Diario y Radio U Chile

Año XIII, 14 de abril de 2021

Escritorio MENÚ
Roberto Meza

China: ¿Tigre de Papel?

Roberto Meza | Lunes 5 de mayo 2014 18:24 hrs.


Según el Programa Internacional de Comparaciones (ICP), a través de datos estadísticos que proporciona el Banco Mundial, Eurostat, la OCDE y otras oficinas estadísticas que involucran a 199 países, Estados Unidos está a punto de perder su estatus como la mayor economía del mundo y eventualmente se ubicará por debajo de China este año, antes de lo esperado, pues la mayoría de los economistas estimaba que la potencia asiática superaría al país del norte en 2019. EEUU ha sido el líder global desde que superó al Reino Unido en 1872.

Financial Times dijo que las estimaciones del ICP son las más confiables relativas a los precios de bienes y servicios en distintos países del mundo y son utilizadas tanto por entidades públicas como privadas, entre ellas, el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las estimaciones del costo real de vida, conocido por los economistas como Paridad de Poder de Compra (Purchasing Parity Power), son reconocidas como la mejor manera de comparar el tamaño de las economías, pues los volátiles tipos de cambio escasamente reflejan los verdaderos costos de los bienes y servicios.

Según esta medición, para 2012 el FMI ubicó el Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. en US$16,2 millones de millones y el de China en US$8,2 millones de millones. En esta primera actualización de cifras desde 2005 y luego de una extensa investigación sobre precios de bienes y servicios, el ICP incrementó el tamaño relativo de las economías emergentes.

En efecto, en 2005, el Programa señalaba que la economía china era menos de la mitad del tamaño de la de EE.UU., representando el 43% del PIB total de la potencia nortina. Pero con la nueva metodología, sumado al hecho que la economía asiática ha crecido más rápido, la investigación ubicó el PIB de China en 87% del de EE.UU. en 2011. Considerando que el FMI estima que la economía china creció 24%entre 2011 y 2014, mientras la de EE.UU. lo hizo sólo 7,6%, Beijing debería superar a Washington este año.

Las nuevas cifras han variado drásticamente el panorama mundial, elevando el peso de las grandes economías de ingreso medio: India se convierte en la tercera más grande del mundo, luego de ocupar el 10º lugar, tras casi duplicar su tamaño comparativo desde 19% de EE.UU. en 2005, al 37% en 2011. Rusia, Brasil, Indonesia y México, en tanto, se ubican entre las doce mayores economías del mundo, mientras que los altos costos y bajo crecimiento han llevado al Reino Unido y Japón muy por debajo de EE.UU., mientras Alemania mejora su posición relativa.

La aparente buena noticia para China choca, empero, con la sabiduría política de Beijing, quienes intentaron bloquear la publicación del informe para no deteriorar sus relaciones con Estados Unidos y porque, a juicio de las autoridades, las cifras difundidas por el ICP llaman a confusión, pues en términos per cápita, con sus 1.300 millones de habitantes, China ocupa el lugar 99, mientras EE.UU., con 300 millones, alcanza el puesto 13 en el concierto global.

La Oficina Nacional de Estadísticas de China desestimó los resultados del ICP y Banco Mundial, generando gran resistencia contra la publicación del informe que aborda datos recogidos hasta el 2011. El artículo de Chris Giles, en Financial Times, dice que Beijing expresó reservas frente a la metodología del estudio, siguiendo una tradición según la cual el gobierno chino ha sido reacio a reconocer los hitos de su auge económico.

Su rechazo al informe se explicaría porque no desea aún ser visto como el “número uno”, expuesto a la presión internacional y forzado a asumir obligaciones financieras, concesiones en tratados comerciales o ajustes frente al cambio climático. Y también porque, en los hechos, el PIB per cápita chino, dada su población, ronda los US$ 6.300, menos de 8 veces el per cápita de EE.UU., y poco más de la mitad del per cápita medio mundial.

Es decir, su rápido crecimiento y actual volumen económico no modifica el hecho que China es aún un país en desarrollo y que en extensas áreas está muy por debajo de las naciones más avanzadas. Baste recordar que en la actualidad la potencia asiática tiene alrededor del 12% de su población en la pobreza (150 millones de personas) y enfrenta serios desafíos económicos, dado su alto nivel de endeudamiento.

Las economías más ricas del globo todavía representan el 50% del PIB mundial, no obstante reunir a solo 17% de la población mundial, cifras que muestran que China tiene todavía un largo camino por delante, lo mismo que India, el otro gigante asiático que ahora amenaza con desplazar a Francia y Alemania en volumen económico, pero que, tal cual China, la cifra, dada su población, llama a equívocos si se quiere inducir su real nivel de desarrollo. Y esto es algo que las autoridades chinas saben, razón por la que, probablemente, el que el Banco Mundial destaque prematuramente noticias sobre su conquista del “primer lugar” en riqueza económica no sea de su agrado ni menos compatible con sus expectativas estratégicas.