Diario y Radio U Chile

Año XIII, 15 de junio de 2021

Escritorio MENÚ

Avances en Honduras

Micheletti revertiría medidas represivas y se abre al diálogo con la OEA

Luego que el domingo el gobierno de facto hondureño impidiera el ingreso a una misión de la OEA e impusiera el estado de sitio, hoy esa política pareció dar un giro cuando el Presiente golpista declaró que está dispuesto a derogarlo para no afectar las elecciones de noviembre.

Editora Diario Electrónico

  Martes 29 de septiembre 2009 14:30 hrs. 
Radio-Uchile


1

Luego que el domingo el gobierno de facto hondureño impidiera el ingreso a una misión de la OEA e impusiera el estado de sitio, hoy esa política pareció dar un giro cuando el Presiente golpista declaró que está dispuesto a derogarlo para no afectar las elecciones de noviembre.

El gobierno de facto de Honduras dio marcha atrás y anunció que anularía las restricciones dictadas durante el fin de semana para no afectar las elecciones presidenciales planificadas para  noviembre, según explicó el Presidente golpista Roberto Micheletti, quien manifestó su disposición a derogar el estado de sitio

"Acepto el consejo, la orientación, la petición que me están haciendo en nombre del Congreso Nacional. Consultaré para, en el momento más oportuno y lo antes posible, adoptar la decisión para derogar el decreto si es necesario", precisó el Mandatario de facto. 

Micheletti envío anoche una invitación a la OEA para que el próximo 7 de octubre mande una nueva delegación. Justamente, el organismo internacional puso el lunes de manifiesto sus divisiones, luego que su Consejo Permanente fracasara en el intento por alcanzar un acuerdo sobre la restitución de las garantías en Honduras.

La sesión extraordinaria debía centrarse en la condena de la expulsión de una misión de la OEA el domingo por la administración de Micheletti. Sin embargo, el encuentro, que se prolongó por más de diez horas, se estancó luego de que Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Bahamas y Perú se negaran a precisar cuál sería su postura ante los resultados de las elecciones convocadas por el régimen de facto hondureño para el 29 de noviembre.

Sin embargo, la máxima división fue originada por el representante alterno de Estados Unidos ante el organismo, Lewis Amselem, quien declaró que: “El retorno del Presidente Zelaya a Honduras es irresponsable e idiota y no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el restablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras”.

El Presidente Zelaya regresó de improviso y en una misión secreta a Honduras el lunes 21 de septiembre y se encuentra refugiado, junto a su familia y algunos adherentes, en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

En ese momento, su regreso fue visto por la comunidad internacional como un eventual avance en las conversaciones que ahora se podían realizar en el interior del país. Incluso, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, había manifestado que luego del retorno del Presidente institucional “sería oportuno devolverle su puesto”.  Por esto, las críticas declaraciones de Amselem en la OEA se perciben como un giro en la postura estadounidense sobre la crisis en Honduras.

En la ONU, en tanto, el Secretario General Ban Ki-moon, manifestó hoy su profunda preocupación por la situación en el país centroamericano e hizo un llamado a mantener la  seguridad del Presidente Zelaya, a la vez que invitó a todas las partes políticas a comprometerse seriamente en el diálogo y en los esfuerzos de mediación a nivel regional.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.