuerza de trabajo en nuestro país, señala el economista, “está sumamente deprimida”, que se agrega a este escenario la mercantilización de los derechos sociales como la educación, la salud y la previsión social. 

Similar postura sostiene el abogado laboralista Sergio Gamonal, quien recuerda que el salario mínimo en Chile actualmente está bajo la línea de la pobreza, por lo que cualquier debate respecto de ampliar el tramo del impuesto a la renta debería considerar que quienes lo sufrirían serían personas que pagan más IVA a diferencia de quienes cuentan con mayores recursos.

“Si Chile realmente redistribuyera el ingreso y eso permitiera acercarnos a un país desarrollado y por lo tanto los salarios expresaran el real aporte del trabajo que hacen las personas y no que las personas estuvieran infrapagadas, como ocurre hoy, quizás se podría discutir ampliar hacia abajo el impuesto a la renta. Esto si realmente a los trabajadores se les pagara en relación a su aporte y no bastante menos como ocurre en la actualidad, pero ese escenario es muy difícil”, explica Gamonal.

Aunque Bradbury aseguró que un impuesto de este tipo debe ser aplicado “de a poco y no de inmediato” y con “diferentes tramos”, para el economista y director ejecutivo de la Fundación Cada Común, Eugenio Rivera, la carga tributaria generada por el IVA es un factor previo sobre el cual se podría evaluar su disminución, tal como el rango que permite que solo quienes ganan más de 20 veces el salario mínimo paguen la tasa máxima de impuestos personales.

Asimismo, Rivera indicó que “en el muy largo plazo probablemente se va a ir ampliando el porcentaje de los chilenos que deben pagar impuesto a la renta, pero ello se debe analizar luego de que el 72% exento reciba ingresos significativamente más altos y paralelo a la reducción del IVA, que es una carga muy grande, y luego después de ese aumento a la carga tributaria del 10% más acomodado de los contribuyentes. Ese me parece un cronograma razonable y que debería estar en el horizonte del debate tributario”.

Síguenos en