Diario y Radio U Chile

Año XI, 18 de noviembre de 2019

Escritorio
Roberto Meza

Sanciones a Rusia: boomerang para la UE

Roberto Meza | Lunes 28 de julio 2014 13:47 hrs.

Los embajadores de los 28 países miembros de la UE han estado discutiendo en Bruselas una propuesta de la CE y del Servicio Europeo de Acción Exterior para imponer sanciones económicas a Moscú. Se trata de aplicar la llamada “fase tres”, si Rusia no cooperaba en la recuperación de los restos de las víctimas de la caída del avión de Malaysian Airlines y en la investigación  correspondiente. Pero, las negociaciones han seguido porque no se ha conseguido unanimidad.

En efecto, la división de los países europeos es patente, dados los muchos gobiernos europeos preocupados con proteger el abastecimiento de gas y sus vínculos empresariales con Moscú. Mientras Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Suecia, Estonia, Lituania, Letonia, Polonia y República Checa han insistido en la necesidad de imponer más sanciones, otros como Francia, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Eslovaquia, Rumania y Croacia, están indecisos y países como España, Portugal, Italia, Austria, Hungría, Bulgaria y Grecia, se han mostrado reacios.

En marzo pasado, tras la anexión de los territorios ucranianos de Crimea y Sebastopol por parte de Rusia, los 28 pidieron a la CE preparar sanciones económicas. Según Financial Times y EFE, éstas incluirían la prohibición que los europeos compren nueva deuda o acciones emitidas por los bancos rusos y así como prohibirles hacer nuevas emisiones en mercados como Londres, para recaudar fondos de no europeos.

Las medidas serían más amplias que las impuestas por EE.UU., las que han tenido como blanco a dirigentes políticos y empresariales y dos bancos rusos, Gazrombank y VEB: la propuesta de la UE afectaría a todos los bancos con más del 50% de propiedad pública, según el Financial Times. Además, recientemente  se publicó en el Diario Oficial de la UE el acta con la lista actualizada de sancionados rusos y ucranianos, por amenazar la soberanía y estabilidad de Ucrania, a la que los embajadores ya dieron su visto bueno.

Según cálculos no oficiales, las sanciones de la UE implicarían un valor de unos US$ 12.000 millones y de acuerdo con información de Bruselas, terminarían aplicando a Rusia una prohibición de exportaciones a diversas industrias, aunque no el gas. Hasta ahora, las Fase I y Fase II de sanciones no ha tenido un efecto significativo en la economía europea. Pero en esta nueva fase, Moscú podría quedar libre de cerrar las compuertas del gas a Europa y abrir paso a la proyectada mega-demanda energética encabezada por China, lo que pondría en serias dificultades a Europa.

Por otro lado, se ha señalado que la reciente renuncia del presidente de Ucrania, Arseni Yatseniuk (24 de julio), explicada por su pérdida de apoyo de dos de los principales partidos en el parlamento, también tendría implicaciones la caída del avión malasio, pues se le acusa de haber despedido a los principales cabecillas institucionales de la rebelión ucraniana, varios de los cuales eran generales de ejército a cargo de las plataformas misileras, las que, según fuentes ucranianas, quedaron en manos de personal no calificado. Y como las dudas se reparten entre un ataque de cazas ucranianos o de misiles tierra-aire pro-rusos, el impacto de la decisión política de Yatseniuk es obvio.

En el ínterin, Rusia (y Turquía) han aumentado sus reservas de oro en lingotes por tercer mes consecutivo, según datos del FMI, lo que expertos explican como una táctica para distanciarse del dólar y fortalecer posiciones en el mercado del metal precioso, utilizado para cubrir riesgos de cambio y crédito. Rusia es el quinto mayor dueño de lingotes del mundo después de EE.UU., Alemania, Italia y Francia y alzó sus tenencias de oro en 16,8 toneladas, hasta 1.094,8 toneladas, en junio.

De acuerdo al diario ruso “Zavtra”, Moscú está creando, desde 2007, un sistema financiero independiente, basado en la economía real y los recursos rusos, asegurados por reservas de oro. Yevgueni Fiódorov, diputado del partido gobernante, Rusia Unida, ha dicho que “cuanto más oro tiene un Estado, más soberanía tendrá en caso de que se produzca un desastre con el dólar, el euro, la libra o cualquier otra moneda de reserva”.

El precio del oro se ha elevado 10% desde principios de año, en medio de un debilitamiento del dólar por el aumento de las tensiones en Irak y problemas geopolíticos como la crisis en Siria y Ucrania. A mayor abundamiento, el comercio entre Rusia y la UE alcanza a unos US$ 330 mil millones, de los cuales Moscú exporta US$ 123 mil millones (75% corresponde a gas y petróleo) mientras la UE le vende US$264 millones (50% en maquinarias y transportes y 22%, bienes manufacturados) correlación que explica las dificultades de la UE para lograr unanimidad en la aplicación de mayores sanciones a Rusia.