Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Juegos Olímpicos: Latinoamérica sueña con las 500 medallas

La llama olímpica, que revivió desde el viernes en Londres la magia que irradia el esfuerzo de los atletas, contagia también a América Latina. En su conjunto la región suma 475 medallas y en esta oportunidad, buscará la número 500.

Radio Nederland

  Domingo 29 de julio 2012 15:21 hrs. 





Hasta la capital británica llegan figuras de la talla de Neymar, el joven futbolista brasileño, o su compatriota, el nadador César Cielo, el gimnasta chileno Tomás González, la atleta de salto de longitud, salto de altura y triple salto, la colombiana Caterine Ibargüen, o la taekwondista mexicana, María Espinoza, entre muchos más.

En cada cita olímpica se repite, sin embargo, un mismo patrón: se generan expectativas, se exacerban los nacionalismos y luego, más allá del resultado, los países latinoamericanos olvidan a sus atletas.

¿Cómo llegan hoy estos deportistas a los XXX Juegos Olímpicos?

Pablo Lisotto, periodista deportivo argentino, autor de “50 Grandes momentos de los Juegos Olímpicos” y “50 glorias del deporte olímpico”,  para su libre descarga en el blog Dame Pelota  , opina que la falta de estrategias a largo plazo ha condicionado los logros regionales a los esfuerzos personales de los atletas, con excepción quizás de Cuba.

Sin embargo, aclara, una posible salida podrían aportar políticas institucionales como la que pone a prueba Argentina con su flamante Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), que se creó hace tres años para dar soporte al entrenamiento y capacitación de los atletas.

“El próximo objetivo es Río 2016”

En Londres, “se irá a buscar una estabilidad deportiva con el objetivo de meter al país entre los 20 mejores del mundo en Río de Janeiro 2016”.

América Latina desembarca en la capital británica inspirada por el próximo evento que se celebrará en el país sudamericano. Por citar un ejemplo, agrega Lisotto, “el vóley argentino va a Londres a buscar experiencia y el siguiente objetivo será ir a Río a buscar una medalla”.

Con ese criterio, se apuesta por una política deportiva que “te permita focalizar y dejar de lado las hazañas solitarias, como la del muchacho que se levanta a las 3 de la mañana para ir a levantar pesas, para retomar después su trabajo en la fiambrería”.

Desde que en París en el 1900, el cubano Ramón Fonst conquistó un oro en esgrima y el equipo de polo de México, una medalla de bronce, la región suma 475 medallas, 128 de oro, 152 de plata y 195 de bronce. En oro, curiosamente, dos países superan a un continente entero: Suecia, con 142 y Australia, con 131.

“América Latina se queda corta en las disciplinas que requieren mayor dedicación de tiempo, como es el atletismo o la natación y, en cambio, apuesta a los deportes de equipo”, explica Lisotto.

Además de los brasileños y cubanos, en las próximas tres semanas se esperan las proezas de los atletas mexicanos, colombianos, panameños, dominicanos, costarricenses, uruguayos, puertorriqueños y argentinos.