Diario y Radio U Chile

Año XIII, 28 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Aportes del Estado y empleadores incluyen propuestas de parlamentarios y organizaciones para reformar AFPs

En medio de fuertes cuestionamientos al modelo de previsional que rige en nuestro país, un grupo de senadores opositores y la Comisión de Usuarios del Sistema de Pensiones presentaron diversas proposiciones, como la creación de una AFP estatal y la instauración de un modelo tripartito de pago de las cotizaciones.

N.V.

  Jueves 17 de enero 2013 16:08 hrs. 
afps


La afirmación de que el 60 por ciento de los primeros cotizantes jubilará con pensiones cercanas a los 150mil pesos y la certeza que durante el actual Gobierno no se intentará corregir el modelo, provocó que un grupo de parlamentarios de oposición presentara un documento con una serie de reformas al sistema previsional.

Los autores, Camilo Escalona (PS), Mariano Ruiz-Esquide (DC), Ximena Rincón (DC) y Jorge Pizarro (DC), proponen crear una AFP estatal y establecer un modelo de cotización que garantice una tasa de sustitución del 70 por ciento de las remuneraciones de los trabajadores.

Con este nuevo mecanismo se busca introducir el concepto de solidaridad en el sistema, bajo un marco de cotización tripartito, con participación de empleadores y el Estado.

El senador Jorge Pizarro detalló que “como hay un problema de financiamiento, el planteamiento es que el Estado establezca las alternativas que permitan cubrir el daño previsional que se está generando con la baja rentabilidad que tienen las AFP. Para eso, también hay que hacer un llamado para la incorporación del sector privado, los empleadores en este caso, que hoy no colocan ningún aporte. Es importante revisar ese sistema”.

El parlamentario añadió que urge revisar las inversiones que efectúan las administradoras de fondos de pensiones en el extranjero: “Queremos que muchos de esos recursos se puedan invertir en las regiones. Hoy, el 36 por ciento de los recursos se invierten en el exterior. Estamos hablando de cifras siderales, 50 mil millones de dólares, que es un poquito menos del Presupuesto nacional en un año. El control sobre esos fondos no ha permitido, hasta el momento, rentabilidades importantes para los afiliados. Con el actual sistema, cuando se producen bajas rentabilidades o pérdidas, las asumen los afiliados y no los propietarios de las AFP”, explicó.

El senador DC precisó que el documento requiere del patrocinio del Ejecutivo para poder ingresar como proyecto de ley al Congreso.

También propuso una serie de reformas al modelo la Comisión de Usuarios del Sistema de Pensiones, instancia en la que están representados los trabajadores, las instituciones públicas, el mundo académico y los pensionados.

Entre las sugerencias destaca mejorar los mecanismos de cobranza de las cotizaciones voluntaria y obligatoria, optimizar la cobertura del Pilar Solidario, extender la eliminación del siete por ciento de salud a la totalidad de los jubilados y que el Estado incentive el empleo formal.

Silvia Aguilar, miembro de la comisión y vicepresidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, señaló que “la principal lucha del mundo laboral es alcanzar una tasa de reemplazo cercana al 70 por ciento” y que en ello juegan un papel fundamental el Estado y los empleadores.

“El Estado es el responsable de que a la gente la hayan sacado de las cajas y la hayan obligado a traspasarse a las AFP. Tampoco hay participación del empleador y si tienes una buena empresa es porque los trabajadores están funcionando, entonces para eso también tienes que meterte la mano al bolsillo. El empleador es el que se debe llevar la parte más alta, porque le van a hacer aportar un 0,2 ó 0,3 por ciento y el trabajador está dando el 10 por ciento del sueldo, lo que no me parece”, indicó.

En relación a la declaraciones de la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, y el presidente de la Asociación de AFP, quienes propusieron aumentar la cotización obligatoria del 10 por ciento, la dirigenta sindical afirmó que es una idea “irresponsable”, ya que los bajos sueldos que se pagan en el país hacen inviable este incremento.