Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 30 de mayo de 2024


Escritorio

Perros “asilvestrados”: un dilema con el mejor amigo del ser humano

Expertos y organizaciones coinciden en que permitir la caza de perros "asilvestrados" no soluciona el problema que afecta a zonas rurales y especies silvestres. En cambio, apuntan a la irresponsabilidad de las personas en la tenencia.

Camilo Vega

  Sábado 16 de diciembre 2023 11:54 hrs. 
El problema de los perros asilvestrados en Chile (imagen referencial)El problema de los perros asilvestrados en Chile (imagen referencial)

Compartir en

Perros asilvestrados o perros abandonados. Un problema que no ha logrado generar consenso en Chile es el control de las jaurías que atacan a la fauna, sobre todo en sectores rurales, e incluso a personas. Una iniciativa impulsada por el diputado Harry Jurgensen (Ind-Republicano) buscaba declarar a estos perros como especie exótica invasora y permitir su caza. Expertos y agrupaciones se han mostrado tajantemente en contra y apuntan contra la tenencia irresponsable de parte del ser humano.

El presente artículo fue elaborado cuando el proyecto de ley seguía siendo una moción sin ser discutida. Sin embargo, esta semana la Cámara de Diputadas y Diputados rechazó la idea de legislar la normativa, pero la existencia de este tipo de animales sigue siendo un dilema que deberá enfrentar la sociedad chilena.

El concepto de perro asilvestrado no está del todo aceptado entre los entendidos en el tema. Por ello, hacen más bien hincapié en llamarlos “perros abandonados”. Estos viven sobre todo en parques nacionales y zonas rurales, lo que los diferencia de los perros callejeros (quiénes principalmente habitan zonas urbanas). “También tienen la característica de que propagan enfermedades a los animales silvestres o eliminan la fauna silvestre”, explicó la Dra. Sonia Anticevic a Radio Diario Universidad de Chile.

La médico veterinaria de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile detalló este impacto que tienen los perros asilvestrados en la fauna rural. “Transmiten una serie de enfermedades infecciosas principalmente. Los perros pueden transmitir enfermedades parasitarias, enfermedades virales, y eso lleva a la muerte de especies más cercanas como son los zorros, por ejemplo”, expresó la experta en la materia. “Hemos recibido zorros que, por ejemplo, por una simple sarna sarcóptica que fue introducida por un perro, dejan de comer o comen solamente lo que queda alrededor de ellos porque no tienen ninguna fuerza ni para moverse”, agregó Anticevic, especialista en clínica de animales menores.

La incidencia en el ecosistema es innegable, tanto de manera directa como indirecta. “Por un lado, los perros producen impactos letales en la fauna: con ataques directos y produciendo mortalidad. Pero también hay otros tipos de impactos que son no letales. Por ejemplo, el estrés que produce la presencia de perros en la zona silvestre. Puede afectar la reproducción de ese animal; un animal estresado no se va a reproducir de manera deficiente. Va a afectar la salud de ese animal, va a afectar el bienestar del animal silvestre y por ende va a afectar finalmente la calidad de vida y la sobrevivencia de esta especie”, dijo al respecto el Dr. René Quispe, especialista en Conservación y Ecofisiología.

El concepto de perro asilvestrado no está reconocido por la ley actualmente. Así lo explica Nicolás Escrig, abogado de la Fundación Derecho y Defensa Animal, quién apunta a la irresponsabilidad de los dueños de estos perros al abandonarlos a su suerte. “Es un concepto muy equívoco, porque los perros asilvestrados en realidad son perros que fueron abandonados por la mala tenencia de sus dueños y que volvieron a un estado salvaje. A simple vista es imposible distinguir si un perro en la calle es un perro asilvestrado o es un perro abandonado o un perro con dueño”, aseguró al ser consultado por nuestro medio.

En esa línea, criticó el proyecto de ley que se discute en la Cámara de Diputados. Proyecto que hasta este lunes 11 de diciembre se podía votar en el Congreso Virtual y que obtuvo 2.415 votos en contra y 1.953 a favor. “Es un mal proyecto porque no resuelve el problema de fondo que es precisamente la tenencia irresponsable de mascotas. Los perros asilvestrados llegan a esta condición porque son abandonados por sus dueños. Da lo mismo que matemos mil perros asilvestrados al año, porque el próximo año van a aparecer mil más”, indicó el abogado.

Según datos del último Estudio poblacional canino y felino del país y diagnóstico de tenencia responsable, realizado por la Subsecretaría del Desarrollo Regional y la Universidad Católica, en Chile hay más de 8 millones de ejemplares, principalmente urbanos, 1.328.064 rurales y un 85,3% sin supervisión. 

El educador canino y director de Educandogs, Juan Andrés Inzunza, también descarta el uso del término de “perro asilvestrado”. “No existe una subespecie del perro doméstico. El perro doméstico como lo conocemos hoy es una subespecie del lobo. El lobo es Canis lupus, el perro es Canis lupus familiares y hasta ahí llega, no hay otra subespecie. Entonces hablar de una especie invasora de un perro que sea asalvajado o que sea asilvestrado, no me parece correcto. Hablo de perros que deambulan libremente, ya sea por zonas urbanas periurbanas o rurales que son producto de la tenencia irresponsable”, sentenció el especialista.

Perros callejeros en Chile (Aton)

Perros callejeros en Chile (Aton)

Regreso al instinto primitivo

Los expertos en la materia explican las conductas que desarrollan estos perros luego de ser abandonados y regresar a un estado salvaje. “No tienen saciedad desde el punto de vista alimentario. Pueden empezar a comer pequeños insectos, pequeños frutos, por la desesperación y llega un momento en que cualquier cosa que se mueva muy rápido ya se transforma en una presa. Es como una forma de sobrevivencia”, describió la veterinaria Sonia Anticevic.

Es más, según la médico veterinaria, la conducta de estas jaurías es un regreso a sus instintos primitivos. “Son muy inteligentes. Ellos van como los lobos, también cazan en manada. Son actitudes muy ancestrales como organizarse, tener un líder y tal vez incluso pueden hasta matar al más débil”, aclaró.

Juan Andrés Inzunza complementa esto, señalando que la domesticación de los perros ha hecho posible convivir junto a ellos y dejar de lado estos instintos depredadores. “Todos los perros tienen un instinto predador, los perros son cazadores por naturaleza. El tema es que tienen miles de años de domesticación y por lo tanto, nosotros hoy día podemos salir a pasear con nuestros perros y que no tengan conflictos entre ellos”, expresó el educador.

El verdadero problema de fondo: La responsabilidad humana

Sí hay un punto principal donde todos los expertos coinciden es en que permitir la caza de los perros asilvestrados no soluciona el problema. Todos apuntan a la responsabilidad humana. O, más bien, a la irresponsabilidad en la tenencia de perros como mascotas. Según el citado estudio, por cada 2,4 perros con dueño, hay uno que deambula sin tutor por las calles. 

“Muchos de los estragos que la gente dice que fueron los perros asilvestrados, como el ataque al ganado o a la fauna silvestre, muchos son generados por perros con dueños. Según cifras de la SUBDERE, más del 90% de los ataques a fauna silvestres son de perros con dueños, incluso muchas veces tienen un dueño identificable. Entonces pareciera ser que esta categoría de perros asilvestrados no se refleja tanto en la práctica como se nos quiere hacer ver”, cuestionó el abogado Nicolás Escrig al respecto.

En tanto, Inzunza abogó por una mejor educación canina como solución al problema de fondo. “ La educación canina es tan importante que debe ser enfocada desde el punto de vista de que necesitamos ser lo más profesionales posible para prevenir este tipo de acciones. Los perros en grupo, sin ningún tipo de cohesión social, es decir que no son parte de un grupo familiar, sino que simplemente viven en la calle, van a actuar como actúan los perros. Van a hacer daño y, muy probablemente, van a pasar a llevar a otras especies”, indicó el director de Educandogs.

Es una especie doméstica que depende 100% del humano para su subsistencia”, reforzó respecto a la importancia de la tenencia responsable.

“Controlemos la tenencia responsable, invirtamos en educación. Invirtamos en que los parques se resguarden como corresponda. Algo con más sustento que el hecho de llegar y tomar un rifle y matar un perro. Ya se sabe que si controlas una población de esa manera, vuelven a aparecer más y más”, opinó Anticevic por su parte.

Jauría de perros abandonados en Chile (Aton)

Jauría de perros abandonados en Chile (Aton)

¿Se pueden “reinsertar” en la sociedad?

Frente a soluciones a esta problemática, queda abierta la posibilidad de reinsertar a estos perros en la sociedad a través del adiestramiento canino. Anticevic analizó las conductas de estos casos y aseguró que es posible un cambio en ellos.

“Hay clasificaciones dentro de las enfermedades conductuales de los perros y eso muchas veces lleva por ejemplo a utilización de fármacos más una terapia correctiva-conductiva que se le enseña al nuevo propietario para poder volver a reinsertar una mascota con esas características”, explicó.

Inzunza por su parte matizó esta posibilidad, volviendo a hacer hincapié en el rol que juega el ser humano para recibir a un perro de estas características. “Depende mucho del caso a caso. No todos los perros son iguales y lo que hay que plantearse no es si este perro es adecuado para reinsertarlo en una familia, sino si hay familias que son adecuadas para recibirlo. ¿Tenemos familias que están dispuestas a invertir su tiempo y muchas veces recursos económicos en la educación de un animal? Que probablemente viene muy traumatizado, que no está acostumbrado a tener relación con personas, que pasa por procesos muy complejos estando a lo mejor muchos años en una jaula”, comentó.

El rechazo al proyecto que busca permitir la caza de perros asilvestrados es transversal entre los expertos y organizaciones entendidas en el tema. Reforzar la Ley de Tenencia Responsable, invertir en más educación canina y en procesos de esterilización son parte de las propuestas para solucionar el problema.

“Fomentar la tenencia responsable, aumentar la educación, aumentar el presupuesto que se da la SUBDERE para hacer campañas de esterilización. Esa es una solución mucho más efectiva. Lo que viene a enfrentar este proyecto de ley es un problema que deja las soluciones en manos de los particulares sin que el Estado se haga cargo”, apuntó Nicolás Escrig de Defensa y Derecho Animal.

Fotos: Referencial/ Aton
Síguenos en