Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de febrero de 2024


Escritorio

Cargos del Sistema de Alta Dirección Pública (SADP)

¿Quién se queda con Piñera?

La renuncia de José Roa a la dirección del Sernac cuando asuma el  próximo gobierno, debido a su incompatibilidad con el programa del futuro mandatario, encendió el debate sobre los cargos del SADP.  Aunque no dependen de la administración de turno,  muchos de los funcionarios  no trabajarían con Piñera por lealtad a la Concertación o diferencias políticas.
 

María Jeanette Moya

  Jueves 18 de febrero 2010 19:18 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

La renuncia de José Roa a la dirección del Sernac cuando asuma el  próximo gobierno, debido a su incompatibilidad con el programa del futuro mandatario, encendió el debate sobre los cargos del SADP.  Aunque no dependen de la administración de turno,  muchos de los funcionarios  no trabajarían con Piñera por lealtad a la Concertación o diferencias políticas.

A un día del nombramiento de los subsecretarios de Sebastián Piñera, la polémica se instala en la continuidad de los funcionarios designados por Sistema de Alta Dirección Pública, elegidos por concurso y  de confianza de la Presidenta Michelle Bachelet, algunos de los cuales tienen contrato hasta el 2012.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el superintendente de Salud, Manuel Inostroza, quien no descartó su continuidad en el cargo. Inostroza indicó, no obstante, que tal decisión será tomada solo una vez que se reúna con el ministro de Salud de Sebastián Piñera, Jaime Mañalich.

 “Es un cargo de alta dirección pública y lo que procede es que una vez que me reúna con el ministro de Salud, él decida si quiere que continúe o si quiere poner a otra persona en el cargo, porque a pesar de ser alta dirección pública y por concurso, sigo siendo de confianza del ministro y del Presidente de la República. En ese momento decidiré si estoy dispuesto a quedarme o irme. Resulta de mala educación decirle  a un ministro, que además fue profesor mío en la universidad, i me quiero quedar o si me quiero ir., No es bueno descartar ni lo uno ni lo otro, sino que solamente se va a hacer público una vez que lo converse con él”, afirmó Inostroza.

En tanto, José  Roa,  director nacional del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), ya definió su postura frente al nuevo gobierno.

Roa, quien fuera criticado por obtener una de las Becas Chile para estudiar en Harvard a partir del segundo semestre de 2010, manifestó que por incompatibilidad con la administración entrante, dejará su cargo este 11 de marzo junto con la presidenta Bachelet, pese a que lo tiene adjudicado hasta 2011.

 “Fui nombrado por el sistema de alta dirección pública, después de un concurso hasta el 1º de febrero del 2011, no obstante,  no comparto el proyecto de protección al consumidor del próximo Presidente. Sus sueños no son mis sueños, sus proyectos no son mis proyectos, yo tengo mi corazoncito, está con los consumidores, está hacia la izquierda y es por eso que entregaré el cargo junto con la Presidenta Bachelet”, indicó Roa.

En el mundo político se especula con la posible renuncia de otros directores nacionales, tanto voluntaria como a pedido del gobierno entrante, sobre todo aquellos más cercanos a la Concertación.

A juicio de Pepe Auth, ex presidente del PPD, la decisión de acompañar a Piñera en su gobierno pertenece, por ahora, a quienes ostentan estos cargos, pero admite que sería un retroceso si la nueva administración los designara según criterios políticos y no técnicos, como impuso la Concertación a través de concursos públicos.

“Cada uno tiene que tomar su decisión, sería un retroceso inesperado e incomprensible por la presión que hizo, justamente la derecha, para avanzar en la modernización del Estado. Este es una avance en modernización, que parte importante de cargos estatales, que no tienen significación política, sean resueltas por méritos técnicos y sería un retroceso si volvemos a la designación política de dichos cargos”, sostuvo Auth.

La salida de personeros de gobierno elegidos por concurso público representaría ciertamente un contratiempo para el presidente electo, pues el proceso de selección de estos cargos puede tardar al menos cuatro meses y podría significar la entrega de indemnizaciones según cada caso.
 

Síguenos en