Diario y Radio U Chile

Año X, 21 de octubre de 2018

Escritorio

Zarhi propone nuevo plan regulador en Ñuñoa pese a críticas de la comunidad

Se aprobaron modificaciones que han sido rechazadas no solo por parte del concejo municipal, sino que también por parte de la sociedad civil, que acusa no haber participado de esta decisión. Lo que estaría por producirse en la comuna sería una manifestación popular que, al parecer, ya estaría siendo tomada en cuenta por parte de Andrés Zahri, donde incluso se baraja hacer una nueva votación.

Nicolás Massai D.

  Lunes 11 de junio 2018 19:35 hrs. 
ñuñoa

El pasado martes 5 de junio tuvo lugar en el concejo municipal de Ñuñoa la votación para modificar ciertos aspectos del plano regulador comunal. La previa no tuvo nada de agradable, luego de que algunas autoridades populares reclamaran que el detalle de la propuesta del alcalde Andrés Zarhi les fuera enviada dos horas antes de la reunión, lo que habría acortado el tiempo de estudio para tomar una decisión acerca del voto.

La iniciativa del jefe comunal fue presentada con tres ejes centrales: resguardar el patrimonio, reducir la cantidad de pisos de los edificios que se construyan en avenidas importantes y reducir los espacios que tienen altura libre. La moción fue aprobada por los cuatro concejales de derecha, uno de la Democracia Cristiana y el mismo alcalde. El resto de las autoridades se abstuvieron de aprobarla.

Una de ellas fue Emilia Ríos (RD), quien, en conversación con Radio Universidad de Chile, criticó el hecho que desde el círculo de Zarhi se haya enviado la información un rato antes de sufragarla. “No podíamos pronunciarnos porque no sabíamos el detalle de la modificación, y fue bueno abstenerse, porque después nos dimos cuenta que desde la asesoría urbana se integraron cosas que nunca habían sido parte de la conversación”, explicó.

Un ejemplo de esto fue el establecimiento de estacionamientos subterráneos o el ensanchamiento de calles. Por otro lado, la limitante de 15 a 20 pisos de edificación en algunos sectores contrasta con lo que exigen dirigentes históricos: que ninguna construcción supere los cinco niveles. Precisamente, sobre este punto, Emilia Ríos comentó que hay que tomarse el tiempo para estudiarlo en profundidad.

“Lo que ha sucedido es que desde que se hizo el plano regulador en 2007 aumentó la población en un 30 por ciento al menos, y lo que correspondería es darnos cuenta de cuánto deberíamos bajar para llegar a un nivel que nos permita mantener la calidad de vida de la comuna. Si eso son cinco pisos, deberíamos poder estudiarlo, porque a nadie le consta que esos 15 pisos –propuestos por el municipio– tienen un sustento técnico. Si bien es reducir, probablemente tengamos que reducir más aún”, dijo.

La estrategia

Esto de avisar un proyecto tan importante solo a horas de su votación no parece responder a algo ingenuo. Para la concejala Ríos, aquello corresponde a una forma de funcionar en la Secretaría Comunal de Planificación, a cargo de la asesoría urbana. En su visión, “es bastante ingrato, porque el discurso es poner al concejo entre la espada y la pared, como diciendo que, si no aprobamos esto, no estamos de acuerdo con reducir. No me parece inocente ni casual; ese chantaje uno no lo puede aceptar”.

La concejala Paula Mendoza (PS) también rechazó este hecho impulsado por Andrés Zahri. Bajo su punto de vista, la propuesta del alcalde trasgredió la norma de participación ciudadana, “porque no se había hecho la presentación al Consejo de la Sociedad Civil, donde están representadas las organizaciones sociales de Ñuñoa”.

“Esta es una comuna de tránsito, por lo tanto, genera mucho movimiento de población flotante. Si eso no se planifica bien, y se aumenta la densidad generando edificios de esta altura, va a tener colapso no solo en el tráfico y en el transporte público, sino que también va a haber problemas de alcantarillado, de flujos de agua potable, que son materias que ya están como externalidades negativas de la comuna porque ha crecido de forma irracional. Aquí hay una responsabilidad concreta de la alcaldía, que ha hecho una muy mala propuesta de modificación”, añadió.

Ambas concejalas entrevistadas por este medio coincidieron en el siguiente trascendido: la Secretaría de Planificación de Ñuñoa habría comenzado un proceso de conversación con dirigentes sociales. “El compromiso del alcalde, aunque no se nos ha informado formalmente, es que volvería a presentar al concejo municipal para que lo votáramos. Se supone que lo presentaría mañana, 12 de junio, pero en la tabla del concejo no viene el punto, lo que implica que nuevamente hay un compromiso con los dirigentes que no se estaría cumpliendo”, dijo Paula Mendoza.

Hasta el cierre de esta edición, Radio Universidad de Chile intentó conocer la versión del alcalde Andrés Zahri, sin obtener respuesta.