Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de mayo de 2022

Escritorio

Corte resuelve este martes sobre procesamiento a ejecutivos acusados de millonaria desviación de fondos de Fundación Braun

La Corte de Apelaciones debe decidir si acoge un recurso de amparo presentado por la defensa de los ejecutivos Juan Braun Lyon y Juan Braun Llona, cercanos al grupo empresarial de Manuel Cruzat y procesados por apropiación indebida de millonarios recursos de la entidad, destinados a otorgar becas para estudiantes de Medicina.

Rodrigo Alarcón L.

  Lunes 11 de febrero 2013 17:17 hrs. 
fundacion braun

Juan Braun Lyon, ex presidente de la Fundación Óscar y Elsa Braun, y su hijo Juan Braun Llona, ex ejecutivo de la misma entidad, fueron procesados el pasado martes por el 34 Juzgado del Crimen como autores del delito reiterado de apropiación indebida de recursos y patrimonio, avaluados en 4.600 millones de pesos.

La Fundación Braun fue creada en 1956 con el objeto de otorgar becas a estudiantes de Medicina de distintas universidades chilenas, para que realizaran especializaciones en el extranjero y en institutos de investigación.

De acuerdo al proceso, entre 1999 y 2003 ambos imputados desviaron recursos de la fundación a empresas del grupo liderado por Manuel Cruzat, que atraviesa una profunda crisis financiera.

Según Álvaro González, abogado representante de la fundación, Juan Braun Llona continuó esta práctica hasta 2004, año en que las directoras de la entidad, Sonia y Mayra Poklepovic, presentaron una querella ante tribunales.

Álvaro González sostuvo que ambos ejecutivos utilizaban acciones de la fundación en el grupo Copec para desviar los recursos, en una operación que calificó como “un delito de cuello y corbata muy sofisticado, de alta significación y complejidad”.

“A través de otra conocida de los tribunales, la corredora CB S.A. de Manuel Cruzat, ellos liquidaban las acciones de Copec de la fundación y emitían vale vistas endosables que, en vez de depositarlos en la fundación, los depositaban en las cuentas de las empresas de Manuel Cruzat. Para ocultar esto contablemente, tomaban un cheque del talonario de la fundación, emitían un cheque a nombre de la fundación y lo depositaban en la cuenta de la fundación. Se acreditaba el primer día, como no tenía fondos se protestaba y revertía y como era de la misma fundación, el cheque no se protestaba”, explicó.

De acuerdo a los cálculos de la defensa, de no ser por estas operaciones la Fundación Braun contaría con un patrimonio de 62 millones de dólares, que serviría para otorgar gran cantidad de becas a estudiantes de medicina.

“Las inversiones de la fundación estaban en su mayoría en acciones de Copec. Si no se hubiera hecho nada, si no se hubiera metido la mano por parte de estos procesados, hoy la fundación tendría un patrimonio de 62 millones de dólares. Es una cantidad realmente impactante, porque tenemos que pensar cuántas becas para estudiantes de medicina se podrían haber dado durante todos estos años, sin embargo, fueron a solucionar problemas de terceros que se acostumbraron a vivir con dineros ajenos”, indicó Álvaro González.

Luego del dictamen que ordenó el procesamiento de Juan Braun Lyon y Juan Braun Llona, su defensa recurrió de amparo ante la Corte de Apelaciones argumentando irregularidad y arbitrariedad en la decisión de no conceder libertad provisional.

De este modo, la Corte de Apelaciones deberá resolver este martes si acoge la petición o confirma el fallo, que obligaría a los acusados a enfrentar la encargatoria de reos que pesa sobre ellos.

“Queremos pensar que van a primar los aspectos jurídicos y que va a ser rechazado. De ser así,  ellos tendrán que presentarse y enfrentar los requerimientos que correspondan, ser prontuariados y que continúe el juicio”, comentó el abogado querellante.

Cabe señalar que en 2007, la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y el Centro de Estudiantes de Salud (CES) se hicieron parte de la querella, pero desistieron luego que se les exigiera el pago de cinco millones de pesos como “fianza de calumnias” si perdían en el juicio.