Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de julio de 2024


Escritorio

Ausencia de proyectos de vida personal y escasez de relevo: estudio evidencia la realidad de las cuidadoras en Chile

La investigación expone que los trabajos de cuidados tienen un impacto en la salud mental y física de quienes las realizan. “El cuidado es una necesidad humana y es un derecho, pero no es una obligación de las mujeres", destacó la ministra Orellana.

Diario UChile

  Jueves 4 de julio 2024 14:09 hrs. 
Ministra Antonia Orellana.Foto: Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

Compartir en

En el marco de la implementación del Sistema Nacional de Apoyos y Cuidados “Chile Cuida”, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Antonia Orellana Guarello, presentó los resultados de un estudio cualitativo sobre las experiencias de mujeres que realizan trabajo de cuidados no remunerados a personas con discapacidad o dependencia severa.

A partir de esta investigación se identificaron diversas necesidades de las cuidadoras que están estrechamente relacionadas con su rol, tales como la falta de reconocimiento de su trabajo, la escasez de relevo para la realización de tareas del día a día, la ausencia de proyecto de vida personal y la necesidad de capacitación idónea.

Además, en la investigación se relevaron algunos de los efectos que ellas manifiestan en su salud física y mental, así como también temáticas relativas al aislamiento social derivado de la falta de tiempo para relacionarse con otras personas, como amigos y vecinos.

El cuidado es una necesidad humana y es un derecho, pero no es una obligación de las mujeres. Por lo tanto, desde la perspectiva de la autonomía, por primera vez estamos dejando consagrados, en el proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Cuidados, derechos para las personas cuidadoras no remuneradas”, señaló la ministra de la Mujer, Antonia Orellana.

Cuidadora. Foto: Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

Cuidadora. Foto: Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

En esa misma línea, la secretaria de Estado señaló que “las conclusiones de este estudio apoyan varias de las acciones que estamos realizando a través del sistema Chile Cuida, como por ejemplo, la creación de 100 Centros Comunitarios de Cuidado que inauguraremos bajo nuestro gobierno, a propósito de la necesidad de espacio y tiempo para actividades personales y de expansión de la red local de apoyo”.

La autoridad señaló que estos resultados también plantean nuevos desafíos, “que tienen que ver con la autonomía económica y los proyectos de vida de las mujeres una vez que dejan de cuidar, que es en lo que nos vamos a centrar como Ministerio de la Mujer”.

Lylian Mires, jefa de la División de Estudios y Capacitación del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, destacó, dentro de los resultados de este estudio, el deterioro de la salud física y mental de las cuidadoras, además de la alta carga de trabajo de quienes realizan estas tareas.

“Hay una gran demanda de reconocer este trabajo y darle la visibilidad necesaria, pero fundamentalmente como un trabajo pesado, con todo lo que ello implica”, señaló.

Resultados del estudio

De acuerdo con los resultados de este estudio, la experiencia de cuidar es una experiencia de vida. En promedio, las mujeres que participaron del estudio han cuidado de personas con discapacidad severa (PcDDS) por 10,2 años y hay un número significativo de mujeres que comenzaron a cuidar desde la infancia (a partir de los 10 años, aproximadamente), a sus hermanos, a sus padres -incluso- o a sus abuelos.

En algunos casos, ellas se han hecho cargo, de manera sucesiva o combinada, del cuidado de hermanas, hijos, nietos y esposos, desarrollando una trayectoria de vida totalmente abocada al cuidado de otras personas. Así, su vida completa ha estado supeditada al trabajo de cuidados no remunerados y la vida personal no logra hacerse un lugar diferenciado y diferenciable.

Presentación del estudio "Experiencias de vida de las cuidadores: autonomía económica y expectativas". Foto: Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

Presentación del estudio “Experiencias de vida de las cuidadores: autonomía económica y expectativas”. Foto: Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

El trabajo de cuidados asumido en edades tempranas afecta la continuidad de estudios técnico-superiores y con ello las posibilidades de empleabilidad futura en condiciones laborales que permitan una buena calidad de vida. Asimismo, largos períodos fuera del mundo laboral implican pérdida de competencias y de trayectorias demostrables para reinsertarse.

Las conclusiones de esta investigación también subrayan cómo el rol del cuidado afecta las rutinas diarias y la distribución del tiempo entre las mujeres que lo desempeñan. Así, las entrevistadas declaran que dedican 11.3 horas diarias a estas labores, contrastando con las 1.8 horas que sus familiares destinan a este trabajo en la semana. En tanto, el fin de semana, ese número asciende apenas a las 2.5 horas; evidenciando la falta de relevo y la ausencia de corresponsabilidad en los cuidados.

Esta sobrecarga de trabajo no solo impacta en la cantidad de tiempo disponible para actividades personales y de ocio, sino también en la posibilidad de las cuidadoras para mejorar su calidad de vida. Mientras que las mujeres en general – de acuerdo a la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT)- dedican 5,9 horas diarias a aficiones, deportes y vida social; las entrevistadas en este estudio afirman que pueden asignar solo 3,2 horas a estas acciones, incluyendo a aquellas relacionadas con su cuidado personal, como ducharse y comer.

A eso, se suma el aislamiento social provocado por el escaso y esporádico contacto que tienen con sus vecinas y vecinos, lo que agudiza la falta de redes de apoyo para los cuidados.

El trabajo de cuidados también incide en su salud de manera significativa. En ese sentido, del total de cuidadoras entrevistadas, el 33.3% reconoce enfrentar problemas de salud física, mientras que el 70.8% declara tener dificultades de salud mental. Así, se visualiza que ambas dimensiones empeoran considerablemente en comparación al estado de salud previo al inicio de los cuidados. Además, muchas mujeres sostienen haber asumido estas responsabilidades mientras atravesaban condiciones psicológicas complejas, exacerbando aún más dichas situaciones.

En conclusión, este panorama genera que a las cuidadoras les resulte complejo visualizar el futuro y plantearse un proyecto vital sin el actual trabajo de cuidados. “La inmediatez y la sobrecarga del día a día, la falta de certidumbre respecto a la evolución de la o las personas cuidadas, la ansiedad y el temor por la potencial pérdida o por la posibilidad de dejar al destinatario del cuidado en la desprotección, y el despoblamiento de la vida presente de todo aquello que no sea los cuidados, despoja a las mujeres cuidadoras de un proyecto personal”, revela el estudio.

Este estudio será un insumo para la implementación de Chile Cuida y para la tramitación del proyecto de Ley que crea el Sistema Nacional de Cuidados, que comenzó su tramitación en el Congreso a mediados de junio y que busca dar respuesta a las necesidades de las más de 700.000 personas que desempeñan este rol en todo el país.

La investigación -cuyo trabajo de campo se desarrolló entre enero y febrero de 2024- contó la participación de 24 mujeres a quienes se les entrevistó en profundidad para comprender sus perspectivas entorno a esta responsabilidad y la incidencia de este trabajo en su autonomía económica y expectativas de vida futura.

Revisa el resumen detallado del estudio:

Síguenos en