Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 26 de mayo de 2024


Escritorio

Orientaciones Editoriales Radio Universidad de Chile

RUCH

  Lunes 13 de julio 2020 14:22 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

La puesta en marcha de UChile TV, tras la recuperación de la señal abierta del Canal de Televisión de la Universidad de Chile, durante 2020, hito que se enlaza a la acción de la Radio de la Universidad de Chile, refuerza una historia universitaria que nos enorgullece, cruzada por la creación de medios de comunicación públicos, que han tenido como norte el fortalecimiento del derecho a la información y a la libertad de expresión. Estos valores, nuevamente nos aúnan a la hora de construir orientaciones editoriales que guíen la labor de ambos medios junto al de las Plataformas Multimediales existentes y por desarrollar en el actual escenario comunicacional.

Sin dudas, este contexto dista mucho del escenario que enfrentó el canal universitario, en su primera emisión un 4 de noviembre de 1960, y que cruzó el inicio de las transmisiones radiales en 1922 o en su nueva etapa en 1981. Hablamos de un nuevo escenario tecnológico, nuevas formas en el uso de los medios por parte del público y un nuevo contexto histórico que nos desafía a seguir impulsando cada vez con más fuerza una mejor comunicación con sentido universitario, con la meta de participar del sistema de medios, aportando a la formación de una ciudadanía enlazada, dialogante, informada, activa, participativa y crítica y fortalecimiento el ejercicio cotidiano de la libertad de expresión y creación así como el derecho de todas y todos a la comunicación.

El Canal TV UChile, Radio Universidad de Chile y sus actuales y futuras plataformas digitales comparten la misión de la Universidad de Chile, establecida en su Estatuto.

Así, la Universidad, y con ella sus medios, se proponen “contribuir con el desarrollo del patrimonio cultural y la identidad nacionales y con el perfeccionamiento del sistema educacional del país (…)”, constituyéndose como reserva intelectual caracterizada por una conciencia social, crítica y éticamente responsable y reconociendo como parte de su misión la atención de los problemas y necesidades de éste[1].

Con ese fin, buscan aportar al bien común y “a la formación de una ciudadanía inspirada en valores democráticos, procurando el resguardo y enriquecimiento del acervo cultural nacional y universal”.

De esta forma, los medios de comunicación de la Universidad de Chile rigen su quehacer por los valores institucionales de tolerancia, pluralismo, equidad, independencia intelectual y libertad de pensamiento, así como también del respeto, promoción y preservación de los derechos humanos; aportando a la construcción de un mejor país para todas y todos desde una óptica republicana y democrática.

Con ello en vista, nuestros medios dialogan y se abren al espacio público desde la autonomía propia de un medio universitario, como una nueva alternativa en el sistema de medios de comunicación, conscientes en la tarea de fortalecer la cultura, el pluralismo, la inclusión, la equidad de género  y la diversidad temática; enlazado a los territorios: sumando nuevos rostros, estéticas, historias y representaciones; en la expectativa de fortalecer el diálogo entre los públicos, los medios  y la universidad.

Entendemos entonces a la comunicación como un espacio de interacción bidireccional -entre pares- es por ello que nos dirigimos a las y los ciudadanos, a espacios organizados de todos los ámbitos y visiones, al mundo público y privado, conscientes de su rol activo en la construcción del bien común.

Nos definimos como medios públicos en el entendido de éstos como espacios  que superan intereses particulares, lugares en el que participan, se  encuentran y reconocen diversas culturas, visiones, opiniones. Espacios que fomentan el intercambio y deliberación socio cultural; un medio que, en tanto público, promueve y profundiza el ideal democrático de la nación.

Medios culturales que aúnan a quienes habitamos esta tierra: para mirarnos, reconocernos y construir comunidad, espacio que apela a la necesidad eterna del ser humano de compartir su mirada con sus semejantes y en ese acto, sentirse parte de una comunidad y compartirla también con las siguientes generaciones.

Nos proponemos así desarrollar un ejercicio comunicacional y periodístico riguroso, autónomo e independiente, en los que prima el análisis en profundidad y las discusiones pluralistas que dan cuenta de los cambios sociales y políticos del país, de las diversas voces y visiones; que dialogan de forma permanente con las necesidades y opiniones de sus audiencias.

Nuestros medios proyectan el quehacer de todas las disciplinas universitarias, sin distinción ni priorización temática particular y en diálogo con otras instituciones y organizaciones, entendiendo a la divulgación del quehacer universitario como un eje fundamental en el desarrollo  de las funciones universitarias, pero en permanente sintonía con la comunidad-sociedad a fin de crear una conexión con el país, a todo nivel: político- social, educación, salud, científico e innovación, económico, cultural.

Nos proponemos del mismo modo activar el espacio para el arte, la cultura y el patrimonio, aumentando el acceso, conocimiento y comprensión a las diversas manifestaciones de éstas, hoy menos visibilizadas.

Proponemos fortalecer el conocimiento y difusión social del desarrollo científico, la innovación, la salud, las letras, las humanidades y de todos los espacios disciplinarios con perspectiva divulgativa, no experta, intentando tender puentes entre la academia y el público masivo, buscando aumentar el interés tanto de los públicos, como de nuestra propia comunidad en el entendido del deber de divulgación de nuestro quehacer con perspectiva educativa.

Nuestros medios acompañan el desarrollo social y cultural, con ello en vista aspiramos a estar en la vanguardia, transformándonos en verdaderos laboratorios comunicacionales que exploran nuevas formas de diálogo entre la tradición y la innovación, espacio permanente que genera nuevas ideas, contenidos, lenguajes, formatos, miradas y en que las formas colaborativas de construcción de conocimiento también tienen cabida.

Asumimos así la tarea de construir un espacio mediático distinto, no existente hasta hoy, de radio y televisión pública, que se ancla en un nuevo trato y acuerdo tanto respecto de las formas de creación de contenidos así como una nueva relación con las audiencias y territorios en que se despliega sus acciones.

Como en todo proceso de aprendizaje, nos atrevemos al intento, a la prueba, a la experimentación temática como tecnológica, a cuestionar las formas de hacer televisión, radio y comunicación digital; probando nuevos contenidos, actores y voces del quehacer nacional, ensayando nuevos lenguajes y nuevos formatos, y explorando nuevas relaciones con la audiencia; buscando en cada nueva formulación el cumplimiento de altos estándares de calidad.

Nuestra programación dará cabida al patrimonio existente en la Universidad, en diálogo con su entorno socio-histórico, poniendo en valor archivos audiovisuales, gráficos y de sonido, relevando el quehacer de las áreas disciplinarias cercanas como el periodismo, el diseño, las letras, el arte así como los espacios de experimentación medial que se da en otras instancias universitarias; todo este crisol de ideal nos permitirá  generar al mismo tiempo programación original en que se combinan lo tradicional con lo experimental; en diálogo y colaboración constante con la sociedad general.

Queremos invitar a nuestra propia comunidad universitaria -funcionaria, estudiantil, académica- a hacerse parte de sus medios, a atreverse a comunicar, a innovar juntos. También a dejarnos arropar y ser interpelados por las audiencias.

Convocamos finalmente a nuestras audiencias a desafiarnos, a exigirnos y a participar activamente en esta construcción colaborativa que es el hacer comunicación.

Síguenos en