Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de abril de 2024


Escritorio

Fútbol en Egipto termina con violentos disturbios y 74 fallecidos

Una de las peores tragedias en la historia del fútbol se vivió este miércoles en Egipto, donde 74 personas murieron en Port Said, donde un partido terminó con violentos incidentes y el ingreso de miles de hinchas a la cancha.

Juan San Cristóbal

  Miércoles 1 de febrero 2012 21:18 hrs. 
egipto

Compartir en

El propio presidente de la Fifa, Joseph Blatter, declaró que este miércoles es “un día negro en la historia del fútbol”. Hasta el momento se confirmó la muerte de 74 personas en Port Said, Egipto, donde Al Masri recibió a Al Ahli, uno de los equipos más populares, cuya fanaticada habría ingresado a la cancha, ocasionando desórdenes y ataque a los jugadores.

El delegado de Sanidad de la ciudad, Helmy Ali al Atny, ha explicado que la mayoría de fallecidos perdieron la vida por fracturas en el rostro y por hemorragias internas, otras fuentes señalan muertes por asfixia y gente que resultó muerta por la estampida de los “Diablos Rojos”, hinchada del Al Ahli que ingresó a la cancha e incendiar el estadio.

El ejército egipcio envió dos helicópteros a la ciudad para evacuar a los jugadores, los cuales están encerrados en los camarines, acechados por miles de hinchas que comenzaron a ocasionar desórdenes en las afueras del estadio.

Producto de la revolución democrática iniciada en Egipto, la ausencia de policía ha derivado en el alza de desórdenes en distintos espectáculos masivos. Incluso en este partido los hinchas ya habían ingresado en varias ocasiones a la cancha, y se informó que hay oficiales de policía entre los fallecidos.

La brutalidad con la que la policía reprimió a los opositores a Hosni Mubarak originó fuertes críticas en todo el mundo, obligando a reducir su actuar en público. El ex dictador liberó a cientos de delincuentes de las cárceles, los cuales no han sido recapturados por el inoperante actuar de la policía, en respuesta a su desaprobación popular.

Los desórdenes se trasladaron hacia El Cairo, donde la suspensión de la liga impidió la realización del partido de Zamalek, archirrival de Al Ahli, por lo que sus hinchas intentaron incendiar el estadio además del caos y violencia en calles colindantes.

Cerca de 500 personas se encuentran heridas, por lo que el número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.

Síguenos en