Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 27 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ
Antonio Infante

Seguro nacional de salud

Antonio Infante | Miércoles 17 de noviembre 2010 11:16 hrs.


El Tribunal Constitucional ha insistido, y esta vez de manera explícita y tajante, que hacer diferencias por edad y sexo en las cotizaciones de salud es inconstitucional.

Frente a esto el Ministerio de salud prepara una reforma a la ley en que se suaviza, pero se mantiene la diferencia en las cotizaciones, contraviniendo lo señalado por el Tribunal y cediendo a la presión de las Isapre, que ven con mucha preocupación la posibilidad de una migración masiva de población joven hacia el Fonasa.

En estos comentarios he insistido que la existencia de las Isapre es innecesaria y que existen mejores fórmulas para ofrecer atención de calidad a todos los segmentos de la población. La solución es un seguro nacional de salud, con administración autónoma y un directorio equilibrado políticamente, que distribuya de manera justa lo recaudado por las cotizaciones y el aporte del Estado a redes públicas o privadas de atención dónde se afiliarían todos los chilenos y chilenas.

Es el momento de romper la dualidad del sistema de salud chileno. La comisión presidencial, que tiene un sesgo empresarial importante, debe ponderar la ineficiencia y mala evaluación ciudadana de las Isapre con la alternativa de llevar equidad y posibilidad de elección de redes públicas o privadas a toda la población.

Una alternativa de este tipo aseguraría que todas las redes de atención tengan que cumplir con las normas del ministerio de Salud en control de embarazadas; niños y niñas; adultos mayores y las diferentes enfermedades crónicas, algo que hoy en el sector Isapre se hace poco y mal. Todo el financiamiento de salud adquiriría sentido sanitario y podría vigilarse la eficacia de las diferentes redes asistenciales, algo imposible en la realidad actual.

La ley que envíe el ministerio de Salud abre la posibilidad de discutir nuevamente, ahora en el Parlamento y no en una comisión presidencial, la estructura y financiamiento de la salud chilena. Tanto la coalición de gobierno como la oposición tendrán la posibilidad de mostrar su real interés por profundizar la democracia y la equidad en la sociedad chilena.

Una discusión de mayor profundidad que el circo futbolero, que mostrará quién es quién en el Senado y la Cámara de Diputados.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.