Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de diciembre de 2022

Escritorio
Educación

Indignado con el Instituto Nacional


Jueves 7 de febrero 2013 8:51 hrs.


Compartir en


Señor director:

Como ex alumno del emblemático Instituto Nacional, hijo de otro ex alumno y padre de dos alumnos de ese colegio, tengo ciertas apreciaciones con respecto a la actual administración de mi querido colegio. Y no son precisamente con respecto al tema de la grabación de “Diamantes en bruto” dentro del recinto, si no con bastantes actitudes de incompentencia que han demostrado los altos directivos del Instituto.

Déjenme decirles, señores lectores, que me llena de vergüenza el hecho de que 101 alumnos del Instituto Nacional fueran tomados detenidos desde el interior del colegio cuando protagonizaban una ocupación del colegio. En realidad no es el tema de que fueran tomados detenidos, si no que el propio rector -Jorge Humberto Toro Beretta- los entregara a Carabineros. ¡Pero esto no termina, señores! Luego don Jorge mandó instalar un lienzo fuera del colegio en el que se leía “Los estudiantes no están solos” y posó para cámaras de algún medio de prensa.

Sin embargo, esto no me extraña si nos remontamos a 2010, cuando dos alumnos fueron tomados detenidos desde el interior de sus salas de clases por órdenes del rector y del inspector general a cargo, don Luis Mendoza Gárate, el día en que se formó una riña entre alumnos del Instituto Nacional y del Liceo de Aplicación.

Rectoría no sabe en qué colegio está, no entiende del Instituto Nacional. Su gestión no contribuye a la proyección del colegio que queremos en 30 años más. No hay proyectos curriculares: estamos trabajando como hace 30 años atrás. No hay nuevas ideas ni propuestas de comisiones de trabajo para que no se apague el primer foco de luz de la nación. La dirección del colegio está dejando que pase el tiempo, está dando pildoritas como fiestas y otras entretenciones que enajenan a los alumnos de la aplicación de la razón y deberían estar trabajando en cómo lograr engrandecer mucho más el colegio.

Don Jorge es muy “vivaracho”. Tiene COMPRADOS a varios profesores pagándole más sueldo del que les corresponde a modo de que se queden callados porque sabe que los profesores institutanos no son tontos, pero si les sobas el lomo se quedan calladitos.

¿Es justificable que un profesor de matemáticas haya agredido verbalmente a la profesora Teresa Sánchez aún en presencia del rector? ¿Es moralmente correcto que alumnos de básica se retiren a las 20:35 hrs. a sus hogares, considerando que muchos viven en sectores muy lejanos de Santiago?

Ahora me encuentro con la estupidez de que algunos segundos medios fueron desplazados a la jornada de la tarde porque no hay suficientes salas para albergarlos. Ahora, si los 90 alumnos que entraron de más el año 2012 -POR UN ERROR DE CÁLCULO- al colegio no hubieran sido aceptados (porque no les correspondía) tendríamos dos cursos más en la mañana.

Creo que hay muchas horas de idiomas en el Instituto Nacional. Dos horas de francés; dos horas de alemán y cuatro o cinco horas de inglés semanalmente me parece una barbaridad. La verdad es que ninguno de los que lo toma habla fluidamente el respectivo idioma. Pero me indigna que las dos horas de francés o alemán sean la misma cantidad de horas que se le entrega a las asignaturas importantes como Física, Biología o Química.

Como Institutano, en el año del Bicentenario del Instituto Nacional, la verdad es que creo que lo mejor sería que don Jorge Toro renunciara a la rectoría y pueda viajar tranquilo por el mundo tal como lo ha hecho durante estos años.

Carlos Castillo
Ex alumno indignado

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl