Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 29 de febrero de 2024


Escritorio

Vecinos de La Dehesa llevan a Legionarios de Cristo al CDE

La poderosa congregación religiosa fue demandada ante el Consejo de Defensa del Estado (CDE) por vecinos del sector de La Dehesa y la Fundación Defendamos la Ciudad, por daño y reparación ambiental en un área verde intercomunal protegida. Según denuncian los residentes, al no poder edificar en el terreno, los religiosos comenzaron a utilizarlo como un verdadero vertedero.

Paula Correa

  Miércoles 17 de febrero 2010 19:38 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

La poderosa congregación religiosa fue demandada ante el Consejo de Defensa del Estado (CDE) por vecinos del sector de La Dehesa y la Fundación Defendamos la Ciudad, por daño y reparación ambiental en un área verde intercomunal protegida. Según denuncian los residentes, al no poder edificar en el terreno, los religiosos comenzaron a utilizarlo como un verdadero vertedero.

Una demanda por daño y reparación ambiental en un área verde intercomunal, protegida desde 1994 en la comuna de Lo Barnechea, fue presentada por vecinos de La Dehesa y la Fundación Defendamos la Ciudad ante el Consejo de Defensa del Estado (CDE) en contra de la congregación religiosa Legionarios de Cristo.

En el verano de 2005 y luego de haber perdido una larga batalla para instalar la sede principal de la Universidad  Finis Terrae en el cerro Isla del Medio, en la Dehesa, los religiosos empezaron a usarlo como vertedero particular de las obras de ampliación del colegio Everest.

El área era propiedad de la familia Matte y fue donada a la organización católica, pero al ser un área verde la regulación urbanística no permitía crear edificaciones.Así, el cerro  se convirtió en una zona intocable y fue traspasado definitivamente a la congregación, que al no poder edificar optó por darle otros usos: escombros, tierra, piedras y basura fueron depositados en un relleno artificial que cubrió la Quebrada El Culén e interrumpió el cauce del estero de las Hualtatas.
 
Patricio Herman, presidente de Defendamos La Ciudad, declaró que los Legionarios de Cristo pensaron que en Chile se podía hacer lo que quisieran y fueron a botar los escombros en la zona, ahorrándose los costos que implican el transporte y depósito de basura en un vertedero autorizado.

"Esta organización cometió el exabrupto de creer que en Chile se puede hacer cualquier cosa. Tuvieron que hacer una serie de excavaciones, ampliaciones, incluso destruyeron unas calles que son bienes nacionales de uso público y no encontraron nada más fácil, más cómodo para ellos que botar los escombros en esta área verde protegida. Estos señores se consideraron superiores y que nadie les iba a decir nada y los botaron en esta área verde con los consiguientes perjuicios a la naturaleza por un lado y perjuicios directos a todos los vecinos del área circundante", indicó Herman.

La situación también ha complicado ampliamente a los vecinos, quienes han tenido que convivir con los efectos de los escombros, como señaló Teresa Gómez, que ha vivido más de veinte años en la calle Valle Cordillera, a pocos metros del área afectada.

"Es un cerro isla que está protegido enterraron bosque nativo, ni siquiera lo talaron. Hay tierra, piedras, concreto, tubos de desecho, todo lo que les molestó para hacer las canchas del colegio fue a parar allí. Ese cerro produce, además, una pantalla acústica sobre las casas por la conformación que tiene. Nosotros estuvimos cuatro años inundados por unos ruidos espantosos y llenos de polvo", dijo la vecina.

Herman aseguró que esta situación no es nueva, ya que data del 2000 con el conflicto por la construcción de la Universidas Finis Terra  que finalizó el 2004  y continuó a pocos meses de que la Corte Suprema aceptara el fallo de Contraloría que impedía las obras.

Desde enero del 2005, cuando comenzó la ampliación del colegio Everest, los vecinos  han recurrido a distintos organismos de fiscalización del Estado en búsqueda de ayuda, lo que no ha tenido mayores efectos.

"No solamente a la municipalidad, sino que a la Contraloría, al MOP (ministerio de Obras Públicas), al ministerio de la Vivienda, a la Conama (Comisión Nacional de Medio Ambiente). Todo el mundo sabía las brutalidades que se estaban haciendo acá. Nos estamos refiriendo a la administración del Estado, pero todos agacharon la cabeza, nadie quiso hacer nada, por lo tanto, nosotros como último recurso llegamos al Consejo de Defensa del Estado que es un organismo público que sí funciona", señaló el dirigente ciudadano.

En este contexto, Rosemarie Jasen comentó el estado de desprotección que sufren los vecinos, a los que ni siquiera la municipalidad de Lo Barnechea ha escuchado.

"En 2005 hubo una resolución que detuvo los trabajos, pero a los seis meses se reanudaron los trabajos. Me llamaba mucho la atención de que no hubiera ningún organismo que nos protegiera. Uno está con las manos absolutamente atadas, creemos que la municipalidad te va a proteger pero no es así", denunció la vecina.

La utilización ilegal del Cerro Isla del Medio atenta contra la ley de vivienda y urbanismo, del medio ambiente, ley sobre fomento forestal, el código de aguas, ley de caza, de bosques, entre otros reglamentos.

Además, un estudio de la dirección general de aguas habría indicado que la torta de relleno de 2 hectáreas y 4 metros y medio de alto pone en riesgo  la seguridad de los pobladores de la zona, ya que podría derrumbarse generando serios problemas de inundación a los vecinos.

Patricio Herman señaló que en este momento la ley está funcionando a través de Contraloría y que espera que el proceso no sufra presiones que busquen impedir la normal tramitación de la demanda que, de fallar a favor de los vecinos, implicaría que los Legionarios de Cristo deberán reparar la totalidad del daño ambiental causado.
 

Síguenos en