Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio

Álvaro Ramis: la modernización capitalista atenta contra la Fe

P. López y R. Fuentes |Martes 14 de noviembre 2017 20:43 hrs.

1497888282-000pb981

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el teólogo y doctor en filosofía, Álvaro Ramis abordó el contexto religioso que aguarda al pontífice durante su visita al país en enero próximo.

“La crisis de legitimidad que afecta a la Iglesia Católica en Chile es mucho más radical que en otras naciones de Latinoamérica que ha visitado o visitará el Papa Francisco”. Así lo afirmó el teólogo Álvaro Ramis, quien se refirió a los problemas que hoy día afectan al mundo del catolicismo en el país y que se palpan a pocos meses de su estadía.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el también doctor en filosofía indicó que la crisis que afecta al credo religioso es consecuencia del mal manejo heredado desde el mandato de Juan Pablo Segundo y de Benedicto XVI.

Álvaro Ramis admitió que a dos meses del arribo papal existe un bajo interés de la ciudadanía: “Ha habido un proceso de secularización más radical en Chile, alejamiento de la práctica religiosa y que se debe a niveles de modernización capitalista más intensos, de ruptura de comunidades de fe. Existe un proceso de cambio cultural más radical, más profundo, con un criterio propio para juzgar la realidad y no siempre la tradición como fundamento para su práctica de vida de fe, eso se refleja además cuando se evalúa a una iglesia que comunicacionalmente ha trabajado muy mal estos aspectos”, afirmó.

El teólogo criticó igualmente a la comisión organizadora comandada por los obispos de la Conferencia Episcopal, quienes a juicio, desde un principio privilegiaron el tema del financiamiento por sobre los contenidos del discurso que traerá Jorge Bergoglio:

“El personaje es el incómodo, quien va a saltarse el límite de lo que se le está imponiendo y el entorno lo va a neutralizar tratando de dar un mensaje como el que está haciendo, el de la paz les doy, muy tranquilizador, pero poniendo primero la recaudación de fondos por sobre el contenido que el Papa quiere instalar, entonces ahí hay algo que tiene el Papa que sobrepasar para decir algo relevante, sino la visita será un mero acto protocolar, que pasará sin pena ni gloria”.

Ramis expresó que el propio Papa Francisco prefirió agendar su visita a Chile antes que la Presidenta Michelle Bachelet deje el mando. Precisó, que la máxima autoridad de la Iglesia Católica sintoniza más con la mandataria, declarada agnóstica, que con Sebastián Piñera, quien se ha manifestado fiel al credo vaticano.

“El Papa necesita hablar con aquellos que tienen una visión laica, como es el caso del gobierno de Chile, pero que podría ser un aliado estratégico a la hora de llevar adelante la agenda primero con relación a la pobreza, los objetivos de desarrollo sostenible 2030, la agenda de derechos humanos, ecología, que más bien sintoniza en el fondo con los valores que propondría una presidenta como Michelle Bachelet, más que como podría ser llevado adelante por Piñera”, subrayó.

Según consta en el calendario, está previsto que el Papa Francisco aterrice en nuestro país el 15 de enero, pasadas las 20 horas, día que comprende sólo la realización de una ceremonia de bienvenida encabezada por la Presidenta Michelle Bachellet.

El 16 de enero permanecerá en Santiago. Ahí visitará el Palacio de La Moneda, el Santuario Padre Alberto Hurtado, la Catedral Metropolitana y celebrará una misa en el Parque O’Higgins. Ese mismo día se reunirá con personas privadas de libertad del Centro Penitenciario Femenino.

Para el 17 de enero el itinerario continuará en Temuco, donde presidirá una misa en el aeródromo Maquehue. Después, el Pontífice regresará a Santiago para acudir a la Universidad Católica de Chile y sostener un encuentro litúrgico con jóvenes en el Santuario Nacional de Maipú.

A Iquique partirá el día 18 de enero, donde tendrá una reunión masiva con peregrinos a través de una misa que ese efectuará en el sector de Playa Lobito.

Finalmente, la comisión organizadora anunció que todas las actividades masivas requerirán de entradas, serán gratuitas y comenzarán a distribuirse la segunda semana de diciembre.