Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de julio de 2024


Escritorio

Desalojo de Personas en Situación de Calle: ¿A dónde van?

Javier Zulueta Azócar

  Jueves 15 de febrero 2024 7:06 hrs. 
situación_de_calle

Compartir en

Hace unos días vimos la noticia de que tanto la Municipalidad de Santiago como la Delegación Presidencial de la Región Metropolitana estaban obligadas a acatar el fallo de la Corte Suprema, el cual ordena el desalojo de más de 50 personas que viven en situación de calle en el Parque Portales, un área de gran valor patrimonial y también de residencia del Presidente de la República. Algo lógico es preguntarse por el destino de estas personas después del desalojo, lo que sirve para saber si se trata de una solución temporal o permanente.

Desde Corporación Nuestra Casa, hemos dedicado 24 años al trabajo en este sector, lo que nos ha permitido una comprensión profunda de las complejidades y consecuencias asociadas a la problemática de las personas en situación de calle. Sin embargo, ante la reciente decisión de la Corte Suprema que insta a “emprender acciones para garantizar el bienestar de los vecinos del Parque Portales”, queremos destacar que las personas sin hogar también son nuestros vecinos.

La acción de desalojar a las personas sin hogar no resuelve las causas fundamentales de la falta de vivienda, tales como la pobreza, la falta de empleo, los problemas de salud mental y las adicciones. Sin abordar estos factores, los desalojos necesariamente derivan en que las personas buscarán otra vereda, otra calle, u otra plaza.

Como alternativa al desalojo, existe una solución más económica y sostenible. Diversos estudios demuestran que las personas en situación de calle resultan ser altamente costosas para el Estado y para la sociedad en general. Entregar a estas personas soluciones de vivienda, adecuadas a sus necesidades, es más costo eficiente que dejarlas vivir en las calles. En esa situación extrema, estas personas copan y ocupan diversos servicios públicos, además de causar un evidente malestar comunitario, el que se expresa en molestias de los vecinos.  El enfoque de “vivienda primero”, junto con ofrecer refugio inmediato, aborda las causas fundamentales de la falta de vivienda mediante estrategias integrales, como los son programas de vivienda asequible, oportunidades de empleo, capacitación y atención de salud mental y adicciones, entre otras. Esta filosofía reconoce la vivienda como el paso esencial para abordar una serie de dificultades que enfrentan las personas sin hogar.

Es de esperar que a la pregunta de a dónde van las personas en situación de calle después de un desalojo, la respuesta de las autoridades sea necesariamente “a una vivienda”. Cualquier otra respuesta será mover el problema hacia otra calle.

* El autor es presidente del directorio de Corporación Nuestra Casa

Síguenos en