Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de julio de 2024


Escritorio

Vuelta del receso invernal: recomendaciones para la adaptación de la rutina de niños y niñas

De cara al termino de las vacaciones de invierno y el regreso a los jardines infantiles, la JUNJI Metropolitana entregó una serie de consejos para mejorar los procesos de adecuación de los más pequeños.

Diario UChile

  Viernes 5 de julio 2024 16:24 hrs. 
Jardín infantil.Foto: Dirección Regional Metropolitana de la JUNJI.

Compartir en

Pronto niños y niñas vuelven al jardín infantil luego del receso invernal, y lograr que vuelvan a adaptarse a la rutina muchas veces puede significar un desafío para las familias. Por ello, desde la JUNJI Metropolitana entregaron recomendaciones de hábitos saludables que pueden incorporarse dentro de las prácticas cotidianas en el hogar.

Dentro del jardín infantil, los niños y niñas aprenden hábitos saludables para su desarrollo cognitivo y relacional. Sumado a esto, se les estimula a realizar acciones por sí mismos, como tomar su plato y colocarlo en la mesa a la hora de ingesta, o sentarse en la silla para comer, actividades cotidianas que van forjando su autonomía.

Para la directora metropolitana de JUNJI, Mónica Morales, el que niñas y niños retornen a los establecimientos de educación parvularia de la región se considera fundamental: “Ya que en nuestras unidades educativas descubren mediante sus ámbitos de interés, como lo es el juego, los cantos, el dibujo, y gracias al rol mediador de las profesionales estos descubrimientos se transforman en aprendizajes a edades tempranas. Estas prácticas estimulan el desarrollo de sus habilidades blandas de autonomía, socialización y le inculcan valores fundamentales como el respeto, tolerancia y empatía con sus pares”, explica.

Desde la Subsecretaría de Educación Parvularia, se promueve el ejercicio de la rutina en diferentes apartados asociados al desarrollo integral de los niños y niñas, como lo son los hábitos ligados al sueño, el autocuidado y la alimentación.

En cuanto a las prácticas que las familias pueden aplicar para una mejora en los hábitos de sueño en sus hijos e hijas se encuentra la conformación de un espacio con baja iluminación, calefacción cálida y un ambiente tranquilo, que puede ser propiciado con la inclusión de música, masajes y cantar canciones de cuna con una voz suave. Pero también debemos prestar atención a los horarios de sueño de los niños y niñas, pues una extensión de este puede ocasionar fatiga e irritabilidad, por lo tanto, es recomendable mantener siempre la hora a la que se acuestan y se levantan con respecto a su período de asistencia al jardín infantil.

Siguiendo con los hábitos de autocuidado, desde la experiencia de JUNJI en educación parvularia se releva la importancia de que los padres, madres y tutores prestan atención a los intereses de los niños y niñas, para lograr un mayor compromiso en el aprendizaje, como puede ser el crear una canción del lavado de manos y de dientes, o diseñar juegos enfocados en sus gustos, para hacer más ameno su encuentro con estas experiencias.

Además, es fundamental poder involucrarlos en la preparación de algunas de sus comidas, ya que esto les permitirá desarrollar conocimientos, habilidades y actitudes en torno a los alimentos, las preparaciones y las instancias de interacción social.

Entrando en sus hábitos de alimentación, es importante retomar los horarios de ingesta que se dan en el jardín infantil, considerando las señales de hambre y saciedad que presenten sus hijos e hijas. En esta línea, es también fundamental replicar las acciones realizadas al momento de comer, como lo es la exploración sensorial con sus manos, la exposición a diferentes texturas, olores, sabores y colores en los alimentos, para que puedan desarrollar una mayor amplitud de tolerancia a las comidas.

En concordancia con lo anterior, es importante para el desarrollo de una amplitud alimentaria, el no incluir en la dieta de los niños y niñas, alimentos procesados y con altos niveles de azúcar o sal, puesto que, como lo señala la Encargada de la Oficina de Estilos de Vida saludable de JUNJI Metropolitana, Francisca Oyanedel“Además de que significan un daño para su salud, les aumenta su umbral del sabor, por ejemplo, si les vamos a ofrecer unas cabritas, que contienen mucha azúcar en contraste con una manzana, el sabor dulce de esa manzana no se compara a lo que el niño experimentó con las cabritas. Por lo tanto, el niño después va a elegir los alimentos que tienen más azúcar al probarlos, y probablemente no esté dispuesto a comer las comidas que estén bajo ese umbral, pues ya lo tiene muy alto”.

Asimismo, la JUNJI invito a padres, madres y tutores a revisar la dinámica familiar e incorporar estas recomendaciones para apoyar de mejor manera a las niñas y niños su retorno al aprendizaje, el juego, la socialización y el cuidado integral que reciben en las salas cuna y jardines infantiles.

Síguenos en