Diario y Radio U Chile

Año X, 18 de octubre de 2018

Escritorio

Locomoción colectiva

Lilieth Jarl Cartas al Director |

  Viernes 8 de junio 2018 9:26 hrs. 

Señor Director

¿Que piensa usted sobre la locomoción colectiva?,¿Es grato para usted este medio de transporte? En mi corta experiencia, en general el uso- la necesidad- de este medio ha sido poco grato y no lo digo sólo por el hecho de recibir acoso por algún pasajero en este, cuestión no menos importante, si no por el hecho que ya es frustrante, el que no pare, se demore, hagan carreras, etcétera.
Muchas veces he esperado en el paradero en vano y me he visto obligada a migrar a los disco pare, a ver si el chofer o “tío de la micro” se digna a parar. Me refiero al caso recurrente de que la micro está casi vacía, en el horario de 6:45 a 7:20 de la mañana aproximadamente. A veces pasa olímpicamente frente a uno igual como en el paradero y otras veces paran no sin antes regalarte la frase de la mañana “esto no es parada”, lo que yo sé, pero no tendría que estar ahí si se detuvieran en el lugar habilitado para ello.
Como broche de oro, cuando un microbus pasa medio vacío por el paradero y ven escolares, pasan del paradero dejando atrás escolares y adultos. ¿Quien dijo doble moral? Pero si ve a un adulto que lo para a mitad de la calle y sin pasajes de $160 pesos a su alrededor, se le olvida de inmediato que ese lugar no es parada.
Yo entiendo que no todos gozamos de un sueldo muy bueno y los choferes no son la excepción, pero hay mejores soluciones que se pueden llegar, ya que se está prestando un servicio y uno paga por ese servicio (aunque sea poco, porque es un porcentaje). No es posible que porque el empleador no respeta el horario o sueldo del trabajador e impone excesivas exigencias, el trabajador no busca hacer su trabajo como corresponde, o busca un beneficio extra.
 En lo que a mí respecta ya es un chiste de mal gusto y repetido donde no veo beneficio. ¿Que pasa? En serio, no quiero ser otra denuncia en una garita que solo supone una suspensión a un chofer que después volverá a circular y hacer lo mismo.
Señor. Director apelo a usted, a su voz,  quizás a usted lo escuchen. Yo seguiré siendo solo una queja por unos años más. Un quejido que solo pide voz para hablar y ser escuchado en pro de todos.
No soy la única, tampoco la primera ni mucho menos la última.