Diario y Radio U Chile

Año XII, 3 de abril de 2020

Escritorio MENÚ
Rodrigo Alarcón

La guerra sucia y racista contra el mapuche continúa

Rodrigo Alarcón | Lunes 28 de noviembre 2011 9:35 hrs.


La declaración de la Comunidad de Temucuicui, ante el asalto que sufriera ayer, muestra que fue una agresión puramente racista y prepotente de Carabineros. Pone en evidencia, nuevamente, la relación histórica del Estado chileno y de sus gobiernos, que las ordenan y esconden.  La información sobre este asalto la conocí directamente de una llamada de las autoridades mapuche ya en el mismo momento en que ésta ocurría.

Esta es una muestra de la violencia descontrolada, racista hasta el extremo y que ejemplifica el principio de no respetar al pueblo mapuche. El general Iván Bezmalinovic, general en jefe de Carabineros para la IX región, ha mostrado su estilo arrogante y sin respeto. Él mismo tiene su historia: fue parte responsable de la zona donde se mató al joven trabajador Rodrigo Cisterna el 3 de Mayo del 2007 en Laraquete, Arauco, VIII región. Fue asesinado con no menos de 25 balas de fusil UZI. Nótese que el fusil UZI es del mismo tipo con el que Carabineros asesinó al menor Manuel Gutiérrez, de 16 años, de la villa Jaime Eyzaguirre, que miraba las protestas en la comuna de Macul la noche del 26 de agosto de este año. Andaba con su hermano Gerson, minusválido y quien sólo se desplazaba en una silla de ruedas que Manuel llevaba. Esto fue negado por Carabineros pero luego comprobado en todos sus detalles. Sin embargo, nada ha sucedido con el juicio que correspondería hacerse.

Este mismo general estuvo de prefecto en el crimen de Jaime Mendoza Collío, hace dos años y cuyo juicio vergonzoso en la Justicia Militar que protege a Carabineros ni tocó a los que mandaban. Esta misma semana sale una condena de la Justicia militar con la burla de una pena de cinco años a quien hizo el disparo que le autorizaron hacer. No sabemos qué significará esta condena porque los indultos, remisiones y amnistías por los crímenes contra la humanidad cometidos por Carabineros son la norma del Estado y Gobierno. Los mandos superiores, claro, son intocables: los ministros del Interior, los generales y rango superior nunca son tocados.

Este general tiene ambiciones y su estilo sangriento, brutal, no trepida de ser el mismo que torture. Como lo hizo en la comunidad de Chekenko a los jóvenes Paulino Levipan (23 años) y a Daniel Levinao (17 años), a quienes vi en la cárcel de Angol ayer. Las lesiones de sus golpes en la cara aún son visibles. Las perpetró luego de bajarse de un helicóptero en Chekenko. Fue una demostración “a la Vietnam” donde puso medios de agresión militarizada descomunales contra gente indefensa, niños y mujeres. La “valentía” de los criminales de lesa humanidad es siempre de este estilo.  ¡Ojo! Que no sería extraño verlo de director general de Carabineros, ya que éstos no duran mucho por sus políticas brutales contra el derecho de expresión y los derechos humanos.

El país entero debe exigir justicia y respeto a todos los pueblos. En el caso del racismo contra el pueblo mapuche que vemos, debe impedir que expresiones “a la Bezmalinovic” continúen. Los parlamentarios, organizaciones de DD.HH. y diversos sectores del país debemos decir ¡alto con la guerra sucia contra el pueblo mapuche!

El Presidente debe implementar el Convenio 169 para restituir los derechos y propiedad del pueblo mapuche. Y terminar de hacerse el desentendido de lo que sucede en el mundo mapuche. Él mismo tiene tierras mapuche en Tantauco (Chiloé) y su silencio es cómplice: son crímenes que ocurren y que le convienen.

José Venturelli, Pediatra
Vocero del Secretariado Europeo de la Comisión Ética Contra la Tortura
27 de Noviembre 2011