Diario y Radio Uchile

Año X, 18 de enero de 2018

Escritorio

Tribunal de Juicio Oral califica como delito terrorista atentado en Escuela Militar

El Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago emitió hoy el veredicto que consideró a Juan Flores Riquelme como culpable de delito terrorista, tras nueve meses de investigación. La sentencia completa se conocerá el 15 de marzo.

Claudia Carvajal G.

  Jueves 21 de diciembre 2017 17:07 hrs.
subcentro

Tras el análisis de la prueba, que incluyó testigos, documentos fotográficos y pericias policiales, el Tribunal de Juicio Oral consideró que los hechos señalados en la acusación realizada por el Ministerio Público, corresponden a un delito de atentado de carácter terrorista en contra de medio de transporte público en servicio.

El Ministerio Público acusó a Juan Flores, Nataly Casanova y Enrique Guzmán de cuatro hechos: un delito de atentado de carácter terrorista en contra de medio de transporte público en servicio y de realización de actos que pusieron en peligro la vida, la integridad corporal y la salud de sus pasajeros y tripulantes; un delito de colocación, activación y detonación de artefacto explosivo terrorista, diez delitos de lesiones graves de carácter terrorista y finalmente, el delito de posesión y tenencia de explosivos.

El tribunal declaró que, efectivamente, Juan Flores ingresó al Metro con una bolsa que portaba un aparato explosivo. Según señala el Ministerio Público, el día 13 de julio de 2014 aproximadamente a las 21:45 horas, los acusados Juan Alexis Flores Riquelme y Nataly Antonieta Casanova Muñoz, salieron de la comuna de La Pintana y abordaron un bus de la locomoción colectiva del recorrido Nº 230, con destino al centro de Santiago. Con ellos llevaban, dentro de una mochila, “un artefacto explosivo consistente en un contenedor metálico del tipo extintor de incendios cilíndrico, color rojo, con capacidad de un kilogramo, el que contenía pólvora negra como sustancia explosiva, contando con un mecanismo de activación eléctrico, conformado por un reloj análogo y tres pilas como fuente de energía”.

Posteriormente, en el sector de la intersección de avenida Libertador General Bernardo O’Higgins con Avenida Santa Rosa, comuna de Santiago, abordaron un bus de la locomoción colectiva correspondiente al recorrido Nº 421, hasta la Estación de metro El Golf donde abordaron el tren hacia Los Dominicos. Una vez dentro del medio de transporte, “los acusados colocaron el artefacto explosivo en un asiento del vagón N° 1129 del ya mencionado tren del Metro, manteniéndolo oculto al interior de la mochila en que era transportado, activándolo y fijando un tiempo determinado para su detonación. A las 14:05 el artefacto detonó, provocando lesiones físicas y psicológicas en personas que transitaban por el lugar”.

Luego de analizar la prueba rendida por ambas partes, los jueces determinaron la culpabilidad de Juan Flores como autor material del delito de posesión de bomba, seis delitos de lesiones menos graves, un delito de daños y,  además, por el delito de carácter terrorista por el bombazo en Los Domínicos.

Los otros acusados, Nataly Casanova y Enrique Guzmán,  fueron absueltos, pues el tribunal no dio por acreditada su participación en los hechos y, como consecuencia, se dejaron sin efecto las medidas cautelares.

 

Si bien las detonaciones ocurrieron en las comunas de Las Condes y Santiago, para determinar el Tribunal competente se consideró el lugar donde se dio inicio a la comisión de los delitos y esto ocurrió en la comuna de La Pintana, territorio que corresponde a la jurisdicción del Sexto Tribunal de Juicio Oral de Santiago.

La explosión de la bomba en el  Subcentro, provocó que la trabajadora Marta Elda Hernández Ancapán perdiera uno de los dedos de su mano derecha, mientras Sylvia del Carmen Novoa Espinoza presentó una fractura de tibia y otras 25 personas denunciaron traumas psicológicos y acústicos.

Por esto, el Ministerio Público pidió que la calificación del delito revistiera el carácter de “acto terrorista” y solicitó al Tribunal se sentencia a Flores a presidio perpetuo. El fiscal a cargo del caso, Raúl Guzmán, y el Fiscal Nacional destacaron la calidad de histórico de la resolución judicial. “Este es un fallo inédito que, de algún modo, nos viene a dar una clara señal de que la sociedad no está disponible para aceptar actos de la gravedad como los que ocurrieron en el Metro de la Escuela Militar”, enfatizó Jorge Abbott.

La sentencia completa será conocida el 15 de marzo de 2018.

Tras el análisis de la prueba, que incluyó testigos, documentos fotográficos y pericias policiales, el Tribunal de Juicio Oral consideró que los hechos señalados en la acusación realizada por el Ministerio Público, corresponden a un delito de atentado de carácter terrorista en contra de medio de transporte público en servicio.

El Ministerio Público acusó a Juan Flores, Nataly Casanova y Enrique Guzmán de cuatro hechos: un delito de atentado de carácter terrorista en contra de medio de transporte público en servicio y de realización de actos que pusieron en peligro la vida, la integridad corporal y la salud de sus pasajeros y tripulantes; un delito de colocación, activación y detonación de artefacto explosivo terrorista, diez delitos de lesiones graves de carácter terrorista y finalmente, el delito de posesión y tenencia de explosivos.

El tribunal declaró que, efectivamente, Juan Flores ingresó al Metro con una bolsa que portaba un aparato explosivo. Según señala el Ministerio Público, el día 13 de julio de 2014 aproximadamente a las 21:45 horas, los acusados Juan Alexis Flores Riquelme y Nataly Antonieta Casanova Muñoz, salieron de la comuna de La Pintana y abordaron un bus de la locomoción colectiva del recorrido Nº 230, con destino al centro de Santiago. Con ellos llevaban, dentro de una mochila, “un artefacto explosivo consistente en un contenedor metálico del tipo extintor de incendios cilíndrico, color rojo, con capacidad de un kilogramo, el que contenía pólvora negra como sustancia explosiva, contando con un mecanismo de activación eléctrico, conformado por un reloj análogo y tres pilas como fuente de energía”.

Posteriormente, en el sector de la intersección de avenida Libertador General Bernardo O’Higgins con Avenida Santa Rosa, comuna de Santiago, abordaron un bus de la locomoción colectiva correspondiente al recorrido Nº 421, hasta la Estación de metro El Golf donde abordaron el tren hacia Los Dominicos. Una vez dentro del medio de transporte, “los acusados colocaron el artefacto explosivo en un asiento del vagón N° 1129 del ya mencionado tren del Metro, manteniéndolo oculto al interior de la mochila en que era transportado, activándolo y fijando un tiempo determinado para su detonación. A las 14:05 el artefacto detonó, provocando lesiones físicas y psicológicas en personas que transitaban por el lugar”.

Luego de analizar la prueba rendida por ambas partes, los jueces determinaron la culpabilidad de Juan Flores como autor material del delito de posesión de bomba, seis delitos de lesiones menos graves, un delito de daños y,  además, por el delito de carácter terrorista por el bombazo en Los Domínicos.

Los otros acusados, Nataly Casanova y Enrique Guzmán,  fueron absueltos, pues el tribunal no dio por acreditada su participación en los hechos y, como consecuencia, se dejaron sin efecto las medidas cautelares.

 

Si bien las detonaciones ocurrieron en las comunas de Las Condes y Santiago, para determinar el Tribunal competente se consideró el lugar donde se dio inicio a la comisión de los delitos y esto ocurrió en la comuna de La Pintana, territorio que corresponde a la jurisdicción del Sexto Tribunal de Juicio Oral de Santiago.

La explosión de la bomba en el  Subcentro, provocó que la trabajadora Marta Elda Hernández Ancapán perdiera uno de los dedos de su mano derecha, mientras Sylvia del Carmen Novoa Espinoza presentó una fractura de tibia y otras 25 personas denunciaron traumas psicológicos y acústicos.

Por esto, el Ministerio Público pidió que la calificación del delito revistiera el carácter de “acto terrorista” y solicitó al Tribunal se sentencia a Flores a presidio perpetuo. El fiscal a cargo del caso, Raúl Guzmán, y el Fiscal Nacional destacaron la calidad de histórico de la resolución judicial. “Este es un fallo inédito que, de algún modo, nos viene a dar una clara señal de que la sociedad no está disponible para aceptar actos de la gravedad como los que ocurrieron en el Metro de la Escuela Militar”, enfatizó Jorge Abbott.

La sentencia completa será conocida el 15 de marzo de 2018.