Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de junio de 2022

Escritorio

Héctor Llaitul: “La libertad hay que conseguirla como sea”

Condenado a penas altísimas gracias al testimonio de testigos sin rostros, el otrora dirigente de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, luego de una serie de diligencias fracasadas ante los tribunales, obtuvo hace pocos días la libertad diurna. En entrevista a radio Universidad de Chile el comunero mapuche destacó que en el nuevo escenario se mantiene vigente la lucha por la recuperación territorial al que se han sumado otras demandas.

Sandra Trafilaf

  Miércoles 4 de febrero 2015 20:59 hrs. 
_llaitul.jpg

Compartir en

Héctor Llaitul, condenado a 18 años, en el juicio oral más largo que se recuerde, ha realizado las gestiones necesarias para volver a estar en libertad, entre ellas, acceder a beneficios intrapenitenciarios que otorga la Dirección Nacional de Gendarmería.

Llaitul, explicó a radio Universidad de Chile, que la libertad se debe conseguir por cualquier medio,  ya sea a través de huelgas o movilizaciones, siendo una pelea que se debe dar diariamente. A pesar de considerar injusto haberla conseguido a través de este beneficio diurno, reconoce y considera esto como un triunfo.

En 2009, el entonces dirigente máximo de la CAM, fue puesto a disposición de los tribunales, imputado por el atentado al ex fiscal Mario Elgueta, en la zona de Arauco, hecho ocurrido en 2008. Dos años después fue condenado bajo la Ley Antiterrorista, sin pruebas, solo con el testimonio de testigos sin rostros, sin ser directo y con un testigo catalogado como de “contexto”.

La Ley Antiterrorista y la posibilidad que otorga de contar con testigos sin rostro, ha sido duramente penado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en juicios contra mapuche, donde la justicia chilena fue acusada de violar el principio de legalidad, igualdad y no discriminación, vulnerando una serie de derechos fundamentales de los inculpados.

En entrevista exclusiva a radio Universidad de Chile, Hector Llaitul insistió que las trabas que ha tenido para lograr su libertad, solo responden a razones políticas

¿Cómo definiría su proceso?

La raíz de éste tiene que ver con la movilización que llevábamos adelante las comunidades, en el marco de la recuperación territorial y política, específicamente las condenas fueron focalizadas hacia la organización que tenía un planteamiento más fuerte. Por ello se utilizaron un serie de arbitrariedades procesales que hemos denunciado, que hoy están en la palestra y que tienen se relacionan con estos procesamientos invocando la Ley Antiterrorista, con doble proceso, tanto en justicia militar como civil. Además hubo una serie de irregularidades al no contar con el debido proceso, con un justo. Por ejemplo yo fui condenado solo por el testimonio de un testigo protegido, que ni siquiera fue testigo de los hechos, sino que fue lo que llaman un testigo de contexto.

¿Qué opinión le merece haber logrado la libertad a través de un beneficio intrapenitenciario?

De la misma forma lo encuentro una arbitrariedad, si analizamos claramente, qué significa para el mapuche la prisión política, los procesamientos y condenas. No debería ocurrir en Chile que un mapuche por luchas reivindicativas territoriales y políticas termine en la cárcel. Sin embargo, nosotros entendemos por qué nos ocurre esto, pero también pedimos que por lo menos nos den el derecho al debido proceso, lo que no ocurrió con nosotros.

En el contexto de un Gobierno de la Nueva Mayoría ¿qué le parece la nueva institucionalidad que se está instalando para los pueblos originarios?

No puedo hablar por el resto de los pueblos, solo puedo responder por el mapuche y nosotros, obviamente que no tenemos una opinión muy favorable de los distintos procesos de Consulta o de institucionalidad que se están planteando en la actualidad. Estos están dejando fuera al movimiento mapuche que está reivindicando sus demandas más concretas: comunidades que se están enfrentando derechamente por temas de territorialidad y de derechos políticos.

¿Tienen alguna expectativa de una pronta resolución de este enfrentamiento con el Estado?

El conflicto que tiene nuestro pueblo con el Estado chileno no ha sido resuelto porque hay una mirada todavía muy limitada, muy política por parte del Estado, que defiende más los intereses de los poderosos, que nuestras demandas históricas, en cuanto a los derechos territoriales ancestrales y políticos. Entendemos que bajo la presión internacional, a través de Convenios, el Estado tiene que dar muestras de avances sustantivos. No obstante, para nosotros son la continuidad de las políticas del Estado chileno en relación a los pueblos originarios, en especial el mapuche. Se mantiene la integración forzada, la asimilación permanente y la desintegración de los movimientos más autonomistas que exigen demandas históricas, por lo tanto, no nos hacemos muchas expectativas.

Usted se ha referido al tema de la necesidad de conseguir la libertad cómo sea, ¿qué significa para usted la libertad?

Para mí la libertad, hay que conseguirla como sea, a través de huelgas o movilizaciones, la libertad es una pelea que hay que dar. Estar con mi familia me genera algunos beneficios y algunos triunfos. Un día más que consiga de libertad o un poco más, tienen su valor, pero eso se consigue con lucha, no es tan fácil. Nunca ha sido fácil.

Síguenos en