Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de julio de 2024


Escritorio

Ucrania: con apoyo de Washington ataca territorio ruso

Columna de opinión por Pablo Jofré Leal
Viernes 28 de junio 2024 15:54 hrs.


Compartir en

Cumpliendo el mandato de Estados Unidos y aquellos países europeos que le han suministrado armas autorizándola a atacar territorio ruso, el régimen kievita lanzó misiles ATACMS contra la ciudad de Sebastopol en la península de Crimea asesinando a cinco civiles, entre ellos tres niños y 153 heridos – 40 de ellos niños – la tarde del domingo 23 de junio. Los misiles cayeron en centros recreativos situados en la playa de esta esta ciudad y otras infraestructuras civiles.

La cantidad de víctimas hubiese sido mayor sino se hubiesen interceptado, por el escudo de defensa ruso, cuatro de los cinco misiles lanzados por Ucrania. Un quinto misil cayo en una zona donde centenares de personas celebraban una fiesta religiosa.  Fragmentos de estos misiles interceptados terminaron cayendo en la zona costera del barrio de Uchkuevka – ubicado en la parte norte de la ciudad de Sebastopol, donde se encuentra una de las playas más grandes y concurridas d ela ciudad en el inicio de la temporada estival.

El ejército ucraniano, con guía de personal militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) drones especialmente aptos para estas faenas, unido a datos de reconocimiento otorgados por la red satelital militar de Estados unidos y los suyos, utilizó los mencionados misiles tácticos ATACMNS dotados de municiones de racimo, que permiten abarcar un radio de acción de varios centenares de metros y con ello generar la mayor cantidad de muertos, heridos y destrucción posible.

El MGM-140 ATACMS (Army Tactical Missile System) es un misil balístico superficie-superficie que es fabricado por la empresa estadounidense Lockheed Martin. Utiliza un propulsor con combustible sólido, mide aproximadamente 4 metros de longitud y un diámetro de 70 centímetros. Cuenta con una ojiva WDU-18 de 226 kilogramos de explosión fragmentada. Este misil se une a los proporcionados por Gran Bretaña hace ya medio año, el llamado Storm Shadow y que proporcionan un poder de fuego que Rusia debe contrarrestar con prontitud y acciones que no dejen lugar a dudas que su respuesta a la utilización de estas armas de la OTAN tendrá una respuesta efectiva como ya se está haciendo con el uso de las poderosas bombas FAB-500, misiles hipersónicos Zircon. Misiles Khinzal entre otros que son lo más avanzado en materia de tecnología militar misilística del mundo.

El misil ATACMS utilizado en Sebastopol es el modelo actualizado de aquellos que el Pentágono ha entregado a Kiev y  alcanza los 300 kilómetros de acción efectiva con un sistema de navegación mediante GPS y puede ser lanzado tanto  desde una plataforma de lanzamiento múltiple estilo M270 o mediante un sistema de misil de artillería dotado de gran capacidad de movilidad conocidos como HIMARS que también ha sido entregado profusamente por Washington con autorización directa del presidente estadounidense Joe Biden desde febrero pasado con la idea de cambiar la correlación de fuerzas ante un ejército ucraniano que cada día pierde más y más efectivos en una guerra que sólo se mantiene gracias al apoyo financiero y militar de Estados Unidos y la OTAN interesados en debilitar a la federación rusa.

Lo mencionado, bajo el marco de una estrategia de impedir el desarrollo de un sistema multilateral junto a la república Popular China, los miembros de los países BRICS y aquel sur global, partidarios de un cambio geopolítico y económico global. El fin no es la defensa de Ucrania, país que simplemente es el cordero que marcha al matadero para servir de testaferro de los intereses de ese mundo occidental a la baja. Un régimen ucraniano que sigue usufructuando de una narrativa de “victorias pasadas” de tal forma de seguir recibiendo el apoyo multimillonario en dinero y armas de los países miembros de la OTAN que no impiden la sangría permanente de efectivos y equipo militares lo que genera el cambio de dirección de sus ataques a las fuerzas rusas, atacando ahora en forma masiva a objetivos civiles. Una estrategia que pretende no sólo afectar a la población civil rusa, sino que generar una respuesta contundente de Moscú que le permita a la propaganda occidental incrementar los ataques políticos contra el gobierno de Vladimir Putin.

Washington Alienta el terrorismo contra Rusia

La hipocresía estadounidense frente a este ataque terrorista es descomunal. Es quien autoriza a su testaferro kievita atacar territorio ruso y luego afirma a través del portavoz del Pentágono, Patrick Ryder  “Estados Unidos no quiere que se produzcan muertes de civiles y discutirá este asunto con Kiev…hemos sido muy claros con nuestro aliado sobre que no queremos ver víctimas civiles…” (1) Para rematar la hipocresía Ryder, a pesar de las imágenes de la muerte de cinco personas, entre ellos niños y centenares de heridos declaró que “el Pentágono no tiene información que se hayan generado muertes de civiles” declinado, igualmente entregar una respuesta a los periodistas presentes si Washington proporcionó apoyo de inteligencia y datos sobre objetivos a agredir en territorio ruso. Cuestión que es una perogrullada, pues es algo que han hecho desde el inicio del conflicto bélico en febrero del 2022.

Por su parte, y como parte de la comedia de mentiras e hipocresía del gobierno estadounidense otro portavoz del Pentágono, el mayor Charlie Dietz, aseveró que Ucrania “toma sus propias decisiones sobre los objetivos y dirige sus propias operaciones militares”. Las mentiras crónicas de Estados unidos lo están llevando a un callejón sin salida y a la posibilidad cierta de un enfrentamiento directo con Rusia. El Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó que se enviaron misiles ATACMS de largo alcance a Ucrania para su uso dentro de su territorio “Puedo confirmar que Estados Unidos proporcionó a Ucrania ATACMS de largo alcance por indicación directa del presidente”, declaró a la prensa Vedant Patel, portavoz del Departamento de Estado el pasado mes de abril (2) lo que demuestra que aquella idea peregrina de sólo ser usados en territorio ucraniano es una hipocresía monumental.

Las acusaciones contra el gobierno estadounidense de apoyar en terreno los ataques kievitas contra Rusia vienen de los propios Estados Unidos. Efectivamente, Scott Ritter, un ex oficial de inteligencia del cuerpo de marines de ese país señaló que el ataque de Ucrania contra ciudad rusa de Sebastopol es un acto de terrorismo norteamericano “Dado que los misiles operativos tácticos ATACMS no pueden ser desplegados por los ucranianos sin un amplio apoyo de inteligencia por parte de Estados Unidos, esto es un acto de terrorismo de Estados unidos contra Rusia” declaró el experto en análisis militar. Ritter también dejó entrever que el atentado en Daguestán (en el Cáucaso Norte) el domingo 23 de junio es parte de los trabajos de desestabilización del régimen estadounidense “la Agencia central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés ha recurrido históricamente a tratar de engendrar una división entre los segmentos musulmán y no musulmán de la sociedad rusa” que explica este deleznable acto de terrorismo. Idea que ha fracasado una y otra vez.

El ministro de Defensa ruso, Andréi Beloúsov, advirtió al jefe del Pentágono, Lloyd Austin, del peligro de una escalada del conflicto en Ucrania debido a las continuas entregas de armas estadounidenses a Kiev (3). La cancillería rusa, por su parte señaló con firmeza y en base a sus investigaciones de inteligencia y manejo de información sobre el ataque perpetrado que “todas las tareas de vuelo de los misiles fueron introducidas por especialistas estadounidenses sobre la base de sus propios datos de reconocimiento por satélite…un dron de reconocimiento estadounidense RQ-4 Global Hawk patrullaba los cielos cercanos a Crimea” entregando de ese modo datos preciso respecto a los blancos a atacar. Para Moscú, y con toda razón Washington tiene la misma responsabilidad que el régimen de Kiev en esta atrocidad” Esta acción genera la necesidad y la validez que las fuerzas rusas restrinjan absolutamente el vuelo de aviones, drones y la presencia de fuerzas hostiles de la OTAN en las cercanías de su territorio ampliando el peligro de un enfrentamiento mayor. Estados Unidos y los suyos con sus provocaciones están buscando la horma de su zapato.

La agresión ucraniana contra la población civil rusa en Crimea se dio en forma intencionada en plena conmemoración de la fiesta ortodoxa d ela Trinidad y ha sido considerado por el gobierno ruso como un “crimen ritual” como ejemplo del profundo odio que el régimen neonazi ucraniano profesa contra Rusia y su cultura. La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, portavoz de la cancillería rusa anunció el inicio de una investigación por delitos de terrorismo tras condenar este ataque en una fecha “elegida específicamente por Kiev para cometer un crimen ritual contra la población rusa. Vamos a perseguir una condena internacional. Haremos todo lo posible para que la comunidad internacional sea notificada de los últimos crímenes del régimen de Kiev”

Es indudable que el régimen kievita decidió este “crimen ritual” un ataque que constituye un crimen de lesa humanidad sólo después de obtener el visto bueno de Washington y como un acto desesperado frente a miles de bajas militares y equipos de guerra en los últimos días con ataques exitosos contra las fuerzas ucranianas (4). El régimen de Zelensky (cuyo mandato terminó el pasado mes de mayo, pero sigue ilegalmente en el poder) cree que quedará en la impunidad protegido por sus padrinos occidentales. La respuesta rusa puede ser demoledora y eso lo sabe Zelensky y su equipo de asesores ucranianos, estadounidense y miembros de la OTAN, que se han apoderado del gobierno de Ucrania.

Ese apoyo ha significado, igualmente, el ataque a ciudades rusas como Bélgorod y sus regiones adyacentes. Kursk en la zona fronteriza con Ucrania, incluso el ataque peligrosísimo para el conjunto de Europa de la central nuclear de Zaporozhie que puede implicar una catástrofe de proporciones. Todo ello muestra evidente que el mundo debe enfrentar al régimen ucraniano y su carácter terrorista, demostrado no sólo en estos hechos, sino que su política de exterminio contra la población rusoparlante del Donbás, desde el año 2014 a la fecha, que ha generado más de 25 mil muertos y decenas de miles de heridos en las repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

La situación de agonía del régimen de Zelensky – cuyo mandato expiró el pasado mes de mayo – la estrategia de desestabilización contra rusia llevada a cabo por Washington y los suyos sólo prolonga la guerra e función de los intereses hegemónicos de occidente. Y, para eso la sociedad ucrania es sólo una pieza, parte de un domino e que los muertos y heridos por miles los pone el ejército ucraniano con una población que prefiere huir de Ucrania que servir de cordero al matadero.

Pablo Jofré Leal

  1. https://actualidad.rt.com/actualidad/513840-pentagono-reacciona-ataque-ucraniano-sebastopol
  2. https://www.infobae.com/america/mundo/2024/04/24/ucrania-utiliza-misiles-de-largo-alcance-proporcionados-en-secreto-por-eeuu-para-atacar-zonas-controladas-por-rusia/
  3. https://actualidad.rt.com/actualidad/513981-advertencia-ministro-defensa-ruso-jefe-pentagono

Rusia en la semana del 17 al 20 de junio eliminó a 2165 militares de Ucrania. Destruyó, además, equipo militar de Estados Unidos, Alemania y Reino Unido en todos los frentes de la guerra entre ambos países. El Ministerio de Defensa de Rusia señaló

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.