Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de noviembre de 2022

Escritorio

Nuevo prototipo de forajidos…de traje y corbata


Lunes 3 de noviembre 2014 11:44 hrs.


Compartir en


Insistir majaderamente sobre un tema y defender lo indefendible a través de la prensa local a veces irrita y, desde esa condición (irritado), quiero responder a las afirmaciones del Gobernador de Valparaíso, mi ciudad.

En la anterior misiva traté de darle a entender las cuestiones administrativas y legales en las cuales se sustentaba nuestro rechazo a tan gran sandez, como lo es controvertido proyecto Puerto Barón.

Pero no solamente el tema de la legalidad es el que sustenta nuestro reproche y oposición. El tema de fondo y trascendental, primario si Ud. quiere, tienen que ver con la decencia. Sí, DECENCIA, tal cual, porque es indecente permitir y justificar el robo al Estado de Chile, a lo que es de todos los chilenos.

Al igual que en sus anteriores apariciones en la prensa, Sr. Gobernador, se hace evidente que carece de conocimientos básicos. Reitero nuevamente que, como mínimo, debe leer el contrato ya que la tarea que se le encomendó como presidente de la Comisión de Resguardo Patrimonial es responder como ESTADO a la Unesco, no como político de tercera categoría ni funcionario público de rango menor.

Es indecente aceptar que en el contrato se ofrezca la opción de compra por los terrenos a 2,25 UF, cuando esos terrenos tienen un valor en el mercado, ese que Ud. tanto defiende, de 65 UF. Queda en evidencia, por lo tanto, que existe un robo a través de una venta a precio vil de los terráqueos que nuestros antepasados le ganaron al mar. En esa venta los chilenos perdemos aproximadamente 1,95 millones de UF, es decir, más de 47 mil millones de pesos o 81,3 millones de dólares que se regalan a Falabella, o sea, un poquito menos de lo que se supone que invertirían. ¿Quién gana con esto? ¿La empresa portuaria? ¿Valparaíso? ¿Su gente?

Y eso no es todo.

Más INDECENTE resulta saber que a través de un decreto reservado, avalado por el ex DC Andrés Velasco, el mismo del caso Penta, se autoriza un subsidio encubierto de 490.000 UF para la mantención de espacios públicos, es decir, más de $11 mil millones (US$20,3 millones). Con esta otra cifra Ud. no debiese salir en la prensa y asegurar que “el centro comercial ofrece espacios públicos” y que este sería “un gancho” porque los espacios a los cuales Ud. hace referencia se pagan con platas de todos los chilenos. Más irritante aún resulta constatar que con esos recursos se podría mantener limpia nuestra ciudad por un período de más de 20 años.

Las autoridades como Ud. siempre han asegurado que es solo una concesión y que después de 30 años el lugar será de la ciudad o del Estado. Sin embargo, el “contrato” establece que el Estado o la Empresa Portuaria deberá COMPRAR las obras realizadas. Como entenderá, mi indignación llega a su máximo cuando al hacer una búsqueda del valor o el precio que tendrán las supuestas obras, esta información no se encuentra en ningún papel firmado.

Estimado Omar, ¿usted cree que Falabella venderá a UF 2,25 el metro cuadrado o lo venderá a precio de mercado? En otras palabras, de aquí a 30 años, si se construye ese adefesio, ¿debiésemos pagar a Mall Plaza la módica suma de más de $47 mil millones al valor actual de la UF, casi el mismo monto que le regalamos al venderles a UF 2,25 el metro cuadrado?

Podríamos seguir sacando cuentas.

Según nuestros cálculos, la defraudación al Estado de Chile supera varias veces lo que supuestamente se invertiría. Por lo dicho, queda visiblemente claro que si hemos leído el contrato y si hemos descubierto el negocio, para ser más certero en mis afirmaciones, queda claro que la ciudad, el Estado y los porteños no ganamos nada. Aquí el negocio es de Falabella y de los lobistas que quizás cuánto ganaron. Es más, tengo la sospecha que el Sr. Velasco, el mismo que fue candidato a la Presidencia, alguna boleta por asesoría debe tener del Grupo Solari y que más de algún candidato local fue premiado con algún aporte reservado de este grupo dedicado a construir templos del consumo.

Su labor, Gobernador, es defendernos de los malhechores y delincuentes pero, al parecer, no ha sabido descubrir al nuevo prototipo de forajidos. Un dato que le podría servir: ellos andan de traje y corbata.

Fraternalmente

Jorge Bustos

 

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl