Diario y Radio U Chile

Año X, 18 de noviembre de 2018

Escritorio

Los propietarios de Chile

José Aguirre Cartas al Director |

  Martes 10 de abril 2018 8:58 hrs. 

Señor Director :

 Por el desparpajo de sus comportamientos; por la desenvoltura con que tratan a sus trabajadores , a los consumidores de sus productos o a sus clientes, según el caso ; por el descaro con que se sirven de los recursos naturales y depredan el medio, no cabe duda que los primeros propietarios de Chile son los magnates de la banca, el comercio, la industria y los servicios que desparraman sus intereses en casi todos los dominios de la vida nacional donde haya una ganancia posible , un usufructo probable, un provecho por obtener, aunque ellos se materialicen a costa de las fuerzas y del sufrimiento de los más modestos.

 Son propietarios de Chile también aquellos que habiéndolo aherrojado con mano de fierro durante los diecisiete años de la tiranía se las arreglaron constitucionalmente para conservar su poder y sus fabulosos recursos financieros. Hablamos de las FF AA que no por estar aparentemente replegadas en sus cuarteles dejan de influir de manera determinante  en las decisiones que conciernen al erario nacional impulsando gastos de carácter bélicos  demenciales cuando no dejan libre curso a abusos sin nombre en materia de jubilaciones o de actos de corrupción abierta.

 Hay también los propietarios institucionales , si se les puede llamar así, es decir los parlamentarios , ministros y altas autoridades de todo tipo que amparándose en una carta constitucional bastarda usan y abusan de los dineros públicos con el sentimiento de la impunidad màs completa aprendida en el evangelio de  los propietarios precedentes. La parte reducida de chilenos que los elige o reelige regularmente les ofrece una coartada suplementaria para sus gesticulaciones lamentables que ellos osan llamar acción política.

 Y en seguida estamos el resto , es decir la gran mayoría de los que no tenemos otros derechos que los virtuales o nominales pues en realidad estamos desprovistos de todo poder , de toda verdadera influencia en la vida de la nación y confinados en el simple papel de espectadores de los gestos y actos de quienes desmenuzan a Chile.

 Sin embargo, en nuestra historia,  frente a situaciones de despojo de nuestra soberanía o de desafíos  tanto o mas graves que los presentes nuestro pueblo ha acabado por reaccionar, a veces vendiendo cara sus derrotas.  Así, siguiendo el ejemplo de los próceres de nuestra independencia que fueron a menudo apenas veinteañeros, hubo los que como Francisco Bilbao teniendo casi la misma edad se rebelaron contra el autoritarismo de los pelucones a mediados del siglo XIX ; màs tarde los jóvenes anarquistas de la FECH que acompañaron los combates obreros de los años 1920, y mas recientemente los militantes y dirigentes juveniles, estudiantes y obreros,que asumieron las màs altas responsabilidades en las organizaciones políticas que lucharon por la justicia y contra la reacción  en las décadas de 1960 , 1970 y 1980, sacrificando a menudo sus vidas.

 Quedamos anhelando pues la reacción de las nuevas generaciones de asalariados y estudiantes para comenzar a poner término a los modelos consumistas que trafican una ideología de clase y de abuso bajo el manto de un supuesto desarrollo y de un falso progreso.