Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de abril de 2024


Escritorio

Verdad y Justicia


Domingo 8 de junio 2014 11:21 hrs.


Compartir en

Con gratitud y fraterno afecto recibo las más diversas muestras de cariño, empatía y solidaridad con las que me han abrazado en estos días.

En 1975 -en el marco de la detención de resistentes organizados contra la dictadura en Valparaíso/Chile- se produce el secuestro de mi madre Haydee Umazabal (50años) e hija mayor Ewa Ebers Oberreuter (1año y medio) y la posterior detención mía en el Cuartel Silva Palma de la Armada de Chile.

Casi 30 años más tarde, estos son parte de los elementos aportados a mi calificación como sobreviviente de prisión política y tortura a la Comisión Valech (Informe publicado en 28 Noviembre 2004).

Algunos días después, un artículo de prensa en PlanB N°35 / Alejandra Matus hace público el tema de la violencia/tortura contra mujeres prisioneras políticas (02 Diciembre 2004) y mi caso queda expuesto en los quioscos.
Un ciudadano cualquiera, al que no conocía don Vicente Barzana Yutronic- se impacta con la noticia y hace la respectiva denuncia por crímenes de lesa humanidad (02 Diciembre 2004 / fecha consignada en el docto) ante los tribunales porteños. La Corte de Apelaciones de Valparaíso acoge el 09 Diciembre de 2004.

Luego de una década de investigación, la causa se encuentra a punto de concluir y es cuando ha retornado a ser motivo de difusión (The Clinic digital, 28 Mayo 2014 ‘Un héroe improbable’ / Alejandra Matus).

Por mi parte, -en estos años- he trabajado con ‘ardiente paciencia’ por los DDHH, desde las organizaciones que para ello nos hemos dado. Es cierto, suelo ser muy reservada con mi caso en particular y espero contar con su comprensión si a ratos no respondo con la prontitud y elocuencia que de mí esperarían en otras circunstancias. No obstante, quiero que sepan que he leído con emoción cada uno de sus mensajes y los atesoro en mi corazón. De las propuestas concretas para difusión y apoyo prefiero que hablemos y concordemos personalmente los rumbos a seguir.

Mi caso, el de mi familia; es solo una gota en un mar de dolor, silencio y denuncia organizada.

Ni tan siquiera la magnífica bondad de nuestro ‘héroe’ don Vicente Bárzana, nos exime de alcanzar poca verdad y escuálida justicia en materia de tortura.

Chile continúa postergando un debate tan alto como profundo sobre el tipo de sociedad que quiere vivir/construir.

Legisladores, gobernantes y entendidos abordan los delitos contra la humanidad desde una perspectiva racional político/pragmática a costa de nuestra sensibilidad moral; así, y paradójicamente, la insensibilidad y el olvido se instalan como una forma de sobrevivencia para el conjunto de la sociedad. Cada uno de nosotros está llamado a cumplir un rol en el rumbo histórico que este desafío representa.

Haydee Oberreuter

Valparaíso, a 7 de Junio 2014

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl