Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

El fantasma del laguismo sigue merodeando a Guillier

Mientras Guillier intenta desplegar su campaña y fortalecer su candidatura para noviembre, el laguismo se reagrupa y comienza a intensificar sus apariciones públicas, demostrando de paso, que aún está vigente la vieja Concertación, exigiendo solapadamente protagonismo y condicionando apoyos al mejor postor.

Maximiliano Alarcón

  Martes 11 de julio 2017 18:57 hrs. 
alejandro guillier - ricardo lagos

Ricardo Lagos sigue jugando al misterio y no señala si apoyara a un candidato en específico de la Nueva Mayoría antes de la primera vuelta presidencial. En tanto, los referentes de la desaparecida Concertación siguen llamando a abrir los espacios en el comando de Alejandro Guillier.

Últimamente Ricardo Lagos ha ido aumentando sus apariciones. Si bien en abril anunció que bajaba su candidatura presidencial, en las últimas semanas el ex mandatario ha marcado presencia. El siempre citado como “estadista” no deja de referirse a los temas país y nunca deja de ser escuchado.

Y es que en la Nueva Mayoría hay un sector que no olvida. El laguismo está latente, mientras Alejandro Guillier busca aumentar sus números en las encuestas. Este lunes en el ex Congreso Nacional se vivió una cita entre varios referentes de la extinta Concertación.

El sobreviviente más joven de la dinastía laguista, el senador Felipe Harboe, presentó su libro ‘El derecho de vivir seguro’, utilizando una referencia a la histórica canción de Víctor Jara para difundir sus ideas de seguridad pública. El congresista que se desempeñó durante varios años como funcionario de los gobiernos de la Concertación ligado a materias de seguridad, contó con la visita de varios hombres que definieron su camino político, desde esos tiempos en que ingresó a la subsecretaría de Carabineros con treinta años de edad.

En primera fila estaban Ricardo Lagos, Jorge Burgos y Belisario Velasco, además de José Miguel Insulza, quien hizo la presentación del texto.

Hay algo en común en los mencionados ex líderes de gobierno durante esta época de campañas. Todos han apuntado a que falta profundidad programática en la candidatura de Guillier.
El senador Harboe dio su punto de vista: “Todavía no hay espacios de trabajo conjunto, no ha habido instancias de coordinación. Puede ser también porque todavía no se han discutido ideas, nosotros somos más de discutir propuestas concretas. Creo que los chilenos demandan hoy es menos eslogan, menos discurso, y más compromiso”, mencionó.

Tanto Harboe como otros referentes hoy no se encuentran trabajando de lleno en la candidatura de Guillier. Insulza en tanto, que busca ser senador por la Región de Atacama, manifestó que está disponible si es requerido: “Falta elaborar muchas cosas en esa campaña. Hay propuestas interesantes que ha hecho el mismo Felipe. Yo también tenía las mías cuando empecé mi campaña presidencial”, dijo.
Por otro lado, un hombre que no es precisamente laguista, el senador Guido Girardi, reclamó en revista Cosas que falta profesionalizar el comando de Guillier. Además acompañó esto asegurando que fue un error que Lagos dimitiera de su aspiración presidencial, reforzando al bloque que respalda al ex mandatario. De hecho, Girardi se encontraba en la salida del auditorio esperando a Ricardo Lagos. Este último reveló algo de la breve conversación.

Cada uno es dueño de sus cosas. Lo que le dije fue que claramente hace declaraciones y produce inmediatamente algunos temblores, pero me parece muy bien, es parte de la actividad”, manifestó antes de reiterar el “paso” con que hoy evade las preguntas sobre Alejandro Guillier.

Aún es un misterio si el laguismo quiere ir más allá de tener más espacios en el comando de Guillier, pero indudablemente la élite concertacionista se está reuniendo.

Aunque punto aparte, hubo un instante de frialdad el lunes. Antes de comenzar la presentación del libro, las mencionadas ex autoridades conversaron de manera distendida sobre la materia que los reunía. En el centro del salón estaban Harboe con algunos de sus invitados cuando llegó Ricardo Lagos. Aquí el ex presidente se encontró con su ex ministro del Interior, José Miguel Insulza, luego de meses de distancia marcados por la negativa del otrora ministro de apoyar la candidatura de Lagos. El saludo fue frío. La interacción de no más de un minuto y sobre el sistema carcelario de otros países.