Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

Universidad de Chile: Consejo Universitario llama a restablecer actividades

Mediante una declaración pública, el órgano hace un llamado a la comunidad de la Universidad de Chile a restituir y profundizar un rol constructivo dentro de la casa de estudios.

Diario Uchile

  Miércoles 6 de junio 2018 16:32 hrs. 
consejo (1)

El Consejo Universitario declara conocer y valorar el impulso entregado por mujeres estudiantes, académicas y funcionarias para avanzar en una transformación decisiva  que redunde en prácticas no sexistas, no discriminatorias, encaminadas a la equidad de género en todas sus formas  y a la  supresión de todo abuso, acoso sexual y laboral al interior de la Universidad de Chile.

Asimismo, valora y promueve las iniciativas que se han emprendido en la universidad a nivel de las distintas unidades académicas y a nivel central que acompañan a este movimiento transformador,  como la creación de la Dirección de Género en enero de 2018,  que se origina en la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género creada en 2013; la Mesa ampliada para abordar la prevención y acompañamiento  en situaciones de acoso sexual y laboral; las diversas instancias que dentro de las orgánicas constituidas para estos efectos promueven este proceso transformador, como son las comisiones del Senado Universitario, de la Rectoría, de la FECH, FENAFUCH, y de académicas mujeres en diversas Unidades; la propia comisión de Género de este Consejo, entre otras.

Este Consejo declara su expreso compromiso con estas iniciativas y ofrece su trabajo para contribuir a un cambio sustantivo en las condiciones que han afectado el lugar de las mujeres –así como de identidades diversas- en nuestra Universidad. Y desde ahí espera colaborar en ese necesario cambio en la sociedad y la cultura de Chile.

En este contexto, el Consejo Universitario declara su voluntad de facilitar los canales y las acciones que le conciernen para:

  1. Promover activamente un proceso transformador de las prácticas universitarias que apunten a una educación no sexista en todos los niveles de la formación y la convivencia.
  1. Fortalecer una política no discriminatoria, de prevención del acoso y abuso en todas sus formas, concerniente a condiciones de género, de inclusión, y de equidad. Se identificarán los aspectos de protocolos y procesos en curso que deben ser mejorados en materia de plazos, protección y acompañamiento a víctimas, y explicitación de condiciones exigibles a la actividad universitaria de todos los estamentos.
  1. Restablecer la actividad académica de las Unidades y de la Universidad en su conjunto –docencia, investigación, extensión, creación y gestión administrativa-, permitiendo la expresión libre y plural de la comunidad y el trabajo académico del cual somos responsables.
  1. Poner a disposición de la comunidad universitaria los recursos disponibles que hagan posible, en plazos inmediatos o mediatos, generar iniciativas para que las condiciones de género, laborales, estudiantiles, sean incorporadas como centrales en la convivencia y la vida universitaria actual y futura.

Este Consejo ofrece su voluntad política y académica a la Comunidad Triestamental de la Universidad de Chile, a sus órganos colegiados (Rectoría, Senado, FECH, Asociaciones y Agrupaciones de Académicos/as y Funcionarios/as, organismos de Unidades académicas), a representantes estudiantiles del movimiento en curso, para que, en conjunto, la Universidad muestre a la sociedad chilena que es posible avanzar sustantivamente en este proceso transformador sin desconocer su rol formativo, de generación de conocimiento y de impulso a condiciones de trabajo y de convivencia propias de una cultura democrática, no autoritaria, constructiva como nuestra Universidad y nuestro país lo necesitan.

Este Consejo estima que la vida universitaria requiere ser retomada en todos sus aspectos, para permitir que el impulso entregado por el movimiento en curso transite hacia la convivencia académica que le es propia, integrando en sus propósitos las acciones necesarias a este proceso de transformación y de construcción colectiva.

Llamamos con convicción y respeto a la comunidad universitaria a restituir y profundizar su rol constructivo y transformador al interior de las prácticas universitarias que les son propias.