Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Observatorio Social busca defensa multisectorial de conflictos territoriales

La plataforma lanzada por Fundación Sol, servirá para que organizaciones sociales, sindicales y comunitarias converjan de manera participativa en la autoformación y defensa de los derechos económicos y sociales fundamentales: Previsión, Trabajo, Educación y Salud. La iniciativa es un trabajo colaborativo con la Unión Portuaria del Biobío y la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC).

Cristián Pacheco

  Martes 10 de junio 2014 21:45 hrs. 
DSCN4415


Este martes, la Fundación Sol, especializada en análisis económico respecto del mundo laboral, lanzó una nueva línea de acción en la que han trabajado desde hace algún tiempo en asociación con la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) y la Unión Portuaria del Biobío.

Se trata del Observatorio Social de Conflictos Territoriales, una plataforma en que convergen distintas organizaciones sociales, sindicales y movimientos políticos de Rancagua, Los Andes y Talcahuano.

Karina Narbona, investigadora de la Fundación, es la encargada del Observatorio que trabaja en formación, debate y acción en cuatro ejes prioritarios: previsión, trabajo, salud y educación.

“Esta plataforma de información consiste en construir argumentos, conocimientos de manera participativa en miras a potenciar las organizaciones y lograr construir estrategias sobre cómo afrontar sus problemáticas”, comentó.

El Observatorio ya cuenta con información disponible en su sitio web defiendeytransforma.cl, donde ponen a disposición las estadísticas generadas por el momento y un mapeo de conflictos sociales ubicados espacialmente, asociados a su vinculación sectorial.

En la misma página virtual se subirán boletines mensuales y reportes de organizaciones que alimentarán la plataforma. Para ello trabajan con coordinadores territoriales en cada uno de los territorios mencionados.

Recaredo Gálvez, coordinador territorial en Talcahuano, destacó la iniciativa que busca articular los espacios de debate en la zona. El cientista político indicó que algunos de los problemas transversales a los territorios analizados se relacionan con la segregación en el acceso a la salud, el rechazo al sistema de AFP y la mala infraestructura de los liceos.

“No hay un correlato entre la agenda del Gobierno y las prioridades de los territorios”, reclamó Gálvez.

“Es un proyecto que ha logrado vincular transversalmente a organizaciones estratégicas de la producción nacional, la CTC y la Unión Portuaria del Biobío y una serie de sindicatos. El norte y la agenda que se plantea desde el mundo del trabajo es bastante ambiciosa”, dijo.

En cada una de las zonas, Fundación Sol facilita la convergencia de distintas organizaciones. Fabián Barría, miembro del proyecto educativo Los Copihues, población ubicada en los cerros de Talcahuano que lleva tres años trabajando en el sector, valoró este trabajo que aglutina a agrupaciones de distintas perspectivas políticas “bajo un horizonte reivindicativo común”.

“Nos dimos cuenta que teníamos que reforzarnos, independiente de los lugares y nuestra áreas de desenvolvimiento, potenciar los derechos sociales que son todos uno solo. Era una necesidad la de unificarse”.

Durante 2014, la Fundación Sol realizará diversas campañas públicas para difundir el trabajo de las coordinaciones territoriales y para animar la incorporación de más organizaciones a la plataforma.