Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 29 de mayo de 2024


Escritorio

Senadores descarados


Jueves 22 de julio 2010 17:36 hrs.


Compartir en

Una persona descarada es aquella que habla con desvergüenza, sin pudor. Donde el pudor está asociado a la modestia, a la honestidad y al recato.

Se ha generado un tema medial por varios senadores entre los que se encuentran Patricio Walker, Fulvio Rossi, Andrés Allamand, Coloma y otros, que intentaron formar una comisión de observación del proceso electoral democrático de Venezuela. Este asunto por petición de este grupo de senadores y algunos partidos políticos, llegó a La Moneda que terminó pronunciándose por un hecho inicialmente provocado por un grupo de personas. Compartimos la opinión que la política exterior no puede estar sujeta a iniciativas coyunturales como esta.

La Asamblea Nacional venezolana y el Consejo Nacional Electoral vetó a lo comitiva chilena de senadores autoproclamados como “observadores”.  Como dijo Insulza “invitar a quien se quiera es una prerrogativa de cada país. No conozco ninguna norma internacional que permita que un país vaya a otro a observar una elección”.

Quizás lo políticamente correcto en una marea medial anti Chávez predominante en los medios chilenos, es permanecer en silencio. Pero hemos decidido lo contrario, pues al Senado chileno, nadie le otorga derechos para ir de observador de la democracia a otro país democrático del continente.

Esta situación –de intromisión de un grupo de senadores en el proceso de autodeterminación de los pueblos-, podría repetirse con Bolivia, Perú y Argentina y ahí la desvergüenza y la falta de recato serían imperdonables y directamente explosivas y dañinas para nuestras relaciones internacionales con nuestros vecinos.

Por otro lado, ¿quien les ha otorgado a este grupo de senadores el estandarte de la democracia? ¿Quién los ha consagrado como consecuentemente democráticos?

Baste recordar que somos un país que aún conserva el excluyente sistema binominal; a la vez, aún por la acción ineficiente del Senado se impide votar a nuestros coterráneos que viven fuera de Chile; si tenemos regiones como la de Arica y Parinacota, que no tienen representación senatorial autónoma; poseemos el sistema más antidemocrático de prensa que existe en el continente; poseemos el más antidemocrático sistema de educación privada que genera enormes desigualdades sociales y económicas; a la vez, aún tenemos un sistema de salud pública precaria que no le asegura a todas las chilenas y chilenos los legítimos derechos a una salud digna.

Entonces estimados senadores, no busquen protagonismos ficticios, dejen de actuar con desvergüenza y sean capaces de profundizar la democracia que aún le falta a nuestra patria.

Hermann Mondaca Raiteri
Periodista
hermannmondaca@gmail.com