Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Expertas explican qué significa que el mundo haya entrado en una “ebullición global” y sus implicancias

Ante la afirmación de la ONU, Eugenia Gayó- académica del Departamento de Geografía de la U. de Chile, que “el incremento de las temperaturas a nivel global alcanzó un punto crítico que lleva a desencadenar una serie de eventos climáticos extremos”.

Diario UChile

  Martes 8 de agosto 2023 11:21 hrs. 
Santiago, 18 de marzo de 2023.
Hidratación y entrega de agua por calor y sofocación en Lollapalooza 2023 en Chile
Juan Eduardo Lopez/Aton Chile

Compartir en

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó que la era del calentamiento global terminó para dar paso al periodo de “ebullición mundial”, lo que implica que la crisis ambiental y el efecto invernadero alcanzaron “un punto crítico”, provocando eventos ambientales extremos. La académica del Departamento de Geografía de la Universidad de Chile, Eugenia Gayó, explica que esto “significa que el incremento de las temperaturas a nivel global alcanzó un punto crítico que lleva a desencadenar una serie de eventos climáticos extremos, por ejemplo, la ola de calor que ha caracterizado el cruel verano del Hemisferio Norte”.

¿De qué manera esto afecta al planeta? La profesora Gayó, quien también es investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, señala que “el periodo de ebullición básicamente implica que los cambios proyectados se harán aún más evidentes y a una velocidad muy rápida. Esto incluye, por ejemplo, el alza del nivel del mar, la intensificación de las sequías, tanto en frecuencia y magnitud, y de grandes masas de hielo”.

“Precisamente, algunos estudios advierten que el concomitante debilitamiento de la AMOC [Circulación de vuelco meridional del Atlántico], uno de los principales procesos que controla el clima terrestre, podría cambiar la forma en que se distribuye la energía alrededor del planeta, de una manera análoga a lo que se representa en la película ‘El día Después de Mañana’. Esto tendría un gran impacto en los ecosistemas del planeta y en la seguridad alimentaria a nivel global”, advierte la profesora Gayó.

Laura Ramajo, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 de la Universidad de Chile, agrega que “el calentamiento global hace referencia a un proceso sostenido, pero el de la ebullición es cuando los efectos ya son graves. Ya estamos viendo que se están cumpliendo los pronósticos en base a este aumento en la intensidad y en la frecuencia de eventos extremos en la que prácticamente todo el planeta los está sufriendo”.

En concreto, detalla Ramajo, este aumento en las temperaturas “incrementa los impactos de procesos meteorológicos o de eventos meteorológicos y de climas extremos, y se espera que las sequías sean mucho más frecuentes y mucho más extremas y duraderas. Se espera que cuando llueva, llueva, o cuando caigan estas lluvias sean de carácter torrencial, que sean precipitaciones muy intensas en muy poco tiempo y que, asociado a las sequías que existen, generen desertificación y lo que hacen es generar deslizamientos de tierra e inundaciones, porque la tierra ya no tiene la capacidad de absorber esa cantidad de agua”.

¿Cómo se ve afectado Chile?

Eugenia Gayó plantea que “Chile es un país altamente vulnerable al cambio climático, y la era de la ebullición impone nuevos retos, en la medida que todo lo proyectado para el territorio probablemente se agudizará en cuanto a eventos extremos (sequías, olas de calor, por ejemplo). En este sentido, debemos acelerar nuestra capacidad de adaptación”. En esta línea, la biodiversidad del país se podría ver afectada, ya que “cualquier cambio, especialmente rápido, genera un estrés que puede poner en riesgo y comprometer la biodiversidad. Ciertamente, a este contexto, se debe sobreponer las presiones que las actividades humanas ejercen sobre la biodiversidad a través de la modificación del paisaje y el cambio en el uso del suelo”.

Por su parte, la investigadora Laura Ramajo agrega que “Chile sufre hace más de una década una megasequía que ha generado niveles de desertificación altísimos. Estamos en una crisis hídrica donde ya se está hablando de restricciones en el agua, etc. Tenemos estas lluvias torrenciales, hemos visto que últimamente tenemos alerta de tornado en Chile, que son cada vez más frecuentes, y los efectos son súper importantes sobre la seguridad alimentaria, sobre la seguridad hídrica y sobre, por ejemplo, sectores productivos y socio económicos tan importantes como el turismo en la costa”.

“Ahora mismo, por ejemplo, Chile tiene una ola de calor. Igual ha pasado en Argentina. Tuvimos estas lluvias extremas hace aproximadamente un mes y medio”, añade Ramajo. Agrega, además, que “este aumento en las temperaturas, en la sequía, ha generado condiciones para que se generen mega incendios. Nosotros ya los tuvimos en Chile en el verano pasado y ahora mismo se están viendo estos mega incendios en Canadá, Estados Unidos o incluso en los países mediterráneos”.

¿Se puede revertir esta “ebullición global”?

Laura Ramajo, asegura que “sí hay forma de revertirlo, y los últimos informes del IPCC -Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático- son súper claros en determinar que tenemos poco tiempo, pero que todavía estamos en ese margen para poder tomar acciones”. Para esto, precisa, “hay que cortar, definitivamente las emisiones de gases de efecto invernadero y tiene que haber un cambio estructural en la forma en la que nos estamos desarrollando y en la relación que tenemos con la naturaleza”.

Sin embargo, afirma que “el problema es que la ambición climática va muy lenta y esperamos que ahora, con la nueva COP28 que se va a celebrar, viendo estos efectos de los eventos climáticos extremos que hemos tenido en prácticamente todo el planeta y que no hay región que se haya salvado, de verdad se tomen en serio los compromisos y estas reducciones y estos cambios en las matrices energéticas”.

La profesora Eugenia Gayó, finalmente, sostiene que “debemos limitar el incremento de las temperaturas, ciertamente, y esto se puede alcanzar a diferentes escalas reduciendo las emisiones de gases efecto invernadero, especialmente derivados de la combustión de combustibles fósiles. Esto no solo representa una medida de mitigación que debe ser considerada a nivel estatal, sino que también requiere de nuestro compromiso como personas, modificando nuestras prácticas (usar menos el auto, y más transporte público), y -sobre todo- a través de la participación ciudadana en las diferentes esferas sociales”.

Síguenos en