Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de diciembre de 2017

Escritorio
Pablo Varas

Baltazar Garzón

Pablo Varas | Lunes 27 de febrero 2017 8:11 hrs.

Baltazar Garzón dejó para la historia, y el aun inconcluso desarrollo de la humanidad en asuntos del Derecho Internacional cuestiones meridianamente claras. Español que conoce la historia de su país y que desde un tribunal pretendió reconstruir los pedazos que dejaron Franco, el ejército y la iglesia en millones de hombres republicanos que trabajaron para tener un futuro más justo.

La derecha española se ha negado sistemáticamente a reconocer que la institucionalidad fue quebrada por las Fuerzas Armadas, la clase dominante y la iglesia católica. Francisco Franco no era militar al que le sobraran las luces, todo lo contrario, le colocaron a su lado algunos con dos luces más y se lanzó al degüello. Pueblos enteros fueron pasados por las armas, con mayor intensidad en el País Vasco, Cataluña. El tiempo se niega a borrar las murallas de los cientos cementerios que tienen marcadas las balas para los miles de fusilados. Algún lugar en Andalucía guarda a García Lorca.

Millones de españoles se fueron de este mundo sin saber el paradero de sus familiares, igual que en Chile. Buscaron en la justicia alguna respuesta pero esta se las negó, y es así porque la toga está diseñada por la clase dominante. La criminalidad siempre se ha sentido victoriosa y defiende su pasado criminal, vistiéndolo de un supuesto progreso y aporte a la civilización.

Baltazar Garzón mantenía que en los bordes de los caminos, las cunetas de la España seca como decía Neruda, deberían ser abiertos para encontrar esos cientos de miles de nombre que circulan entre boca y boca, de la batalla en el pueblo vecino y de como un franquista abrazó a un traidor por haber cumplido con la patria y juntos entonaban el cara al sol.

Hace ya algunos años y justamente Baltazar Garzón, inicia un proceso de investigación en una gran trama de corrupción, enorme en los últimos tiempos y que estaba ligado al Partido Popular, esa derecha rancia y de sacristía española, Mariano Rajoy y todo su ejército de corruptos… CASO GURTEL.

En la Comunidad Valenciana que estaba al mando de una alta autoridad, una empresa estaba bendecida para ganar todas las propuestas, habidas y por haber. Como hombres de misa y sacristía ganaron el encuentro del Papa con los jóvenes, más que varios millones de euros. Exposiciones de Valencia por todo el mundo, y aparecía la fábrica de dinero negro del PP. Barato se entregó el presidente de los valencianos, le pagaban con ternos confeccionados a la medida, todas las autoridades eran retribuidos con autos de alta gama, joyas, carteras famosas y dinero. Los corruptos fueron interrogados por Baltazar Garzón y evidentemente lo negaron todo en un principio, algunos guardaron silencio y prometieron aportar antecedentes para demostrar su inocencia….tema conocido.

Así fue avanzando la investigación de la que fue posteriormente marginado el juez Garzón. Quedaron en evidencia que el financiamiento de unos de los principales partidos políticos españoles, el PARTIDO POPULAR, era sostenido por esta trama de corrupción. TODOS recibían dinero, Mariano Rajoy por ejemplo 9.000 euros para gastos personales, sus ministros cantidades parecidas pero lo medular, la mayor cantidad de euros financiaba al partido. Se debe reconocer eso sí que los ladrones fueron apoyados moralmente por sus compañeros de militancia. Un tal Bárcenas que ostentaba el cargo de tesorero del PP, repartía euros a diestra y siniestra.

La derecha pone el hueso más duro cuando intentan morderla, y para hacer la puerta giratoria se lanzan al cuello de Garzón, con el beneplácito del Consejo Superior de Justicia se le acusa de haber cometido delito de prevaricación en el caso de buscar la verdad en las zanjas de toda España. De haber colocado micrófonos en la sala de los investigados corruptos en sus reuniones con sus abogados. Finalmente con débiles acusaciones Garzón es marginado del ejercicio como Juez.

Hubo alegría en el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, sacar la piedra del zapato permite seguir caminando en la red de corruptela. También Chile, aunque sin hacer sonar la champaña… se alegraron.

El caso Gurtel, así fue caratulado, está llegando a su término. Los militantes del PP deberán ingresar a la cárcel para cumplir su condena. Mientras tanto el PP y Mariano Rajoy gobiernan España, el país de Federico García Lorca, de Miguel Hernández, de Marcos Ana con el apoyo de los socialistas españoles, los hijos de Zapatero y Felipe González, estos últimos convertidos en agentes y lobistas de empresas eléctricas para América Latina.

Para los chilenos Baltazar Garzón acercó la esperanza de la justicia tantas veces negada en Chile. Los familiares de las víctimas de la dictadura militar por primera vez se sintieron acompañados, parecía que finalmente se estaban acercando a la ansiada luz del final del túnel.

Salieron en defensa del dictador todos los concertacionistas. Se dieron la tarea de ir a golpear puerta por puerta, entre ellos Insulza/candidato. Un espantapájaros andante/promesante que Pinochet sería llevado a los tribunales de calle Banderas, no fue así. Finalmente el dictador volvió a la patria que vomitando tuvo que recibirlo para alegría de la casta gobernante y sus más cercanos adversarios.