123123

Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 19 de junio de 2024


Escritorio

Exconscriptos piden indemnización del Estado: acusan tratos crueles e inhumanos mientras realizaban su servicio militar en dictadura

Distintos dirigentes y agrupaciones buscan ser reconocidos como víctimas del régimen. "Uno cuando ingresa al servicio militar es para prepararse en caso de guerra externa, pero no que la guerra sea interna", indicó Rubén Cornejo.

Bárbara Paillal

  Viernes 24 de mayo 2024 15:56 hrs. 
exconscriptos de la dictadura.Exconscriptos de la dictadura. Foto: Bárbara Paillal.

Compartir en

Exconscriptos, pertenecientes a distintas zonas del país, llegaron hasta el Palacio de La Moneda solicitando una audiencia con el Presidente Gabriel Boric para ser reconocidos públicamente como víctimas de la dictadura y obtener una correspondiente indemnización económica.

Denunciantes de distintas agrupaciones acusan haber recibido tratos crueles e inhumanos por parte de sus superiores mientras realizaban su servicio militar obligatorio, entre los años 1973 y 1990.

Cabe destacar que el año 2017, las agrupaciones entregaron una serie de carpetas físicas al Ministerio de Justicia con relatos pertenecientes a más de 12 mil 700 exconscriptos, donde incluso describen torturas dentro del Ejército tales como la aplicación de corriente eléctrica

La PDI entregó estos relatos a los tribunales de justicia, sin embargo, muchos de los denunciantes no saben en qué estado e incluso juzgado, se encuentran actualmente sus causas. 

Rubén Cornejo, representante de la zona centro de exsoldados conscriptos, sostuvo que el proceso “ha tomado un ritmo muy largo, en la cual la PDI de los derechos humanos se ha alargado demasiado, no hemos tenido una respuesta como corresponde para que la gente nuestra esté tranquila y sepa que nosotros estamos luchando por un beneficio y lograr que el Estado de Chile, tanto como el fisco, responda por el daño causado en la época de la dictadura”.

Cartel de exconscripto de la dictadura.

Cartel de exconscripto de la dictadura. Foto: Bárbara Paillal.

Desde las agrupaciones solicitan una indemnización equivalente a un sueldo mínimo como base, considerando que la mayoría de los denunciantes supera los 65 años y reciben pensiones que van desde los 120 a los 300 mil pesos.

Desde las agrupaciones también piden impulsar un proyecto de reconocimiento público por el daño causado que se está elaborando por parte de un grupo de parlamentarios en el Congreso Nacional.

El diputado del PPD, Raúl Soto, espera que se cumpla con este compromiso de Gobierno. “Las agrupaciones de exconscriptos vienen hace años luchando y tienen un compromiso directo de campaña del Presidente Boric de dar una respuesta a su demanda histórica y esperamos que eso se cumpla (…) Creo que hay allí también una deuda de parte del Estado que espero que este Gobierno pueda recoger”, afirmó.

En tanto, la diputada de Demócratas, Yovana Ahumada, sostuvo que no ha existido “ninguna indemnización ni protección, ni en el área de la salud, tanto física como mental” para estos exconscriptos, quienes muchos de ellos han muerto y tenían familias, hijos y aquí no hay pensiones de gracia. No hay absolutamente nada que compense todo lo que ellos vivieron”.

“Por otro lado, acá ocurrió una situación terrible que habla de lo que se vivió durante ese tiempo. Un conscripto tuvo la orden de fusilar a otra persona y no lo hizo, por lo cual fue ejecutado. Por ello, que también se levantó la idea de un memorial”, indicó.

En abril del año pasado, además, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó un proyecto de resolución con el apoyo de 127 parlamentarios sobre reparación, verdad y justicia para estos casos.

A juicio de la diputada de Demócratas, autora de la iniciativa, “eso habla que desde el Congreso sí hay un espíritu de apoyar de alguna manera el reconocimiento no solo en la palabra, sino que también en compensaciones económicas y apoyo tanto de salud mental como física”.

Exconscriptos de la dictadura recuerdan a Franco Vargas

Para los exconscriptos, el caso de Franco Vargas, joven fallecido durante un ejercicio militar en Putre, es fiel reflejo de que los maltratos se extienden hasta la actualidad.

Nelsón Castillo Gaete, hoy de 62 años, estuvo entre los años 80 y 82′ en el regimiento N°24 “Huamachuco“, mismo al que perteneció el joven.

Castillo estuvo en Putre, construyendo un puente bailey, pero también en plena frontera producto del conflicto Perú – Bolivia. Soportó grados entre 28 y 30 bajo cero, solo alimentándose de ración de combate.

Sufrimos apremios ilegítimos, golpes, todo lo que se podía hacer porque a nosotros nos prepararon para la guerra. Esa fue la preparación que tuvimos nosotros como niños y varios de mis amigos, colegas, tienen muchas secuelas”, afirmó.

Nelsón, en particular, cuenta que “de repente despierto asustado por lo que vivimos. No pesadillas, sino que revivo todo lo que vivimos y salto en la cama. Mi señora me dice ‘¿qué te pasa?’ y yo le digo no sé, porque no me va a entender lo que me pasa tampoco”.

exconscriptos de la dictadura.

Exconscriptos de la dictadura: Nelsón Castillo Gaete (izquieda) y el Pequinés (derecha).

“Yo tengo un golpe en el tórax, tengo quebrada la nariz por los golpes que me dieron, pero yo en mi relato personal no lo dije porque no me gusta acusar a nadie, pero, si usted me pregunta, sí tengo salido mi tórax, me extendieron las costillas y tengo quebrada mi nariz. Incluso tengo una foto donde muestro cuando estuve en enfermería y el que está al lado es el Pequinés, a quién le golpearon mucho, usted ve las secuelas ahí”, añadió.

En esa línea, Nelsón Cornejo exhortó a entregar respuestas a este tipo de casos considerando que “son daños que a la larga ellos los van a tener psicológicamente por muchos años, como los tenemos nosotros. De la época del 73′ hasta ahora todavía, si nosotros nos reunimos a conversar sobre el tema nuestras lágrimas corren porque son daños que no se pueden olvidar”.

“Nosotros no llegamos a un consenso en decir qué es lo que está pasando con las Fuerzas Armadas, por qué no cambian la forma de preparación porque uno cuando ingresa al servicio militar es para prepararse en caso de guerra externa, pero no que la guerra sea interna, que a ti te maltraten”, cuestionó.

Síguenos en