Diario y Radio Uchile

Año IX, 12 de diciembre de 2017

Escritorio

Frente Amplio

Celso Fabres |Cartas al Director |Miércoles 29 de noviembre 2017 6:19 hrs.

Señor Director:

El Frente Amplio está eufórico, arrogante y soberbio porque cree que tiene a todo el pueblo de su lado después del rotundo éxito obtenido en la última contienda electoral. Mas, con mucho pesar debo asumir el triste papel de aquel que despierta al bello durmiente en pleno disfrute del más rutilante de sus sueños.

Les digo entonces que el Frente Amplio entró en el juego del sistema neoliberal desde el momento que postuló con candidatos a la Presidencia y al Congreso de la República. A partir de ahí la única opción de lograr algunos, no todos, los cambios estructurales que su programa de gobierno nos propuso era lograr la Presidencia y por lo menos 90 diputados y 29 senadores. Aquí es donde debe despertar de su sueño: en la Presidencial llegaron tercero y quedaron fuera de carrera y en el Congreso eligieron apenas 20 diputados y un senador.

Ahora bien, si consideramos la manera como se refieren a la Nueva Mayoría y a su candidato no caben dudas de que no creen para nada en la acumulación de fuerzas ni en la política de alianzas; tampoco parece importarles mucho que gane Piñera aunque digan de la boca para afuera que el triunfo de Piñera “es un retroceso”. Al contrario, su actitud parece decirnos que lo que buscan es “la agudización de las contradicciones” sin importar la pérdida de lo avanzado en reformas sociales durante el actual gobierno.

Lo otro que al Frente Amplio se le olvida es que no es un conglomerado tan monolítico desde el momento que tuvieron que quitarle el apoyo a uno de sus candidatos al Senado que estaba en contra del aborto, del matrimonio igualitario y a favor de las AFP. Otro personaje liberal declaró que él se sentía más cercano a ideas del centro político que a ideas de izquierda. O sea, el Frente Amplio alberga en su seno ideas de distinta procedencia, todo un caleidoscopio.

Pero a pesar de todo, señores del Frente Amplio, deben saber que si se lavan las manos como Poncio Pilatos en esta trascendental elección o pretenden justificarse con todo lo que han dicho o lo que puedan decir en un futuro cercano, si no son capaces de llegar a acuerdo con la Nueva Mayoría para derrotar a Piñera el pueblo chileno jamás se los perdonaría y los vería como lo que realmente serían: unos traidores por haber facilitado tácitamente, como muchas veces lo hizo antes la ultraizquierda, el triunfo reaccionario de la Derecha.

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl