Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de junio de 2024


Escritorio

Programa Milenio

Aprender jugando

Lo lúdico sirve para entretenerse, también tiene una función didáctica, por Estel proyecto “Aprendiendo la ciencia a través de los juegos”, actualmente diseña un videojuegos para enseñar biología.

Daniela Ruiz

  Miércoles 16 de septiembre 2009 19:08 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

Lo lúdico sirve para entretenerse, también tiene una función didáctica, por Estel proyecto “Aprendiendo la ciencia a través de los juegos”, actualmente diseña un videojuegos para enseñar biología.

El juego aparece en la historia del ser humano desde la época más remota. Por lo general, gran parte de la vida infantil la pasamos jugando, a través de esta actividad nos entretenemos, nos comunicamos y compartimos con nuestras amistades y seres queridos. Sin embargo, el valor que tiene el juego para el ser humano va mucho más allá de una diversión, niñas y niños aprenden por medio de la acción y a medida que van creciendo, necesitan más libertad para explorar y jugar.

El juego es uno de los aspectos esenciales del crecimiento, favorece el desarrollo de habilidades mentales, sociales y físicas. Es el medio natural donde los pequeños expresan sus sentimientos, sus miedos, cariños y fantasías de un modo espontáneo y placentero. Asimismo, sienta las bases para el trabajo escolar y para adquirir  las capacidades necesarias en etapas posteriores de la vida.

Un grupo de investigadores y profesionales del Centro de Bioinformática de la Universidad Católica, del canal Eureka de la Fundación Ciencia para la Vida, por medio de las conferencias del mismo nombre, darán a conocer el proyecto de un juego de video, en línea, gratuito, basado en la indagación;  que pretende generar aprendizajes en materia de biología humana en estudiantes de Educación Media. La idea básica de esta iniciativa es que el estudiante obtenga conocimientos de esta materia, a través de la experiencia del juego, por ejemplo, diseñando células madres, integrándolas a tejidos, componiendo órganos, para terminar en la creación de un ser humano completo.

Para contarnos más sobre “Aprendiendo la ciencia a través de los juegos”, conversamos con el ingeniero en Biología Molecular, Raúl Araya, director de contenidos de este proyecto, y el doctor en Filosofía y académico de la Universidad de Chile, Cristóbal Holzapfel, quien participará de las conferencias Eureka, pues ha desarrollado su línea de trabajo e investigación en relación a la Teoría del Juego.

La actividad inspirada en  juegos de simulación y estrategia en tiempo real, entre otros,  tiene como objetivo que los estudiantes aprendan de manera fácil y entretenida. Detrás de este proyecto hay todo un equipo interdisciplinario que componen biólogos, diseñadores y programadores, que tendrán la aplicación definitiva en alrededor de tres años más.  “Tiene una demora, porque hay que diseñar el juego, programarlo, revisar su coherencia y ponerlo a prueba en algunos colegios para demostrar que el juego realmente permite enseñar biología”, apunta Araya.

Según el experto en Biotecnología Molecular, generalmente se asume que las TICS, uso de la tecnología de la información y la comunicación para la educación, tienen que ser una experiencia en sala, es decir, herramientas multimediales para que el profesor enseñe. Sin embargo, la creación de este juego fue pensada de otra manera: “Nosotros pensamos que era mejor una aproximación, donde el estudiante se viera motivado a jugar para aprender, pero no a jugar para aprender como un deber escolar, sino como un entretenimiento. Entonces nuestra motivación principal es crear un juego que sea lo suficientemente entretenido para que el estudiante se motive ha jugarlo”, destaca.

Pero ¿cómo podemos ligar el placer de jugar y el interés por lo científico? Al respecto, Holzapfel señala: “Varios notables filósofos, a través de la historia, reconocen en el juego esta espontaneidad, ya que se le  asocia la alegría y el placer, pues a través de él, tú descansas de todos los por qué del mundo cotidiano. Entonces, un juego de video como el que plantea Raúl, combina todo eso: la espontaneidad y el placer de jugar”.

La idea es que este juego sea gratuito y esté disponible en la red para todos los estudiantes que puedan acceder a él desde su casa o colegio. De esta manera, a partir de una estrategia de exploración, se incentivará al jugador para que vaya aprendiendo a través de desafíos, tal como lo señala Raúl Araya: “Queremos que el jugador tenga que aprender Biología para poder jugar mejor, pero que el juego no le muestre los contenidos, sino que para que él pueda seguir avanzando o tener mayor puntaje, tenga que aprender por exploración, por eso se llama  juego por indagación”.

Para finalizar, ambos personajes dejaron invitados a todos los auditores de Milenio a asistir a la próxima edición de Conferencias Eureka, donde se presentará Cristóbal Holzapfel, para abordar temas de Juego y Educación, el próximo 24 de septiembre a las 12:30, en el auditorio de la Facultad de Matemáticas del Campus San Joaquín de la Universidad Católica.

Síguenos en