Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 17 de junio de 2024


Escritorio

Dirigentes en vilo por debacle electoral

La baja votación que la coalición oficialista obtuvo en los comicios, tanto en la candidatura presidencial como en la parlamentaria, desató una ola de críticas que apuntan, derechamente, a exigir la salida de los presidentes de partidos como señal de cambio. Sin embargo, algunas voces insisten en que lo más importante es alinear fuerzas para potenciar la campaña de Eduardo Frei.

Raúl Martínez

  Martes 15 de diciembre 2009 20:05 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

La salida de Marco Enríquez Ominami, Jorge Arrate y Alejandro Navarro del Partido Socialista, además de la baja en la votación municipal y la pérdida de cinco diputados y cuatro senadores en la última elección parlamentaria, son argumentos suficientes para quienes representan diferentes tendencias al interior de la colectividad que dirige Camilo Escalona para exigirle su renuncia.

Pero el emplazamiento hecho el lunes por el diputado Fidel Espinoza, primera mayoría nacional, fue criticado por el ex ministro del Trabajo y ahora representante del distrito que incluye la comuna de Puente Alto, Osvaldo Andrade, quien descalificó y consideró como inconducente la interpelación.

“Hablar de una interna del partido socialista es el error más grande que podemos cometer. La concentración absoluta debe estar en la segunda vuelta electoral y ahí debemos poner toda nuestra atención. Ese no es sólo un compromiso con el partido sino con el país. Empezar a hablar de internas es inoportuno, es un despropósito”, indicó Andrade.

Sin embargo el PS está en una posición nunca antes vista, donde, según el diputado Marcelo Díaz,  la baja en las últimas elecciones es reflejo de una mala conducción.

Esto se traspasaría a la votación obtenida por Eduardo Frei el domingo, la que según el diputado no se revertirá si no hay un cambio de fondo en la conducción de los partidos de la Concertación y especialmente en el propio PS.

“La gente quiere honestidad y no más maquillaje. El trece de diciembre la estrategia del comando fue derrotada, perdimos en el peor escenario, con catorce puntos de distancia y con Piñera sobre el 40 por ciento. Si no somos capaces de emitir una misión de cambio y un mensaje de renovación de la política y de la Concertación no vamos a triunfar el 17 de enero. Yo espero que la asunción de Carolina Tohá represente también una modificación en el eje y en el contenido del discurso del candidato presidencial”, afirmó el parlamentario.

A Marcelo Díaz, que aspira a suceder a Escalona al mando del PS, se suma la opinión de un disidente de la conducción del senador por Puerto Montt, el diputado Sergio Aguiló, quien si bien tiene profundas diferencias, asevera que la responsabilidad política del actual presidente socialista lo llevará finalmente a dar un paso al costado.

“Hablaría bien de su conducta como dirigente dar un paso al lado y permitir que, efectivamente, un nuevo equipo se haga cargo cuanto antes de la conducción transitoria hasta las elecciones del partido porque eso permitiría allanar el camino a otras fuerzas políticas que permitan que Eduardo Frei gane la segunda vuelta”, argumentó Aguiló.

Sin embargo, después de conocer todas estas opiniones, desde Valparaíso el senador Escalona emitió una declaración en donde afirma que no debatirá públicamente temas internos, por lo cual rechaza las peticiones para que renuncie al PS, partido que sostiene, “me toca presidir y que es pieza clave de la lucha social, cultural y electoral de los próximos días”.

Mientras, al interior de la colectividad hay molestia, por ejemplo, por la falta de autocrítica de Escalona y especialmente de algunos parlamentarios, como Fidel Espinoza, quien a pesar de haber obtenido la primera mayoría nacional en la votación de diputados no fue felicitado por la mesa directiva socialista.

De todas formas, uno de los vicepresidentes del PS, Juan Pablo Letelier, dijo estar dispuesto a renunciar a su cargo en caso de que sirva para el triunfo de Frei en enero, todo lo cual se discutirá el próximo jueves en un pleno de su Comité Central.

¡Que les corten la cabeza!

Y esta severa evaluación a la conducción de los partidos no sólo se ha dado dentro del PS sino que en el resto de la coalición oficialista, que obtuvo la votación histórica más baja desde que se constituyó como conglomerado.

Por lo mismo, desde diversos sectores se exige una reestructuración de los liderazgos, tal como en algún momento habría planteado Marco Enríquez Ominami, como estrategia para captar sus votos.

Ante esto el presidente de la Democracia Cristiana, Juan Carlos Latorre, calificó como insólita la insistencia con que se les pide a los líderes de las colectividades que renuncien como condición para conversar sobre un apoyo desde la candidatura del díscolo.

Latorre indicó que su partido sacó una votación que consideran un éxito, ya que tienen la bancada de senadores más numerosa y, al mismo tiempo, lograron conseguir más diputados.

“Nuestra directiva tiene reconocimiento y respaldo mayoritario de nuestro partido y hemos sido elegidos por los militantes de la democracia cristiana. Me parece un poco absurdo que alguien pueda colocar condiciones de esa naturaleza, más bien me parece un chiste”, aseveró Latorre.

El líder de la DC agregó que sumados los votos obtenidos por los candidatos parlamentarios de la Concertación y del Juntos Podemos, son más que la votación obtenida por Sebastián Piñera en la primera vuelta, que es a juicio del dirigente donde finalmente se debe apuntar.

Disposición diferente mostró el presidente del Partido por la Democracia (PPD), Pepe Auth, quien hizo un llamado directo a Enríquez Ominami, ya que de haber sido quien lograra los votos para pasar a segunda vuelta, la Concertación se habría sumado a su propuesta para derrotar a Piñera.

“Cuando decíamos eso, naturalmente esperábamos reciprocidad. Que asumiera con la misma honestidad la decisión que tomó el pueblo de elegir a Eduardo Frei para competir con Sebastián Piñera. Ojalá se sume a la campaña y participe en la construcción de una nueva fuerza de centroizquierda que gobierne e impulse los cambios hacia el bicentenario. Si su incorporación requiere mi salida del PPD, me demoro dos segundos en hacerlo”, aseguró.

Las palabras de Pepe Auth fueron valoradas por el ex candidato independiente, aunque dijo que esto no debe ser analizado como una apertura de ningún tipo a negociar con la Concertación.

“Valoramos y observamos las palabras de Pepe Auth y que haya un presidente de partido que se de cuenta que lo que han hecho ellos es una conducción deficitaria. Sigo creyendo que Chile tiene que cambiar y que no me corresponde endosar votos. Yo no soy dueño de los sufragios de nadie. No pretendo que esto se lea como un guiño de ningún tipo, solamente que hay un dirigente que tiene un grado de lucidez que me parece bien”, dijo Enríquez Ominami.

Mientras, en el comando de Eduardo Frei, su jefa de campaña, Carolina Tohá, sostuvo que no se puede permitir que al interior de la Concertación se desate un debate sobre renuncias que no ayudarán a que se logre el objetivo de aquí al 17 de enero.

“No vamos a permitir que en este mes la energía se concentre en disputas políticas internas. La campaña no es el momento para distintos tipos de rencillas o cuestionamientos. Habrán muchos momentos para eso, pero si ahora, los dirigentes se dedican a eso, no vamos a tener la energía para llegar a la población que es lo más importante”, concluyó la ex secretaria de Estado.

Revertir una mala posición para enfrentar la segunda vuelta es el objetivo que hoy tienen en el gobierno y el comando de Eduardo Frei, ya que son al menos un 21 por ciento de votos los que necesita el candidato para pasar a Sebastián Piñera, situación nada de sencilla y que esperan lograr con diferentes estrategias, especialmente apuntando directamente a los electores que apoyaron por Enríquez Ominami y Jorge Arrate.

Síguenos en