Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de diciembre de 2017

Escritorio

Piñera sacó del closet a Pinochet

Pablo Varas |Cartas al Director |Viernes 31 de marzo 2017 7:25 hrs.

Señor Director:

“No es sorpresa porque es la misma base electoral” María José Hoffman. Diputada RN.

“Yo respeto profundamente la libertad”. La misma diputada.

Posiblemente para algún chino perdido en los bosques de la China, haber escuchado en apellido del dictador de Chile 1973 – 1990, el día en que en un baño de masas el empresario Piñera hacía público su interés por volver a La Moneda no habría entendido nada, absolutamente nada.

Piñera sabe que se encuentra siendo investigado por una larga lista de eventuales delitos, práctica en su vida que tiene en larga data, el mismo chino no habría entendido absolutamente nada. Como se le explica que aquel canoso personaje que tanto gusta del dinero y la publicidad, quiere volver a la presidencia de un país para seguir regalándolo a sus amigos, familia y conocidos, porque así es la cosa.

Posiblemente conociendo la vieja sapiencia de los chinos, diría que para que aquello no suceda la tarea es de todos contra Piñera. Pero ese es otro asunto.

La cuestionada/fraudulenta/delictuosa Ley de Pesca, que redactaron en conjunto su amigo Pablo Longueira y los gerentes de las pesqueras, para posteriormente fuera votada en un parlamento absolutamente corrupto, sobornado hasta el cansancio por los dueños de todos los pescados en el mar que intranquilo nos baña, y donde recibieron dineros UDI/RN/PS/PPD/PDC, sigue gozando de muy buena salud. La inmensa mayoría de chilenos, como dicen los profesionales de la política para justificarse, esperan un gesto de patriotismo, algo que se anteponga al entreguismo de mendigos/diputados/senadores/subsecretarios que viven de los dineros fiscales.

No hay que hacer el listado de los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas, para esos está el Informe Verdad y Reconciliación. No hay que publicar los nombres de los más de 30.000 chilenos torturados, para eso está el Informe Valech. No hay que analizar en extrema profundidad el actual modelo económico imperante en Chile, basta saber que el 1% se reparte/controla/administra más de la mitad de Producto Interno Bruto.

Piñera es Pinochet, aunque niegue su voto por el SI. Su trayectoria como empresario significó el aprovechamiento y usufructo de todas las puertas y ventanas abiertas que le regalaron las Fuerzas Armadas para que un grupo de granujas se apoderara de gran parte del patrimonio que es propiedad de todos los chilenos. Pero un país para ellos no fue suficiente. Lo dejaron amarrado institucionalmente para beneficio de ese pequeño sector en el cual operan a su regalado gusto los grandes grupos económicos. La foto del actual parlamento los muestra a todos con la risa/mueca del binominal, algunos por votos y otros por omisión, herederos todos.

Si, tenían razón lanzar gritos a favor de Pinochet. Ellos son los herederos de la dictadura, son los pasivos cómplices que guardaron silencio frente a los horrores cometidos. Cerrados los ojos en recuerdo/homenaje a Ponce Lerou. Allí estaban los Longueira, los Novoa llorosos, los Orpis, los Moreira con su raspado de la olla y el bastón de su tata, las esposas de Délano y Lavín con sus carteras llenas de boletas falsas, Zalaquet con sus añejados canapés, Golborne con su platita escondida para no pagar impuestos en Chile, los Silva, los Coloma, los Ulloa con sus amigos pesqueros, Wagner y su cuñada, Jacqueline VR con su nota 7 en ortografía, Essasi y su secretario, las secretarias de la UDI, Velasco con una boleta por un almuerzo de 20 millones de pesos, ella, la Ena y su circo recorriendo Valdivia. Largo es el listado de mudos a la hora de colocarse frente a la historia. De corbata y bien planchados estaban los que se callan cuando llegan a los tribunales de justicia para dar explicaciones por delitos tributarios, por haber robado dinero fiscal.

La diputada de RN apellidada Hoffman tiene toda la razón, confirma lo que siempre se dice: Piñera es el Pinochetismo, un celoso guardián de lo heredado. La base electoral de Pinochet fueron sus votantes del SI, así que Chile sigue aunque les moleste, lo nieguen, lo rechacen, sigue sosteniendo a los del SI y a los del NO, aunque este es otro tema.

Piñera se lanzó al mar. Sabe que tiene comprada las orillas y también pertenencias en las Islas Vírgenes, de dudosa reputación. Lejos quedan la radio Kioto y sus palabras para matar a Evelin y convertirla en chica tonta. Malos recuerdos le trae el Banco de Talca, ese que lo obligó a pasar a la clandestinidad como si de un asaltante del camión lleno de plata en el aeropuerto. Tranquilos duermen los loros tricahue en sus 12.500 hectáreas que tiene guardadas en el sur de su Chile, un país chiquitito sólo para él.

A Pinochet lo enterraron sin uniforme y hasta el cajón goza de buena salud. Sus trajes militares con todas sus medallas de mentiras están guardados en espaciosos roperos de grandes casas en el barrio alto. La capa de dictador igual a la de Adolf y Benito, suele ser bañada bastante seguido con perfume caro, para que la naftalina no cometa pecado y la suave tela no se destiña.

Y los que tiene mucho dinero, pero mucho dinero, mandan a sus empleados para que vestidos de civil vayan a Lo Vásquez a pagar la manda por ellos, así de plata tienen.

Se comenta que un chino anda tratando de comprar una radio Kioto, y un banco que lleva el nombre de una cuidad de la zona central para abrir una cuenta de ahorro.

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl