Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio
Nacional

Organizaciones acusan que TLC entre Chile y Argentina favorece a grandes empresarios

Nicolás Massai D. |Jueves 2 de noviembre 2017 19:35 hrs.

macri_chile

“No existe hasta la fecha ningún antecedente o estudio serio que demuestre los impactos que han tenido los acuerdos anteriores para nuestras economías”, denunció Esteban Silva, presidente de la Fundación Constituyente XXI.

Claves: , , ,

Fin al roaming y entrada de productos argentinos con tasa cero. Estas fueron dos de las medidas más publicitadas por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, en su reunión en Buenos Aires con su par argentino, Jorge Faurie, para firmar un nuevo tratado de libre comercio que, en teoría, busca incentivar las inversiones y el intercambio de bienes y servicios.

“Nosotros los gobiernos abrimos caminos para que los empresarios los aprovechen”, dijo el jefe de cartera durante el punto de prensa. Asimismo, planteó este antecedente como un avance que repercutirá directamente en la ciudadanía.

“Hemos avanzado de manera sustantiva y real en integración bilateral. Queremos que estos acuerdos sean significativos para la gente. Las empresas chilenas van a poder postular a los contratos públicos de Argentina y viceversa. Y cuando en un año el roaming sea gratis y sea de la misma calidad, se va a notar de manera palpable”, expresó.

Algo que pareció ser celebrado a nivel transversal, tuvo su rechazo en las organizaciones que están en contra de este tipo de medidas. A este lado de la cordillera, por ejemplo, estuvo Chile Mejor sin TLC, colectivo que acusó que con este tipo de tratados los que ganan son únicamente los grandes empresarios.

Así lo comentó Esteban Silva, presidente de la Fundación Constituyente XXI, quien afirmó que éste es un intento de homologar la lógica de libre comercio que tiene la Alianza del Pacífico, los países con economía más neoliberal, abierta y desregulada.

“Homologarlos también a los países de Mercosur que hoy en día tienen una clara orientación de derecha. No solo es innecesario, sino que lo rechazamos, pues además no existen hasta la fecha ningún antecedente o estudio serio que demuestre los impactos que han tenido los acuerdos complementarios anteriores para nuestras economías y, particularmente, para la micro y la pequeña empresa y la producción nacional”, declaró.

Y desde Argentina, Luciana Ghiotto, quien es parte de la Asamblea Argentina Mejor sin TLC, manifestó sus dudas en una dirección similar, indicando que “cuando hablamos de tratados no estamos hablando simplemente de temas comerciales arancelarios”.

“No estamos seguros del texto definitivo, porque el Gobierno no pone eso a disposición, o sea que es un acuerdo negociado completamente en secreto, como suelen ser estos tratados, y no tenemos certeza de qué es lo que comprometió el Gobierno argentino en la negociación con Chile”, dijo.

La activista agregó que se teme que en este acuerdo se involucren otros “capítulos asociados”, sobre todo derechos de propiedad intelectual, porque Chile usa un modelo como el que se negociaba en el TPP, explicó, lo que se habría quedado plasmado en la negociación con Uruguay, en octubre del año pasado, lo que implicó, según Luciana Ghiotto, la incorporación de los derechos corporativos en temas como patentes.